Cleopatra‏

Alejandro Magno, el más memorable de los grandes conquistadores, murió sin nombrar un heredero legítimo por lo que fue sucedido por un hermanastro deficiente y más tarde por un hijo póstumo, pero el verdadero poder estaba en manos de sus generales, que iniciaron una desalmada lucha que condujo al reparto de su imperio en reinos independientes donde fundaron sus propias dinastías, estableciendo el general Ptolomeo la dinastía Ptolemaica en Egipto, que duró desde el año 305 a. C. hasta el 30 a. C. en que se convirtió en provincia romana, siendo su última gobernante Cleopatra…

Cleopatra

Por Vir Covi

Ptolomeo XII fue un faraón aborrecido por su pueblo que le apodó “el flautista” pues era un gran aficionado a las fiestas y los banquetes en los que se emborrachaba y se exhibía, manteniéndose en el poder gracias a sus sobornos a su aliada Roma y aunque en el año 58 a. C. fue derrocado por su hija Berenice, 3 años después regresó al frente de un ejército romano tras haber pagado una gran cantidad al senador Pompeyo, destronando a su hija y ejecutándola. Cuando el faraón murió, dejó el trono a sus descendientes Cleopatra VII y Ptolomeo XIII, que tuvieron que casarse por disposición de su padre pero el joven faraón, que sólo tenía 12 años, fue hábilmente manejado por sus consejeros que le pusieron en contra de su hermana a quien expulsó del país, al mismo tiempo que estallaba en Roma una guerra civil.

Pompeyo viajó a Egipto donde esperaba conseguir la ayuda del faraón quien sin embargo ordenó asesinarle para lograr la alianza de Julio César aunque a éste no le agradó su muerte pues aunque las circunstancias políticas les hubieran enfrentado nunca pensó ajusticiar a su antiguo amigo, lo que hizo que se acercara a Cleopatra, quien recuperó el trono protegida por su nuevo aliado y amante mientras Ptolomeo llevaba a cabo una serie de intrigas para poner al pueblo en su contra, comenzando las revueltas.

Julio César para evitar que los sublevados tomaran las naves del puerto ordenó incendiarlas, originándose un terrible incendio que llegó a la ciudad sufriendo así su primera gran destrucción la mítica Biblioteca de Alejandría. Finalmente la inexperiencia de Ptolomeo al frente de su ejército hizo que fueran arrinconados en el Nilo, muriendo centenares ahogados, uno de ellos él mismo de quien César recuperó la coraza de oro que exhibió victorioso frente a los afligidos alejandrinos.

Cleopatra accedió de nuevo al trono, contrayendo matrimonio con otro de sus hermanos, Ptolomeo XIII de sólo 10 años mientras que de su unión con el general nacía Ptolomeo XV, apodado Cesarión o “pequeño César”, pero 3 años después el líder romano falleció asesinado por un grupo de senadores contrarios a la creación de un nuevo imperio dirigido desde Alejandría, uno de ellos Bruto, el hijo de su amante romana, pronunciando las famosas palabras: “¡Tú también, Bruto, hijo mío!” Enterada Cleopatra y temerosa de que sin su protección su hermano y esposo, que ya tenía 15 años, quisiera rebelarse, le envenenó. Por otro lado en Roma estallaba una guerra civil entre los partidarios del Segundo Triunvirato (dictadura militar de la que formaba parte Marco Antonio) y los de la República, por lo que el político y militar fijó un encuentro con la faraona para pedirle ayuda, al que ella se presentó en un barco fastuoso con remos de plata y vestida con todo lujo, enamorándose ambos pero Marco Antonio tuvo que regresar a Roma para cumplir con sus obligaciones.

Tras su marcha Cleopatra dio a luz gemelos y no volverían a verse hasta 4 años después, casándose con ella pero Octavio (su compañero de Triunvirato y futuro primer emperador romano con el nombre de César Augusto) detestaba la vida de la pareja, llena de lujos y derroche y no paró hasta poner al Senado en su contra lo que llevó a que Roma declarara la guerra a Egipto. Octavio entró triunfante en Alejandría en el año 30 a. C. y Marco Antonio, engañado sobre la muerte de Cleopatra se suicidó dejándose caer sobre su espada aunque fue llevado aún con vida ante su amante, muriendo en sus brazos y Cleopatra, percatada del final que le esperaba como esclava decidió terminar también con su existencia pidiendo a sus criadas que le llevaran una cesta con frutas y entre ellas un áspid o cobra egipcia, cuya mordedura venenosa resulta fatal. Su hijo Cesarión fue asesinado por orden de Octavio y sus otros hijos llevados a Roma donde serían criados por su esposa, siendo la seductora, fascinante y culta Cleopatra, la única gobernante de una dinastía de casi 300 años que se molestó en aprender egipcio para comunicarse con su pueblo, la última faraona de este enigmático país de África.

La Factoria Historica

Un comentario en “Cleopatra‏

  1. El texto está muy bueno, la información muy detalla, clara y concisa. Es la versión que más me ha gustado de la historia de tan enigmática reina. Muchas gracias.
    SangBleuSkaterGirl :3

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s