Guerra civil siria (I)

La guerra civil siria es un conflicto bélico iniciado en Siria tras las protestas antigubernamentales de 2011 que derivaron en enfrentamientos entre las Fuerzas Armadas del país y la denominada oposición siria. Posteriormente se trasformó en un conflicto internacional de varios países, incluidos las dos mayores potencias nucleares, así como las potencias regionales. El Consejo Nacional Sirio (SNC), con base en Estambul, incluía en 2011 a los principales grupos de oposición. Por su parte, los kurdos crearon su propia agrupación, de la que forma parte su brazo armado Unidad de Protección Popular (YPG por sus siglas en kurdo). Sin embargo, debido a la división de las fuerzas opositoras, diferentes grupos islamistas, como el ex-Frente Al Nusra y del Estado Islámico (EI), adquirieron un mayor protagonismo. Así, numerosos grupos y combatientes rebeldes se unieron al EI, lo que le permitió invadir vastas extensiones de Siria desde Irak. Para 2017, el Gobierno sirio emprendió una gran campaña contra el EI recuperando los territorios al oeste del Éufrates, el 6 de diciembre tanto autoridades sirias como rusas, proclamaron el final de la operación contra Estado Islámico…

Guerra civil siria

Al inicio, los rebeldes contaban con asistencia no letal, pero más tarde Estados Unidos empezó a procurar financiamiento, armas y entrenamiento. Después, acabó admitiendo que parte de la ayuda letal terminó en manos de terroristas que la usaron tanto contra el Gobierno y los civiles, como contra la oposición. Además Arabia Saudita, Catar, Kuwait, así como Turquía habrían proporcionado “millones de dólares” a los «grupos terroristas, incluido el Frente Al Nusra y el EI», según declaró en marzo de 2014 David Cohen, secretario adjunto del Departamento de Tesoro para Terrorismo e Inteligencia Financiera de Estados Unidos. Hasta el 2016 se estimaba que los grupos armados ilegales recibieron unos 2450 sistemas portátiles de defensa aérea, 1750 sistemas antitanque, 650 lanzacohetes múltiples, más de 24000 proyectiles de distintos tipos y más de 600 toneladas de explosivos.

Dos tanques destruidos del ejército sirio en Azaz, agosto de 2012.

La coalición internacional liderada por los Estados Unidos (Central Join Task Force) en su Operación Resolución Inherente comenzó a lanzar ataques aéreos contra el Estado Islámico en Siria el 10 de septiembre de 2014, sin la aprobación del Gobierno sirio. Si bien el objetivo principal de la coalición era luchar contra el EI, sus ataques no siempre fueron precisos, habiéndose cobrado la vida de centenares de civiles y atacado a posiciones e infraestructura del gobierno sirio, bajo el pretexto de un ataque defensivo o de ataques de represalia por el uso de armas químicas. Rusia, Irán y agrupaciones chiitas, como Hezbolá, apoyan al Gobierno sirio que combate a Estado Islámico, grupos islamistas, el ejército libre sirio apoyado por Turquía y las fuerzas democráticas de Siria, apoyada por los Estados Unidos. Desde el 30 de septiembre de 2015, Rusia llevó a cabo una operación antiterrorista en Siria después de que el presidente sirio solicitara ayuda militar. En los cinco meses y medio que duró el operativo, las Fuerzas Aéreas rusas destruyeron más de 12.000 blancos de infraestructura. Según el ministro de Defensa ruso, Serguéi Shoigú, unos 35.000 radicales fueron abatidos durante ese primer año.

Luchadores de Liwa Fatemiyoun durante la ofensiva de Palmira en diciembre de 2016.

Además de acabar con la vida de entre 300 000 y 470 000 personas, el conflicto ha desencadenado una crisis humanitaria. Para 2016 de los 22 millones de habitantes del país más de la mitad tuvieron que huir. 13 millones y medio de estos desplazados internos necesitan ayuda urgente. Además, 4,8 millones llegaron huir a países vecinos; Turquía acogió a 2,7 millones de sirios, Líbano a cerca de un millón y cerca de 650 000 fueron a Jordania. Tres cuartas partes de los refugiados son mujeres y niños. Según cifras de Unicef, al menos 652 niños fueron asesinados, un 20 % más que en 2015. Además, han sido reclutados, casi mil niños soldados, para luchar directamente en primera línea. Los más vulnerables son los 2,8 millones que se encuentran en zonas de difícil acceso. De ellos, 280 000 vivieron bajo asedio, casi completamente aislados de la ayuda humanitaria. 338 centros médicos quedaron reducidos a escombros en 2016.

Miembros de la Coalición Nacional Siria en Doha, 11 de noviembre de 2012. En el centro, el presidente al-Khatib, junto con los vicepresidentes Seif y Atassi, así como todos los presidentes del SNC, Ghalioun, Sieda y Sabra

Debido a la participación de numerosas potencias extranjeras se le ha denominado una guerra subsidiaria. El Gobierno sirio cuenta con el apoyo de Rusia, que lo considera un país aliado desde tiempos de la Unión Soviética, la República Islámica de Irán y la organización libanesa Hezbolá. Defienden que las manifestaciones y primeras revueltas armadas fueron organizadas y financiadas por Occidente, así como a algunos grupos yihadistas, para precipitar la caída del gobierno y controlar el país, opinión respaldada por algunos analistas. La «oposición siria» es apoyada por Estados Unidos,​ Turquía, Arabia Saudí y otros países aliados occidentales y del golfo Pérsico. Las organizaciones internacionales han acusado al gobierno sirio, EI y los grupos rebeldes de violaciones graves de los derechos humanos y de muchas matanzas. En el verano de 2018 el Ejército sirio, tras la liberación de la campiña de Damasco, logró recuperar la gobernación de Daraa, con ayuda de los bombardeos rusos, así como la capital del mismo nombre, la ciudad de Daraa…[1]

La Factoria Historica


[1]Siria, oficialmente República Árabe Siria es un país soberano del Oriente Próximo, en la costa oriental mediterránea, cuya forma de gobierno es la república unitaria semi presidencialista, actualmente sumida en la Guerra desde marzo de 2011. Comparte fronteras con Turquía por el norte, con Irak por el este, con Israel, Jordania y el mar de Galilea al sur, y con Líbano y el mar Mediterráneo por el oeste, pudiéndose ver desde sus costas a lo lejos la isla de Chipre. Siria es miembro de la Organización de las Naciones Unidas desde su fundación. Siria tiene una población de 22,85 millones de habitantes, la mayoría de los cuales hablan árabe y profesan la religión islámica, siendo el sunní el grupo mayoritario. Entre los musulmanes no sunnitas en Siria están los alauitas y chiitas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s