Traducción del libro American Doll Quilts: Final

La Gran Depresión y América de nuevo en guerra (1930 – 1945):

Si hay alguna cosa que nos sorprende de los edredones hechos durante los años 1930 es el sorprendente contraste entre los colores brillantes y los fondos claros y los tiempos difíciles que los americanos estaban atravesando. Los acontecimientos de 1929, que llevaron a la Gran Depresión, causaron grandes dificultades en todo el país, y las mujeres volvieron a bordar por necesidad. La nación tuvo que hacer frente a la escasez en todos los sitios y los tejidos para bordar no fueron una excepción. Como a las familias se las alentó a que se las arreglaran con lo que tenían, tuvieron que parchear los edredones, y, los restos de ropa usada y la ropa blanca encontraron su camino en los edredones de ésta época. Sin embargo, a pesar de la pobreza que se había apoderado de la nación, éste fue un periodo  extraordinariamente rico para la costura. Las mujeres miraron al pasado en busca de fuerza y encontraron coraje en las maneras en que los colonos hicieron frente a las adversidades. Los métodos de costura con recortes revivieron y se convirtieron en un símbolo de los valores ahorrativos que muchas mujeres de la época de la Depresión tuvieron que mantener. El estampado “feedsack”, es una de las  telas  más comunes que aparecieron. Utilizadas para guardar productos como harina, azucar, arroz y comida para los animales, estas brillantes bolsas de algodón estampadas fueron recogidas  y escogidas teniendo en mente proyectos de cosido y costura. No es difícil identificar los edredones de éste periodo – los estampados de color pastel y los aplicados florales dan testimonio del espíritu resistente de las mujeres americanas que sobrevivieron a éstos tiempos tan difíciles.

c641938ebcf88e291d2f90278e5a18f2

Aunque es difícil de decir, algunos de los edredones más bonitos que vinieron de éste periodo, fueron hechos por necesidad y como antídotos contra la desesperación.

Cuando llegó la Segunda Guerra Mundial, la costura experimentó de nuevo una bajada. La producción textil bajó ya que las fábricas y los negocios se concentraron en producir suministros para la guerra. Las mujeres se trasladaron a puestos de trabajo en las oficinas y fábricas para sustituir a los hombres que habían ido a la guerra. Las costureras más dedicadas, todavía se reunían en grupos para hacer edredones para las labores de socorro, pero, por lo general la costura cesó exceptuando  en las zonas más rurales.

women on factory production line_1

Los años después de la guerra, vimos a las mujeres conenctrándose en construir una vida nueva y moderna para sus familias, prefiriendo comprar la ropa de cama en las tiendas.

Aunque la costura ha tenido sus altos y bajos nunca ha desaparecido completamente del paisaje americano.

En 1976, el año del bicentenario de América, un renovado interés por la historia americana y la artesanía del pasado trajo a toda una nueva generación de artesanos a la forma de arte.

Hoy en día, colgamos edredones en las paredes en lugar de hacerlos por necesidad.

Viendo los edredones del pasado y tratar de entender los tiempos en que fueron hechos, no podemos dejar de sentir una sensación de conexión y orgullo por las mujeres que los hicieron. La costura en América ha sobrevivido más de 200 años y la tendencia actual promete mantener la tradición viva por mucho, mucho tiempo.

La Factoria Historica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s