Traducción del libro American Doll Quilts: 4ª parte

La Edad Dorada (1876 – 1900):

El fin del siglo XIX trajo grandes cambios para los americanos y para las mujeres en particular.

A pesar de que la mayor parte de América tuvo que enfrentarse a grandes dificultades después de la guerra civil, pocos podían imaginarse lo que acontecería al país  una vez finalizado el siglo diecinueve. Hubieron cambios dramáticos a nivel social y económico a medida que la industria fue creciendo y nuevas tecnologías  empujaron a los Estados Unidos hacia adelante. El crecimiento urbano, los transportes y mejores niveles de vida transformaron la nación. La frontera estaba fijada. América se convirtió en el crisol y el país se lanzó de cabeza hacia una nueva era. Las grandes fortunas se hicieron durante ésa época y la Edad Dorada es representativa de ésta riqueza.

La confección de edredones durante ésta época cayó drásticamente, al menos en las áreas urbanas dónde a través de las tiendas así como a través de los catálogos de venta por correo se podía disponer de forma regular de edredones y mantas ya confeccionadas así como de otros productos manufacturados. Con el aumento de la riqueza había más tiempo para el entretenimiento. El ocio se convirtió en un símbolo de estatus, y, las mujeres cuyos maridos podían permitírselo, tenían ayuda para sus tareas domésticas, pudiendo disponer de más tiempo que anteriormente dedicaban a las labores del hogar, tales como la costura. Incluso en las áreas no urbanas, la invención de la máquina de tejer unas cuantas décadas antes, ayudó a ahorrar una gran cantidad de tiempo. Tejer, que anteriormente requería mucho esfuerzo, ahora podía llevarse a cabo más rápidamente y más fácilmente, permitiendo a las tejedoras victorianas la posibilidad de desarrollar  otras habilidades de costura, cómo el bordado elegante. Éstas habilidades muchas veces se convirtieron en un indicador de la posición social de las mujeres ya que solamente las más ricas podía permitirse el tiempo para gastar en ellos.

En el cambio de siglo, las mujeres buscaron formas más elegantes de decorar sus hogares estando fuertemente influenciadas por las revistas para señoras de la época.

El estilo de la Edad Dorada era muy virtuoso, hasta el punto de ser muy llamativo, chillón,y, muchos salones delanteros ofrecían una variedad excesiva de elementos decorativos, para muchos claro símbolo de estatus. El estilo de edredón más popular durante ésta época fue el Crazy Quilt, una exhibición salvaje que parecía ir en paralelo al rol cambiante de la mujer en la sociedad.

110 West 80 St-4R, NY, NY 10024

No estando ya obligadas a producir las cubiertas de cama para la familia, las mujeres  de la época dirigieron sus habilidades de costura hacia áreas más creativas, haciendo edredones únicamente como ornamentos. Tejer se convirtió en un pasatiempo no en una necesidad, desatándose así la individualidad de las mujeres en las artes.

La Philadelphia Centennial Exposition  de  1876 tuvo probablemente la mayor influencia en los edredones hechos durante éste período  y fue responsable del aumento de interés en el oficio. Celebrando los cien años de América, la Exposición mostró todo tipo de exposiciones provenientes de todas las partes del mundo. Ansiosos por nuevas ideas de diferentes culturas, los visitantes llenaron las exposiciones, como por ejemplo la que provenía de Japón.

76offcl

Podría haber sido la cerámica oriental, con sus acabados acristalados y agrietados, o los kimonos, o los grandes paneles reconstruidos al azar con sedas y acabados con un bordado elegante vistos en éstas exposiciones que comenzaron la tendencia Crazy Quilt.

MediaStre2am.ashx
Cerámica Japonesa expuesta durante la Philapeldphia Centennial Exposition de 1876

Cualquiera que fuera la influencia, las mujeres americanas respondieron creando Crazy Quilts con gran pasión.

Confeccionados de manera aleatoria para llamar la atención, los Crazy Quilts incluyeron tejidos de lujo tales cómo las sedas, terciopelos y brocados con un bordado exquisito. Los colores oscuros prevalecieron en los edredones, probablemente cómo resultado del duelo de la reina Victoria tras la muerte de su marido, Albert. La reina Victoria de Inglaterra, que fue muy influyente en América así como en el exterior, amaba el bordado y fue la que inspiró los intrincados diseños de algunas de éstas piezas.

58dfedb7-75cf-42d7-b292-ab4a8414db91.jpg

El Crazy Quilting es, probablemente uno de los estilos más distintivos de la costura americana. Estos edredones, ricamente bordados, con sus cualidades caleidoscópicas, reflejan la gran libertad y creatividad que las mujeres estaban experimentando en éstos momentos. El progreso trajo consigo mayores oportunidades a  nivel educativo y a nivel laboral para las mujeres, y más posibilidades de perseguir sus intereses fuera de sus hogares. Conscientes del impacto que tuvieron sus esfuerzos unitarios en el movimiento abolicionista en el pasado, las mujeres americanas vinieron juntas para perseguir mejores vidas para ellas. Con el voto todavía denegado, los grupos de mujeres sufragistas empezaron a proliferar y, tras el cambio de siglo, las mujeres buscaron la realización en otras áreas distintas a las domésticas.

La vida americana estaba cambiando, y, mientras las viejas ideas empezaban a desvanecerse, junto con los patrones de costura pasados de moda, el rol de las mujeres dentro de la sociedad también empezó a cambiar.

Annie_Kenney_and_Christabel_Pankhurst
Mujeres en lucha p0r sus derechos.

La Factoria Historica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s