Estados Unidos después del caso Watergate

En Estados Unidos, tras el escándalo Watergate que retiró a Richard Nixon de la presidencia en el 1974, el mandato del demócrata Jimmy Carter se caracterizó por sufrir los efectos más penosos de la crisis iniciada en 1973, por un retroceso de la influencia en América Latina con la revolución sandinista en Nicaragua y otras zonas del Tercer Mundo como Camboya, Etiopía, Angola, Mozambique y por significativas humillaciones internacionales como la crisis de los rehenes en Irán. Frente a lo que consideraban pérdida de valores tradicionales, excesos de permisividad y anomia social, se organizó un poderoso grupo de presión visibilizado por los telepredicadores religiosos y la denominada mayoría moral, que consiguió dos presidencias republicanas consecutivas con cuatro mandatos, los de Ronald Reagan entre 1981 hasta 1988, y Bush padre entre 1989 hasta 1992…

Estados Unidos después del caso Watergate

Con una política abiertamente agresiva hacia la Unión Soviética, a la que denominó “imperio del mal“, Reagan proponía un final victorioso a la guerra fría mediante un enfriamiento de las relaciones bilaterales y el inicio de investigaciones para un posible futuro establecimiento en el espacio exterior de un sistema de intercepción de misiles balísticos, la llamada Iniciativa de Defensa Estratégica bautizada por la prensa como “Star Wars” en alusión a la contemporánea serie de películas de George Lucas y un más concreto despliegue de misiles nucleares de alcance intermedio en Europa con euromisiles, respuesta a una iniciativa soviética similar -SS-20-, en una reactivación de la carrera nuclear que los soviéticos no estuvieron en condiciones de seguir.

Caso Watergate

Enlace directo: W. Mark Felt

En América Latina, tras el ciclo de golpes de estado militares de los años setenta como los de Chile y Uruguay en 1973 y Argentina en 1976, desde la época de Carter se pretendía oficialmente el sostenimiento de los regímenes nominalmente democráticos, lo que en la época de Reagan se concretó en la intensificación del sostenimiento de los gobiernos aliados frente a las guerrillas izquierdistas y el apoyo velado a los movimientos hostiles a los gobiernos no propicios como la contra nicaragüense, llegando a la intervención directa como fue la invasión de Granada en 1983 y la invasión de Panamá en el 1989…[1]

La Factoria Historica


[1] Un escándalo político es un escándalo en el cual un político o grupo de políticos son acusados de realizar prácticas ilegales, poco éticas o corruptas. Normalmente, dichas prácticas tienen lugar originalmente en secreto, y se convierten en escándalos políticos al recibir una inesperada atención mediática. No todos los actos potencialmente reprobables realizados por un político y con cobertura mediática constituyen escándalos políticos. Una de sus características es que debe implicar un perjuicio hacia los intereses públicos, ser contrario a la ley o involucrar un conflicto de intereses con el cargo del político. Los actos que pertenezcan a la órbita privada no suelen considerarse escandalosos, aunque reciban atención pública. Tampoco se suelen considerar como escándalos políticos los actos que se toman fundamentándose en una determinada ideología política, o los que perjudican a los intereses públicos por haberse basado en análisis estratégicos equivocados.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s