Primer caso de contagio de Ébola en España

En España el 6 de octubre, se informó que una de las auxiliares de enfermería del Hospital Carlos III que había atendido al misionero Manuel García Viejo había sido contagiada, según anunciaba una primera prueba realizada a la trabajadora sanitaria. Se trataba así del primer caso de contagio en el territorio nacional y en Europa. La paciente, de nombre María Teresa Romero Ramos, ingresó con fiebre en las urgencias del Hospital Universitario Fundación de Alcorcón y, remitida al Instituto Carlos III, dio positivo en la primera y segunda prueba. Según fuentes sanitarias, se activó el protocolo ante un caso de ébola. Posteriormente, la Comisión Europea solicitó información sobre el protocolo que se llevó a cabo con el misionero repatriado, y cómo había sido posible el contagio si, en teoría, se realizó correctamente…

Primer caso de contagio de Ébola en España

El 7 de octubre, otros tres casos se mantenían en estudio. El marido de la auxiliar de enfermería infectada, Javier Limón, y un ingeniero que viajó a la zona del brote estaban aislados en centros hospitalarios de Madrid. Este último dio negativo en un primer análisis y se baraja la posibilidad de que padezca malaria. El tercer caso fue el de, también, una enfermera del Hospital Carlos III que atendió a los dos repatriados. Presentó cuadro de diarrea y no tenía fiebre, pero las autoridades sanitarias también activaron el protocolo de actuación. Tras realizar la pruebas pertinentes, Sanidad descartó el contagio de esta segunda enfermera. La auxiliar de enfermería contagiada recibió como tratamiento experimental el suero inmunológico de Paciencia Melgar, misionera que superó la enfermedad tras contagiarse en la ciudad liberiana de Monrovia, tras descartar el suero experimental ZMapp, ya que está agotado.

La llegada de Manuel García Viejo al centro hospitalario

Enlace directo: Historia de la Tuberculosis

En vez de eso, se le suministró el fármaco antiviral experimental Favipiravir, en dosis nunca antes usadas con otros pacientes. Asimismo, las autoridades comunicaron que desinfectarían las zonas comunes de la finca donde vive la contagiada y que sacrificarían el perro con el que vivía y que seguía en la vivienda. Ese mismo día, enfermeras del Hospital de Alcorcón denunciaron que la infectada por ébola fue tratada en las urgencias del hospital sin medidas de seguridad y que la gerencia del hospital no informaba del caso a los médicos y enfermeros. La forma de comunicarse, según declara el propio personal sanitario, era a través de un grupo de Whatsapp. Hasta el momento de la confirmación del contagio, la paciente estaba aislada por un biombo y un par de cintas de seguridad y atendida por personal sin ningún tipo de protección. El personal sanitario que la atendió no empleó ningún tipo de traje individual de bioseguridad. Tan sólo algún enfermero utilizó una mascarilla para entrar en su habitación. Por último, aseguran que se derivó a la enfermera desde el Hospital Carlos III hasta el suyo de referencia, el de Alcorcón, diciéndole que «si daba positivo volviera al Carlos III». El 8 de octubre, el jefe de Medicina Interna del Hospital Universitario La Paz, Germán Ramírez, aseguró que la propia paciente le dijo que era posible que el contagio se hubiera producido al quitarse el traje de bioseguridad, ya que la enfermera «ha comunicado la posibilidad de que pudiera haber habido un contacto al retirarse los guantes y que hubieran podido contactar con la cara». Asimismo se conoció que el médico de cabecera de la contagiada le comunicó que tenía la gripe y que el Hospital Carlos III mantuvo contacto telefónico con su trabajadora durante cinco días sabiendo que presentaba cuadro febril, pero no valoró la posibilidad de un contagio del virus del Ébola. Dos peluqueras que depilaron a la enfermera cuando presentaba síntomas de contagio se encuentran en observación, junto con 84 personas en seguimiento activo. A pesar de las concentraciones del Partido Animalista Contra el Maltrato Animal y animalistas, el perro de la enfermera, de nombre Excalibur, fue sacrificado en la tarde del miércoles por las autoridades madrileñas, que se ampararon en la ratificación del Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 2 de Madrid. El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, aseguró que las autoridades de la Unión Europea aplauden la gestión española de la crisis vírica y apoyó públicamente a la ministra de Sanidad, Ana Mato. A pesar de la hipótesis del contagio por un mal uso de los guantes, la Fiscalía de Madrid abrió diligencias para esclarecer las circunstancias del contagio. La Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid contrató a una empresa de desinfección para que comenzara la noche del día 8 la limpieza del box en el que estuvo la contagiada en el Hospital de Alcorcón. El 9 de octubre, el estado de salud de la enfermera contagiada empeoró, llegando a necesitar intubación y teniendo que superar un fallo respiratorio, según aseguró su propio hermano. Se conoció que los catorce médicos que la atienden probarán otro tratamiento con la paciente. El consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Javier Rodríguez, detalló, en una intervención ante la Asamblea de Madrid, que María Teresa Romero está en una situación «muy crítica» y el presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, dijo que la vida de la contagiada «está en grave peligro». El número de personas en observación en el Hospital Carlos III aumentó a ocho y el número de ciudadanos bajo seguimiento activo a 84. Los nuevos ingresados voluntariamente en observación fueron dos doctores del Hospital de Alcorcón, un enfermero y un facultativo y fueron dados de alta un auxiliar de enfermería que atendió a la contagiada y el ingeniero español que llegó de Nigeria con cuadro febril.

Ana Mato, una de las responsables del desastre de la organización sanitaria española

Enlace directo: Historia del cáncer

Uno de los médicos de Alcorcón en observación denunció los fallos reiterados en el protocolo de seguridad. Ese mismo día, se dieron a conocer varias reacciones en el campo político. El Partido Popular, partido del gobierno, anunció que no cree que haya habido una «relajación» con el protocolo, sino una mala actuación de la auxiliar de enfermería. Asimismo, el portavoz del Grupo Parlamentario Socialista en el Congreso de los Diputados, Antonio Hernando, pidió al presidente Rajoy que presida él el comité de crisis y no la ministra Mato. Justificó esta petición por la «alarma social» y para «mejorar la coordinación, organización e información». En los días posteriores, se confirmó una «leve mejoría» de la enfermera. Marta Arsuaga, miembro del equipo médico del Carlos III, aseguró que Teresa «está estable» y que, durante el tratamiento, ha recibido varias infusiones de plasma de la hermana Paciencia Melgar y de otra religiosa de la misma congregación. Asimismo, tranquilizó a la población, porque según la doctora, «es mucho más contagiosa la gripe o la hepatitis» que el ébola. El 15 de octubre, la contagiada pudo hablar con su marido, que sigue ingresado en el hospital. La portavoz de la familia explicó que tiene «lagunas» y no se acuerda de «muchas cosas». Según aseguró la ministra de Sanidad, Ana Mato, la paciente se encuentra estable dentro de la gravedad. El 16 de octubre, el portavoz del Comité especial para el ébola convocado por el Gobierno, Fernando Simón, informó que una de las 68 personas que habían estado en contacto con la auxiliar de enfermería desarrolló un cuadro febril esa misma mañana y fue ingresado «inmediatamente» en las instalaciones del Hospital Carlos III. Simón también comunicó que Teresa Romero tiene menor carga vírica y que los órganos que tenía afectados «parece que van mejorando». Respecto a los 15 ingresados en cuarentena por alto riesgo, dijo que se encontraban asintomáticos. También se dio a conocer que un misionero que llegó el 11 de octubre desde Liberia fue ingresado en el mismo complejo hospitalario, ya que superaba la temperatura establecida en el protocolo (37,6 °C).

Compañeras apoyando a Teresa Romero

Enlace directo: Historia del Sida

El 19 de octubre, la auxiliar de enfermería del Hospital Carlos III, Romero dio negativo, cero carga viral, en la prueba PCR. Tras esta primera prueba y a la espera de la segunda de confirmación, se ratifica por primera vez en 13 días que no existe ninguna persona afectada por ébola en todo el territorio español. El 21 de octubre, el equipo médico del Hospital Carlos III comunicó que las cuatro PCR realizadas a Teresa Romero han dado negativo, confirmando que no existe en su cuerpo patógeno alguno. Los médicos comunicaron que «se cumplen los criterios de curación de la OMS». El 1 de noviembre fue formalmente dada de alta y abandonó el aislamiento…[1]

La Factoria Historica


[1] La epidemia de ébola de 2014-2015 es el actual y mayor brote epidémico de la enfermedad por el virus del Ébola, originado en diciembre de 2013 en Guinea, y extendido posteriormente a Liberia, Sierra Leona, Nigeria, Senegal, Estados Unidos, España, Malí y Reino Unido. Hacia el 3 de noviembre de 2014, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), se habían registrado 13.633 infecciones y 5.000 muertes en todo el mundo a causa de este brote, la mayoría de los cuales ocurrieron en los países del África Occidental; hacia el 15 de febrero de 2015 23.253 personas se habían contagiado por el virus y 9380 habían muerto en todo el mundo. El virus del Ébola causa en el ser humano la EVE, cuya tasa de letalidad puede llegar al 90%. Varias organizaciones, entre ellas los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades, la Comisión Europea y la Comunidad Económica de los Estados de África Occidental, han donado fondos para ayudar a contrarrestar la propagación. Este brote es ya el más grave de los registrados tanto en lo que se refiere a enfermos como a fallecidos, con una tasa de mortalidad de cerca del 70 %. Según el Comité de Emergencias convocado por la OMS, se han cumplido las condiciones para declarar una emergencia de salud pública de importancia internacional. Adicionalmente se ha producido otro brote en la República Democrática del Congo que procede de una cepa distinta y no guarda relación con los otros países, aunque las autoridades del país lo dan por controlado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s