Relato de la “Toma de la Bastilla según el relojero Humbert

“Me llamo J.B. Humbert, nativo de Langres, trabajo y vivo en París con M. Belliard, relojero del rey […]

Me enteré de mañana que se entregaban armas para los distritos en los “Inválidos”; volví inmediatamente a decírselo a las “milicias ciudadanas” del distrito de San Andrés […]
Llegamos a los “Inválidos” hacia las dos y nos encontramos un gran gentío […]
Me enteré por el camino de que se entregaba pólvora en el Ayuntamiento. […]
Seguidamente partí para la Bastilla[…] por el patio del Arsenal, eran alrededor de las tres y media. El primer puente estaba bajado, las cadenas rotas; pero el rastrillo cortaban el paso. Se ocupaban en hacer entrar un cañón a brazo, […]
Se apuntaron los cañones: el de bronce frente al gran puente levadizo, y otro pequeño de hierro, damasquinado en plata, frente al puente pequeño…
Se decidió que comenzara el ataque […] Disparamos, aproximadamente, seis tiros cada uno. Entonces apareció un mensaje por un agujero oval, de la anchura de una pulgada; dejamos de tirar: […] una persona avanzó sobre una plancha, pero en el momento en que iba a recoger el mensaje, le pegaron un tiro y cayó al foso.
En ese momento otra persona que llevaba una bandera, tirándola fue a recoger el mensaje que se leyó en voz alta e inteligible.

articles-25646_thumbnail
Como el contenido del mensaje no accedía a la petición de capitulación que se hacía, se pensó en disparar con el cañón y cada uno se colocó para dejar pasar el proyectil. Cuando se iba a disparar bajaron el pequeño puente levadizo. En cuanto se bajó, se abarrotó de gente. Pasé en décimo lugar. Nos encontramos cerrada cerrada la puerta que estaba ante el puente levadizo: a los dos minutos, aproximadamente, un soldado de los “inválidos” vino a abrirla y nos preguntó lo que queríamos. Que se rinda la Bastilla, le respondí, al igual que todo el mundo. Entonces nos dejó entrar. Lo primero que hice después fue gritar que se bajara el puente y así se hizo. […] entré en el patio grande[…] Los soldados de los “inválidos” estaban formados a la derecha y los “suizos” a la izquierda. Gritamos abajo las armas. Todos obedecieron, excepto un oficial “suizo”[…] subí rápidamente al torreón […]. En el torreón me encontré con un soldado “suizo” en cuclillas, dándome la espalda: le apunté, gritándole que tirara sus armas. Se giró y dejó sus armas diciéndome: “Camarada, no me matéis, soy del Tercer Estamento y os defenderé hasta mi última gota de sangre. Sabéis que debo cumplir mi servicio, pero yo no he disparado.”[…] Al llegar al patio, no quisieron dejar salir al “suizo”; me tuve que ir solo […] Allá por donde pasaba recibía elogios; pero al llegar al “Quai des Augustins” la multitud nos siguió, pensando que era un malhechor. Por dos veces propusieron matarme. Como no me podía defender de todos y cuando ya iban a cogerme, un librero del muelle me reconoció y me refugió en su casa, salvándome del gentío. Allí dormí y me atendió, cuidando de todo lo que necesitaba. Descansé hasta la medianoche en que me despertaron unos insistentes gritos de ¡a las armas!, ¡a las armas! Entonces no pude resistir las ganas de seguir siendo útil. Me levanté, cogí mis armas y fui hasta el cuerpo de guardia donde encontré al señor Poirier, comandante, a cuyas órdenes me puse hasta la mañana siguiente.
Nosotros, los abajo firmantes, certificamos que los hechos relatados en éstas páginas sobre la toma de la Bastilla son verdaderos.
En París, a 12 de agosto de 1789
Ducastel, cañonero; Naukkard, Richard, Dupin, Georget.”

Enlace:  Revolucion Francesa – Parte I: Así Comenzo Todo‏

La Factoria Historica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s