Los crímenes de guerra japoneses

El 13 de Diciembre de 1937 la conocida como matanza de Nanking perpetrada por el ejército imperial japonés, y con más de 200.000 muertos e incontables mujeres violadas, marcó el inicio de las atrocidades cometidas por el gobierno japonés, en estos momentos aliados ya con la Italia fascista de Mussolini y la Alemania nazi de Hitler, en el marco de las guerras de expansión asiática por parte de Japón…

Los crímenes de guerra japoneses

El conflicto contra China empezó en Julio de 1937 cuando el ejército japonés vació de población vastas regiones, especialmente Huabei, con un objetivo claro, el de exterminar a los militantes del Partido Comunista.

Crímenes contra la humanidad

Enlace directo: Batalla de Nankín

Ver también: Segunda Guerra Mundial

Se bombardearon durante años otras ciudades chinas, provocando una gran masacre entre la población civil. Se estima que durante el conflicto de Japón contra China, unos diez millones de personas perdieron la vida…[1]

Ver también: El desastre Nuclear de Hiroshima

Enlace directo: Crímenes del imperio del Japón: reacciones posteriores

La Factoria Historica


[1] Un crimen de guerra es una violación de las protecciones establecidas por las leyes y las costumbres de la guerra, integradas por las infracciones graves del Derecho Internacional Humanitario cometidas en un conflicto armado y por las violaciones del Derecho Internacional. El término se define en gran medida en el Derecho internacional, incluyendo la convención de Ginebra. Los malos tratos a prisioneros de guerra y civiles y los genocidios son considerados crímenes de guerra. El 1 de julio de 2002, empezó a funcionar la Corte Penal Internacional en La Haya, con el fin de perseguir los crímenes de guerra cometidos después de dicha fecha. Este tribunal, establecido por el Estatuto de Roma, contempla dentro de los crímenes a perseguir en su artículo 5 a los crímenes de guerra. Dentro de la definición que el mismo Estatuto contempla, en su artículo 8, se señalan entre ellos: Violación de los Convenios de Ginebra de 12 de agosto de 1949; Violación de las leyes de guerra vigentes, tanto nacionales como internacionales; y Violación de las costumbres de la guerra aplicables. Más detalladamente son los siguientes: El asesinato, los malos tratos o la deportación para obligar a realizar trabajos forzados a la población civil de los territorios ocupados. El asesinato o los maltratos de los prisioneros de guerra o de náufragos. La toma y ejecución de rehenes. El pillaje de bienes públicos o privados. La destrucción sin motivo de ciudades y pueblos. La desvastación que no se justifique por la necesidad militar. Los primeros jefes de Estado o gobierno acusados de crímenes de guerra fueron el ex primer ministro japonés Hideki Tōjō (en 1946, dentro de los Juicios de Tokio) y el ex presidente yugoslavo Slobodan Milošević (en 2002 por orden del Tribunal Penal Internacional para la ex Yugoslavia).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s