The Texas Chain Saw Massacre

Según Tobe Hooper, la idea de incluir una motosierra en una película de terror surgió cuando se encontraba en una tienda llena de gente, mientras pensaba en una manera de hacerse camino a través la multitud. Hooper decidió filmar la película a comienzos de los años 70, cuando trabajaba como docente en la Universidad de Austin y como camarógrafo de documentales. Uno de los principales temas que decidió tocar en la cinta fue el aislamiento. The Texas Chain Saw Massacre está basada en los crímenes cometidos durante los años 50 por el asesino en serie Ed Gein en Wisconsin. Gein ha sido la inspiración para numerosas películas, como Psicosis del 1960 de Alfred Hitchcock, Three on a Meathook del año 1972 de William Girdler y The Silence of the Lambs del 1991 de Jonathan Demme. El guion de la película fue escrito por Hooper y Kim Henkel en aproximadamente tres semanas…

The Texas Chain Saw Massacre

Tobe Hooper y Kim Henkel crearon una corporación llamada Vortex, Inc., siendo Henkel el presidente de la misma y Hooper el vicepresidente. Le preguntaron a Bill Parsley, un amigo de Hooper, si estaba interesado en financiar la película; Parsley creó una compañía llamada MAB, Inc. e invirtió 60.000 dólares en la cinta. Como resultado, MAB se hizo dueña del 50% de la película y sus futuras ganancias. El productor Ron Bozman les anunció a algunos actores y trabajadores que recibirían sólo una parte de su sueldo hasta que lograse vender la película. Vortex incluso repartió las futuras ganancias de la compañía entre quienes participaran en el proyecto; los porcentajes variaron desde un 0,25% hasta un 6% por cada persona. Sin embargo, debido a un malentendido entre la compañía y los empleados, estos nunca fueron informados de que Vortex sólo poseía la mitad de la película, haciendo que los porcentajes asignados disminuyeran su valor estimado.

La_matanza_de_Texas-849377622-large

Portada del film

Durante el proceso de edición de la película, Henkel y Hooper excedieron el presupuesto con el que contaban. La compañía P.I.T.S. donó 23.532 dólares, a cambio del 19% de las futuras ganancias de Vortex. Esto dejó a Henkel y Hooper como dueños del 45% de Vortex, ya que el 36% restante correspondía a los actores y personas del equipo. Warren Skaaren se unió al proyecto como un nuevo socio de Hooper y Henkel, quedando con el 15% de la compañía; Skaaren recibió además un sueldo de 5.000 dólares y el 3% de las ganancias futuras totales. David Foster, productor de la película de terror The Thing del 1982, había acordado una proyección privada de la película con ejecutivos de Bryanston Distributing Company, recibiendo a cambio el 1,5% de las ganancias de Vortex y una suma de 500 dólares. El 28 de agosto de 1974, Louis Periano de Bryanston Distribution Company les ofreció a Bozman y Skaaren un contrato de 225.000 dólares y el 35% de las ganancias que obtuviera la película. Años después, Bozman comentó: «Hicimos un trato con el diablo, y creo que, en cierta forma, recibimos lo que merecíamos». El contrato con Bryanston fue firmado. Luego que los inversionistas recuperaran su dinero, incluyendo los intereses, que Skaaren recibiera su sueldo, y se les pagara a los abogados y contadores, sólo fueron repartidos 8.100 dólares entre los 20 miembros del reparto y equipo. En el casting sólo una pequeña parte de los actores contratados había trabajado con anterioridad en alguna película. El reparto consistía mayoritariamente en actores de Texas cuya única experiencia eran papeles en comerciales, televisión o teatro, mientras que el resto eran conocidos de Hooper. Su trabajo en The Texas Chain Saw Massacre permitió que varios participaran en otras producciones cinematográficas. Marilyn Burns, protagonista de la cinta, había aparecido en algunas obras de teatro, y mientras estudiaba en la Universidad de Texas en Austin, se unió a la comisión cinematográfica de esta. Teri McMinn era una estudiante y trabajaba con varias compañías de teatro, incluyendo el Dallas Theater Center. Henkel vio una fotografía de McMinn en el periódico Austin American-Statesman, y se contactó con ella para una audición.

El asesino de Texas

El actor de origen islandés Gunnar Hansen fue escogido para el rol de Leatherface. Mientras pensaba en los rasgos del personaje, Hansen decidió que Leatherface tendría un retraso mental, lo cual sería la causa de su dificultad para hablar. Hansen visitó un centro de discapacitados mentales para poder estudiar sus gestos y posteriormente adaptarlos al personaje. La relación entre él y los demás actores fue distante, debido a que ellos querían estar verdaderamente asustados al momento de rodar las escenas. En una entrevista, Hansen se refirió al rodaje de la película diciendo: «Había cerca de 35 a 38 grados de temperatura mientras filmábamos en el día. No lavaron mi traje ya que temían que se estropeara, o que cambiara de color. No había dinero ni siquiera para un segundo traje. Así que tuve que usar la máscara durante 12 o 16 horas al día, siete días a la semana, durante un mes». En el rodaje la película fue filmada en las ciudades de Austin, Round Rock y Bastrop, ubicadas en el estado de Texas. El rodaje tuvo una duración de cuatro semanas, entre el 15 de julio y el 14 de agosto de 1973. Tanto los actores como el equipo de filmación consideraron duras las condiciones del lugar. La temperatura durante las escenas era alta, alcanzando 36 °C el 26 de julio; la temperatura más baja registrada fue de 28,3 °C el día 31 del mismo mes. Las ventanas de la casa fueron tapadas durante el rodaje, debido a que las escenas estaban ambientadas en la noche. La cámara utilizada en la película fue una Eclair NPR de 16 mm, y la película con que las escenas fueron filmadas requería de una luz cuatro veces más potente de lo normal. Debido a su bajo presupuesto, el equipo de rodaje debió trabajar siete días a la semana, entre 12 a 16 horas al día, lidiando además con una alta humedad. Gran parte de las escenas fueron realizadas en una granja decorada con muebles hechos de huesos de animales, los cuales fueron posteriormente cubiertos con látex para dar una apariencia de piel humana. Para completar la escena, el director de arte Robert A. Burns recorrió varios lugares en busca de huesos y animales en estado de descomposición, utilizados para cubrir el suelo de la casa. La casa de Leatherface y su familia corresponde a una granja que estaba ubicada en Quick Hill Road, cerca de la ciudad de Round Rock. En 1998 la casa fue trasladada a Kingsland y transformada en un restaurante.

Un film de leyenda

Los efectos especiales de la película fueron simples y limitados debido al bajo presupuesto con que contaban. La sangre utilizada en una de las escenas fue real, en la escena donde Leatherface alimenta al abuelo. El equipo tuvo dificultades para que la sangre falsa saliera del cuchillo de utilería, por lo que cortaron el dedo de Burns con una navaja. La escena donde Leatherface ataca a Kirk con la motosierra tuvo algunas dificultades durante su rodaje; Hansen le advirtió al actor William Vail que se mantuviera quieto, ya que tenía algunos problemas para manejar el arma con precisión. Al momento de filmar la escena, la motosierra pasó a escasos centímetros de la cara de Vail. Además, en la escena donde el abuelo intenta golpear con un mazo a Sally y soltarlo en varias ocasiones, éste casi cae justo en la cabeza de la actriz…[1]

La Factoria Historica


[1] The Texas Chain Saw Massacre ha sido considerada como una de las mejores películas de terror de la historia, teniendo una importante influencia dentro del género. La escritora Isabel Cristina Pinedo sostuvo: «El género de terror debe mantener el terror y la comedia en tensión si no quiere pisar la delgada línea que lo separa del terrorismo y la parodia… este delicado balance es alcanzado en The Texas Chainsaw Massacre donde el cadáver putrefacto del abuelo no sólo logra efectos terroríficos y graciosos, sino que utiliza uno para exacerbar al otro». Scott Von Doviak de Hick Flicks se refirió a ella como «una de las pocas películas de terror que utilizan de manera efectiva la luz del día, desde la horripilante secuencia inicial que muestra un cuerpo putrefacto sobre la lápida de un cementerio». En el libro Horror Films, uno de los críticos sostuvo que era «el thriller gore más efectivo de todos, y, desde un punto de vista más amplio, está entre las películas de terror más eficaces que jamás se hayan hecho […] la fuerza motriz de The Texas Chainsaw Massacre es más horrible que la sexualidad aberrante: la demencia total». El director Ridley Scott se refirió a ella como una fuente de inspiración para su película Alien, el octavo pasajero (1979). Por su parte, el cantante y director de cine Rob Zombie declaró que The Texas Chain Saw Massacre ha sido una influencia para su trabajo, especialmente para su película House of 1000 Corpses (2003). Ben Cobb, crítico de cine de la cadena de televisión Channel 4 la llamó «un triunfo de estilo y atmósfera, The Texas Chain Saw Massacre es sin duda una de las películas de terror más influyentes de todos los tiempos». El Museo de Arte Moderno de Nueva York agregó una copia de la película a su colección permanente. La revista Entertainment Weekly la ubicó en el puesto número 6 de las mejores películas de culto, y la incluyó entre las 20 películas más terroríficas de todos los tiempos. En 2005, Total Film realizó una encuesta que ubicó a The Texas Chain Saw Massacre como la mejor película de terror, superando a cintas como Halloween de John Carpenter y El exorcista (1973) de William Friedkin. Dos años después, la revista Time la incluyó dentro de las 25 mejores películas de terror de la historia. La revista Empire llevó a cabo una encuesta entre lectores y críticos de cine para seleccionar a las 500 mejores películas de todos los tiempos, y The Texas Chain Saw Massacre fue ubicada en el puesto 199. En mayo de 2014, una versión restaurada de la película fue exhibida en la “quincena de realizadores” del Festival de Cannes, para conmemorar sus 40 años. La cinta fue presentada por el director danés Nicolas Winding Refn. El grupo de punk rock Ramones menciona a la película en su canción «Chainsaw», la cual salió en su primer álbum. En España, las canciones de los grupos Parálisis Permanente («Un día en Texas»), Airbag («Familia de subnormales todos locos») y Siniestro Total («La matanza de taxis» o «La sierra es la familia») reflejan la influencia de la cinta en sus letras.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s