La violencia y la guerra durante la conquista

Durante el período de la conquista de América, la España católica encontró un motivo de justificación para el uso de la violencia contra la población indígena basándose en los principios teológicos y teocráticos de la llamada guerra justa, a la cual recurrieron de forma recurrente para resolver los conflictos y dilemas morales que los españoles enfrentaron durante el siglo XVI.

La violencia y la guerra durante la conquista

En la primera fase de la conquista, la violencia y la crueldad inflingida a los indígenas fue fundamentada por las Leyes de Burgos y en el requerimiento de Palacios Rubios, que esgrimía tres principios fundamentales:

1.- La «inferioridad natural» de los indígenas, lo que daba derecho a una sociedad superior sobre una inferior, según la tesis aristotélica.

2.- Partiendo de la basa de la primera tesis, se argumentaba que los indígenas eran incapaces de organizar la vida social según los modelos europeos y, por lo tanto el Estado español tenía la obligación de ayudarlos a construir nuevas instituciones siguiendo el modelo del Estado español.

3.- Los indígenas cometían pecados contra la religión católica ya que practicaban la idolatría, la sodomía y la barbarie.

Conquista-de-America_siglo XVI

Aún y éstos argumentos, el principal problema fue teológico, y tuvieron que discutir si los indígenas nativos eran parte de la especie humana, y por lo tanto tenían que ser tratados cómo súbditos del rey de España o si, por contra, eran una “subespecie”, y por consiguiente nunca, ni en tiempos de paz ni en tiempos de guerra, tenían que ser tratados como iguales.
Éste debate se conoce en la historiografía como la disputa de Valladolid, entre Bartolomé de las Casas y Juan Finés de Sepúlveda. La sustentación de ambas tesis se reflejó en el libro Historia General y Natural de las Indias del cronista Gonzalo Fernando de Oviedo.
Según Sepúlveda, la guerra contra los indígenas se mantenía y era permitida porque éstos carecían de inteligencia, educación y porque simplemente eran unos bárbaros. Para él cometían pecados contra la naturaleza ya que según el viejo Testamento, dios ordenó la expulsión de los bárbaros de la tierra prometida. La ley Divina y natural, fundamentada en el pensamiento teológico –filosófico de santo Tomás de Aquino, consistía en llevar a los bárbaros a la fe sin excluir los medios no-pacíficos. Por eso, si los indios no obedecían a los eapañoles en aceptar la fe y su dominio, había que obligarlos por la fuerza.
En el otro lado teníamos a Bartolomé de las Casas, que era contrario a las tesis de Sepúlveda, y que daba otra interpretación al evangelio y a la teoría de San Agustín. Bartolomé de las Casas, llegó a la conclusión que sólamente después de la conversión voluntaria de los indígenas al cristianismo se podía legitimar la conquista y la subordinación.
En la obra de Bartolomé de las Casas, Apologetica Historia Sumaria, expone sus argumentos diciendo:

1.- El hombre moderno es el resultado de un proceso de desarrollo histórico y cada pueblo, en lo orígenes de su existencia, se encontraba en el estado primitivo, igual como los pueblo indios deAmérica.

2.- Las Casas concluye que los indios ni son inferiores, ni bárbaros, sino que poseen las mismas condiciones para superar su estado como los pueblos antiguos de Europa.

3.- subraya que los indios tienen una cantidad de virtudes que surgen de su ambiente natural y sobrenatural respecto a los europeos y algunos pueblos antiguos.

4.- Las Casas utiliza la visión ideologizada del indio para enfrentar la denuncia de la sociedad europea, la que describe como injusta, cruel y codiciosa.

5.- Apoya la existencia de un sistema de valores específicos y propios de las culturas indígenas.

6.- En referencia al sacrificio humano, trata de demostrar que los pueblos que dan a Dios lo más valioso, como es la vida humana, son más religiosos; y que el sacrificio humano es muestra de una muy desarrollada religiosidad y muestra de madurez social. Este es el punto cúspide de radicalidad en la discusión sobre este rito de los indios que solamente admiten como medida la relación entre los hombres y el Creador; reconoce los valores propios y las formas y caminos de acercarse a su Dios. sobre esta base, Las Casas llega a una nueva definición de las relaciones entre las tres grandes religiones del mundo: cristianismo, judaísmo e Islam. Le niega a la Iglesia Católica el derecho de perseguir y castigar a los así llamados infieles.

9612d5f872e205796bbf976fb4413298

Las Casas propone la abolición de la encomienda y de los repartimientos para acabar así con la cruealdad de los conquistadores. Ésto debería ser sustituido por la subordinación directa bajo el rey, como condición para la libertad de los pueblos indígenas.
El debate entre Bartolomé de las Casas y Sepúlveda contribuyó al cambio radical de los conceptos vigentes hasta aquel entonces sobre el universo, la dignidad de los seres humanos y la historia de la humanidad. Este cambio puso en duda la visión del mundo como una unidad cultural con respecto al sistema político-especial, también supuso un cambio respeto a la visión de la conquista y revisó radicalmente los fundamentos jurídico-políticos de la sociedad europea de aquella época. A pesar de todo, los pueblos indígenas quedaron en una situación de inferioridad tanto a nivel económico, social e intelectual, durante los tres siglos de coloniaje. En lo económico los indígenas fueron obligados a tributar despiadadamente, fueron despojados de sus tierras y sometidos a la servidumbre. Se les obligó a trabajar en situaciones económicas difíciles en provecho de sus amos y se vieron privados a toda posibilidad de superación.
La estructuración social de la época colonial se basó en la «pigmentocracia»; que «hallaban su fundamento no en una teoría biológica o histórica sino en un estado de hecho: un grupo étnico dominaba a otro.
Como consecuencia de los constantes abusos que sufrieron las comunidades indígenas por parte de los colonizadores españoles, ésto acabaron protagonizando diferentes levantamientos.
La contradición entre los intereses de los colonizadores y la corona fue también motivo de tensiones durante el período colonial. Los abundantes conflictos entre Audiencias y ayuntamientos fueron una manifestación evidente de aquella pugna, que culminó con la Independencia.

La Factoria Historica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s