Miep Gies

Hermine “Miep” Santrouschitz-Gies nacida en Viena un 15 de febrero de 1909 en una familia católica romana, fue enviada por sus padres a Leiden en diciembre de 1920 a fin de evitar la escasez de alimentos luego de la Primera Guerra Mundial. En 1922 se mudó a Ámsterdam con la familia adoptiva que le dio el sobrenombre “Miep” y en 1933 conoció a Otto Frank para pedirle trabajo en su compañía de especias Opekta. Empleada por Frank, al principio se ocupó de la atención al público pero luego pasó a tener un cargo administrativo. En 1941 se casó con el contador Jan Gies a quien había conocido en 1936. Rehusó afiliarse a la asociación de mujeres nazis y fue amenazada con ser deportada a Austria. Su relación con la familia Frank se fortaleció posteriormente. En julio de 1942, para evitar la persecusión que ya vivían los judíos en los Países Bajos por la ocupación nazi, Frank decidió ocultarse en un anexo de la compañía donde trabajaba junto a Gies. En el anexo estaban además su esposa Edith, sus hijas Ana y Margot, su amigo Fritz Pfeffer y la familia de Hermann y Auguste van Pels junto a su hijo Peter. Viktor Kugler, Johannes Kleiman, Elisabeth Voskuijl y Miep Gies eran los únicos que sabían de la existencia del anexo oculto y Gies fue la encargada de actuar como vínculo exterior y proveedora de la familia, fue quien proveyó de papel a Anna para su diario…

 Miep Gies

El 4 de agosto de 1944, el anexo fue hallado y todos sus ocupantes detenidos por las fuerzas de ocupación. Gies, junto a su esposo y amigo, debieron haber sido fusilados por esconder judíos, máxime cuando Miep intentó en vano sobornar al SS Oberscharführer Karl Silberbauer aprovechando que el oficial nazi era de Viena, con la intención de ayudar a los Frank y liberarlos, pero no logró evitar su deportación. Cuando la policía nazi requisó el anexo, Miep guardó en su escritorio los diarios personales de la adolescente. Deportados a campos de concentración, Ana Frank pereció junto a su hermana en Bergen-Belsen un mes antes de la liberación del campo. De todos los ocupantes del anexo, sólo sobrevivió Otto Heinrich Frank, a quien Miep Gies entregó el Diario de Ana Frank, así como otros papeles luego de que la Gestapo requisara el escondite secreto en Prinsengracht 263, Ámsterdam, el 4 de agosto de 1944. Hasta entregárselos, Miep nunca leyó los diarios; de haberlo hecho, los habría destruido pues Ana nombraba a todos los implicados en la operación. Después de la guerra, siempre vivió en Ámsterdam. El 13 de julio de 1950 nació su hijo Paul Gies. Su esposo Jan Gies, que también formó parte del equipo que ayudó a los Frank a esconderse, falleció en 1993. Miep Gies escribió el libro Mis recuerdos de Ana Frank y dio entrevistas y charlas sobre su amiga.

Miep Gies, o la virtud de proteger la memoria

En 1996 el documental Anne Frank Remembered de Jon Blair ganó el premio Óscar al mejor documental, siendo Miep la encargada de recibirlo al compás de una gran ovación.En febrero de 2009 celebró sus 100 años. En diciembre de ese mismo año, sufrió una caída y resultó lesionada en el cuello. Después de casi un mes en el hospital, falleció el 11 de enero de 2010 a las 3:50 pm, a consecuencia de la misma herida, según informó Annemarie Bekker, vocero de la Casa de Anne Frank…[1]

La Factoria Historica


[1] La Casa de Ana Frank con número 263 (y la que está al lado con el número 265, que fue comprada más tarde por el museo) fue construida por Dirk van Delft en 1635. La fachada que da al canal data de una renovación de 1740 cuando el anexo trasero fue demolido y se contruyó un edificio más alto en su lugar. Fue originalmente una residencia privada, luego un almacén, y en el siglo XIX el almacén frontal con sus amplias puertas como de establo sirvió para albergar caballos. Al inicio del siglo XX, un productor de artículos para el hogar ocupó el edificio, seguido en 1930 por un productor de rollos de piano que dejó el edificio en 1939. El 1 de diciembre de 1940 el padre de Ana, Otto Heinrich Frank movió las oficinas de la compañía de especias y conservas en la que trabajaba, Opekta y Pectacon, de una dirección en el canal Singel a Prinsengracht 263. La planta baja consistía de tres secciones; el frente tenía los bienes y la entrada para entregas, detrás estaba la sección intermedia donde las especias se molían, y al fondo, el cual era la planta baja del anexo, era el almacén donde los bienes estaban almacenados para su distribución. En el primer piso estaban las oficinas de los empleados de Frank; Miep Gies, Bep Voskuijl y Johannes Kleiman en la oficina frontal; Victor Kugler en la de en medio; con Otto Frank en la oficina del fondo sobre el almacén y bajo los pisos que luego lo esconderían junto con su familia por dos años hasta su descubrimiento por autoridades Nazis. El Achterhuis (neerlandés para “casa trasera”) o Anexo Secreto — como es llamado en el Diario de Ana Frank— es la extensión trasera del edificio. Estaba oculto a la vista por casas en los cuatro lados del patio interior. Su aislada posición lo hacía un lugar ideal para que Otto Frank, su esposa Edith, sus dos hijas (Ana Frank y Margot Frank), la familia Van Pels y Fritz Pfeffer, buscaran refugio de la persecución Nazi. A pesar de que la cantidad total de piso habitable eran sólo 500 pies cuadrados (46,45 metros cuadrados), Anna Frank escribió en su diario que era relativamente lujoso comparado con otros escondites de los que habían escuchado. Permanecieron escondidos ahí durante dos años y un mes hasta que fueron traicionados de manera anónima a las autoridades nazis, arrestados y deportados a sus muertes en campos de concentración. Del grupo que se escondía, sólo Otto Frank sobrevivió a la guerra. Después de que aquellos escondidos fueran arrestados, el escondite fue vaciado por órdenes de los oficiales que los arrestaron y todo el contenido que quedó (ropa, muebles y enseres personales) de la familia Frank y sus amigos fueron tomados como propiedad del gobierno y distribuidos a familias que habían sido bombardeadas en Alemania. Antes de que el edificio fuera vaciado Miep Gies y Bep Voskuijl, quienes habían ayudado a esconder a las familias, regresaron al escondite a pesar de las órdenes de la policía neerlandesa y rescataron algunos bienes personales. Entre los bienes que recuperaron estaba el Diario de Ana Frank. Después de que Otto Frank regresara a Ámsterdam, le fueron entregados los documentos y diarios de Ana, y subsecuentemente compiló partes en un libro publicado en neerlandés en 1947 bajo el título Het Achterhuis, el cual había sido escogido por Ana como el nombre de sus memorias o una novela basada en sus experiencias en el escondite. Achterhuis es un término de arquitectura neerlandés que se refiere a la casa-trasera y se usa en contraste con Voorhuis (casa-delantera), sin embargo cuando la traducción a otros idiomas comenzó, se dieron cuenta que los lectores no estarían familiarizados con el término y se decidió que un término más evocativo (el ‘Anexo Secreto’) presentaría mejor la idea de la posición oculta del edificio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s