Gabriel de la Cueva, duque de Alburquerque

La obra titulada Gabriel de la Cueva, duque de Alburquerque es un cuadro de Giovanni Battista Moroni que fue un pintor manierista italiano, hijo de un arquitecto, Andrea Moroni. Moroni fue uno de los grandes retratistas del siglo XVI. Se formó con Alessandro Bonvicino en Brescia y trabajó principalmente en la región de su ciudad natal de Albino. Pasó dos cortas temporadas en Trento entre 1548 y 1551, en la época en la que se estaba celebrando el Concilio de Trento. En ambas ocasiones pintó una serie de obras, incluyendo el retablo de los Doctores de la Iglesia para la iglesia de Santa María la Mayor. Fue durante su estancia en Trento cuando conoció a Tiziano y la familia Madruzzo. Hay quien señala que fue aprendiz de Tiziano, pero es improbable que alguna vez se acercase al estudio veneciano de Tiziano. Desde los años 1550 en adelante, de hecho, a Moroni le encargaron retratos como una alternativa más barata al muy atareado Tiziano. De esto resultó que obtuvo muchos mecenas para retratarlos. Su producción es una serie de retratos que, no siendo heroicos, están llenos de dignidad humana y basados en la vida cotidiana…

 Gabriel de la Cueva, duque de Alburquerque

Esta obra representa a Gabriel de la Cueva y Girón, duque de Alburquerque. Actualmente se encuentra en el Museo Staatliche – Gemäldegalerie de Berlín (Alemania). El personaje que aparece retratado es Gabriel III de la Cueva y Girón, V duque de Alburquerque, Grande de España, II marqués de Cuéllar, V conde de Ledesma y V de Huelma, que ocupó los cargos de Virrey de Navarra entre 1560 a 1564, y gobernador de Milán, cargo que desempeñó desde 1564 hasta 1571, año en que falleció en el Palacio Real de Milán. El mismo año de su nombramiento como Virrey de Navarra, en 1560, encargó al pintor el único retrato suyo que se conserva. Moroni estaba acostumbrado a pintar nobles, pero de una escala inferior que su nuevo cliente, pero en un alarde de profesionalidad pintó uno de sus mejores cuadros, en el que muestra a un noble de etiqueta sobre fondo clásico, satisfecho de su trayectoria y muy seguro de sí mismo, como lo demuestra el lema que aparece escrito sobre el pedestal en el que se apoya: Aquí estoy sin temor y de la muerte no he pavor.

File:Moroni Don Gabriel de la Cueva.jpg

Gabriel de la Cueva, duque de Alburquerque

El lienzo está considerado una de las mejores obras de Moroni, tiene unas dimensiones de 115 x 91 cm y se conserva en la Gemäldegalerie de Berlín…[1]

La Factoria Historica


[1] La colección se ubicó primero en el Museo Real cerca de Lustgarten en Unter den Linden, la famosa avenida berlinesa. Las colecciones se formaron con las de Federico el Grande. El primer director de la pinacoteca fue Gustav Friedrich Waagen, fundador de la escuela de crítica artística alemana y que ocupó el cargo hasta 1868. El primer nombre destacado en la dirección de este museo es el de Wilhelm von Bode, que entró a trabajar en los museos berlineses en 1872 y que fue director de la galería de pinturas desde 1890 hasta 1914, aunque siguió ocupándose de la galería hasta 1929. Su liderazgo marcó el ascenso de la Gemäldegalerie a prominencia internacional. Las adquisiciones se centraron en las escuelas holandesa (como Malle Babbe de Frans Hals) y flamenca (Adoración de los pastores, de Hugo van der Goes), aunque también se adquirió arte italiano (Tránsito de la Virgen, de Giotto). En 1904 la Gemäldegalerie era principalmente una colección de arte renacentista cuando se trasladó al nuevo edificio el Museo del Káiser Federico (Kaiser-Friedrich-Museum), más tarde conocido como Museo Bode. Durante la Segunda Guerra Mundial se trasladaron las obras a los túneles de unas minas de sal en Turingia, donde fueron localizadas por el ejército aliado, haciéndose cargo de ellas el Monuments, Fine Arts and Archives Section del ejército norteamericano, que las transportó al Central Collecting Point de Wiesbaden. No obstante, quedaron unas cuatrocientas obras en un refugio berlinés, que quedó destruido. El resto de la colección se dividió entre Berlín Este (principalmente en el Museo Bode en la Isla de los Museos) y Berlín Occidental en Berlin-Dahlem, siendo ésta última la Gemäldegalerie. En junio de 2006, una pintura de Alessandro Allori que había desaparecido en 1944 fue devuelta por el periodista británico Charles Wheeler.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s