Ermita de San Antonio de la Florida

La sobriedad de la arquitectura, tanto interior como exterior, cede el protagonismo a pinturas al fresco con pinceladas al temple de Goya. El aragonés, como pintor de cámara, fue el encargado de realizar la decoración de la ermita, trabajo que llevó a cabo en seis meses, entre agosto y diciembre del año 1798. El trabajo no se realiza al estilo de Andrea Pozzo, jesuita italiano, tan popular, se acerca más a un visión fantasmagórica y onírica propia de Goya. Todos los frescos se encuadran en la denominada quadratura. En la bóveda del ábside representó a la Adoración de la Trinidad. Sobre la cornisa recorren los paramentos del templo querubines y ángeles femeninos que sostienen cortinajes. La parte de los frescos que atrae la mirada de los visitantes son las pinturas de la cúpula, donde se encuentra representado uno de los milagros de San Antonio de Padua, en el que trasportado por ángeles a Lisboa, ciudad natal de santo, por la gracia divina hace que un difunto conteste a las preguntas del juez y confirme la inocencia del padre del santo, quien había sido acusado del crimen. La cúpula tiene 6 metros de diámetro…

 Ermita de San Antonio de la Florida

Las figuras del difunto, los padres del santo y el propio santo sobre una roca están distribuidas por la cúpula. Cerca del óculo se aprecia paisaje, consiguiendo la ilusión de estar a cielo abierto. El pueblo de Madrid observa el milagro: majas, chisperos, caballeros embozados… charlan o miran atentamente, apoyados en la barandilla que recorre la base de la cúpula, consiguiendo grandes dosis de realismo, tanto por la perspectiva como por la viveza con la que están representados. Para la elaboración de estos frescos, Francisco de Goya recibió la colaboración de su ayudante Asensio Juliá.

File:Francisco de Goya y Lucientes 041.jpg

Vista cenital de la Bóveda (de 6 metros de diámetro), obra pictórica de Francisco de Goya

Enlace directo: Aníbal vencedor contempla por primera vez Italia desde los Alpes

Enlace directo: Saturno devorando a un hijo

Enlace directo: El tres de mayo de 1808 en Madrid

Enlace directo: La familia de Carlos IV

Goya utilizó un nuevo camino en su arte con una técnica avanzada, de pincelada suelta y enérgica, con manchas de luz y color y fuertes contrastes, al modo de una aplicación pre-impresionista, que hizo a esta obra la cumbre de su pintura mural. Popularmente se la suele conocer como la “Capilla Sixtina de Madrid“…[1]

La Factoria Historica


[1] Hubo varias ermitas dedicadas a San Antonio Abad en diferentes lugares del extrarradio de Madrid. Debido a su gran popularidad fue conocido también como San Antonio Abad o simplemente San Antón (denominado también como “santo viejo”). Una de las ermitas se encontraba en el denominado Huerto del Francés de los jardines del Retiro, sobre los basamentos de esta ermita se edificó posteriormente la Real Fábrica de Porcelanas que se fundó en 1760. Otra de las ermitas se encontraba en la actual parroquia de San Antonio de los Alemanes. La popularidad de San Antonio, y la celebración de sus fiestas populares, queda reflejada en el anhelo que tenían los habitantes ciudad del siglo XVI por lo rural. En el siglo XVI había un humilladero cercano a la puerta de San Vicente dedicada a la Virgen de Gracia. El humilladero, colocado en extramuros, y edificado en humilde tapial por el arquitecto Manuel del Olmo, tuvo una corta existencia de un par de décadas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s