Venus, Adonis y Cupido

La obra llamada Venus, Adonis y Cupido, perteneciente a la colección del Museo del Prado, es un cuadro realizado hacia el año 1590 por el pintor del clasicismo romano-boloñés Annibale Carracci, considerado como una de sus obras maestras. La pintura procede de la colección del aristócrata y militar genovés Giovan Francesco Serra di Cassano, marqués de Almendralejo y Strevi, maestre de campo general de los ejércitos españoles. Tras su muerte, su hijo Giuseppe realizó una almoneda de sus bienes en Nápoles en 1664 y en ella fue adquirida junto con otras diecisiete obras, entre ellas Hipómenes y Atalanta de Guido Reni, hoy también en el Prado, por el virrey Gaspar de Bracamonte Guzmán, conde consorte de Peñaranda de Bracamonte, por encargo del rey Felipe IV de España.En el catálogo de la venta es descrita como «famosa» y «di mano de Aníbal Carracci fatta di lui ad emulatione di quella di Tiziano», de mano de Aníbal Carracci hecha por él a emulación de la de Tiziano. Almacenada y poco accesible durante décadas, la obra recobró estimación a partir de 1970, gracias a la exposición Pintura italiana del siglo XVII…

 Venus, Adonis y Cupido

Exposición conmemorativa del ciento cincuenta aniversario de la fundación del Museo del Prado, que se montó en el Casón del Buen Retiro y de la que fue comisario Alfonso E. Pérez Sánchez, muestra que permitió rescatar ésta y muchas otras pinturas italianas del Seicento, entre ellas la mencionada Hipómenes y Atalanta de Reni, que habían permanecido durante décadas menospreciadas, eclipsadas por el esplendor de la pintura veneciana del Renacimiento. En este caso particular se unió el agravante de que la capa pictórica estaba severamente alterada por repintes, barnices oxidados y suciedad, lo que llevó incluso a que durante mucho tiempo fuera considerada una simple copia de otro ejemplar con ligeras variantes conservado en el Kunsthistorisches Museum de Viena. Sin embargo, la restauración a la que fue sometida sacó de nuevo a la luz las altas calidades pictóricas del lienzo, desveló mediante rayos X varias correcciones, y en la actualidad es considerada unánimemente original de Carracci así como el modelo en el cual se basó la obra vienesa, y no al revés. En 2005 tras finalizar la restauración mereció una exposición en el Prado, en la cual se expuso junto a dos famosas pinturas del mismo tema debidas a Tiziano y Veronés.

File:Venus, Adonis y Cupido (Carracci).jpg

Venus, Adonis y Cupido

Se conservan dibujos preparatorios en el Museo de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, Galleria degli Uffizi de Florencia y en el Museo Británico de Londres. De la composición existe un grabado, en dos estados, realizado en 1655 por el artista italiano Luigi Pellegrino Scaramuccia, ejecutados al aguafuerte (primer estado) y aguafuerte y buril (segundo estado), y publicados en ambos casos por Pierre Bertrand. También fue grabada por los españoles Rafael Esteve y Pedro Pascual…[1]

La Factoria Historica


[1] La línea clasicista fue seguida por los Carracci, el más destacado de los cuales fue Annibale Carracci, dando lugar al clasicismo romano-boloñés, tendencia que se opuso al caravaggismo. Carracci pretendió restablecer el estilo de Rafael. Esta tendencia nació en la ciudad universitaria de Bolonia, en un ambiente culto que buscaba una realidad más intelectualizada que los caprichos manieristas. No obstante, no se decantan por el naturalismo a la manera de Caravaggio, sino que buscan expresar una belleza ideal. Resultaba así un arte verosímil y noble, que no caía en vulgaridades y que expresaba una gran serenidad. Tuvo un gran éxito entre los eclesiásticos. Se realizaron frescos y también pintura de caballete. Destaca la importancia que le dio a la naturaleza y al paisaje, expresado con belleza, equilibrio y serenidad. Fue el precedente y origen de lo que después será el paisaje “clasicista” o “heroico”. La obra maestra de Annibale Carracci fue la bóveda de la Galería del Palacio Farnesio, en Roma (1597-1604), que realizó a imitación de la Capilla Sixtina. La influencia de esta galería, estilísticamente entre el renacimiento y el barroco, fue enorme. También se le considera el creador del paisaje clásico, en el que las figuras humanas son meramente anecdóticas. Los Carracci fundaron una Academia, llamada primero de los Deseosos y luego de los Encaminados. Tenía como objetivo completar la formación de los pintores, no sólo mediante la técnica, sino también dotándoles de formación humanística y literaria. Muchos pintores formaron parte de la Academia. Los más conocidos son Domenichino, el boloñés Guido Reni y Francesco Albani. Autores posteriores se consideran de transición hacia el pleno barroco: Giovanni Lanfranco y Guercino. Cuando el resto de Italia trabajaba ya las formas del pleno barroco, el clasicismo sobrevivía en la obra de Andrea Sacchi, Giovanni Francesco Romanelli y Carlo Maratta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s