Grigori Semiónov

Grigori Mijáilovich Semiónov, a veces erróneamente transcrito como Semenov que nació un 13 de septiembre o un 25 de septiembre de 1890 fue un jefe contrarrevolucionario en la región del lago Baikal y alrededores entre 1917 y 1920, teniente general en 1919. Se lo considera el más importante de los jefes militares financiados por Japón en la región durante la Guerra Civil Rusa; famoso por su crueldad y tachado de bandido incluso por los Aliados. Nacido y criado en un asentamiento cosaco en Siberia, estudió en una academia militar cosaca. Se lo destinó a la frontera y más tarde a Mongolia, donde se mezcló sin autorización en la política local. Reprendido, se lo trasladó a nuevos destinos hasta que su unidad fue enviada al frente durante la Primera Guerra Mundial. Combatió en el frente sudoccidental y persa y trabó amistad con su futuro lugarteniente durante la Guerra Civil rusa, Ungern von Sternberg. Valeroso, se lo condecoró con la Orden de San Jorge. Después de la Revolución de Febrero de 1917, propuso al Gobierno la formación de un ejército de voluntarios reclutado entre las minorías del Imperio y recibió el nombramiento de comisario para el reclutamiento en Siberia oriental, donde tuvo notable éxito entre los mongoles…

 Grigori Semiónov

Tras la Revolución de Octubre comenzó su lucha armada contra el nuevo Gobierno soviético, denominado Consejo de Comisarios del Pueblo (Sovnarkom), y las autoridades locales con reclutas de variado origen. El frente fluctuó durante el invierno y la primavera de 1918 mientras Semiónov trataba con las demás autoridades antisoviéticas de la región e intentaba recabar el apoyo de los Aliados, que logró como principal fuerza opuesta al nuevo Gobierno de Lenin. Respaldado financieramente por Francia y Gran Bretaña, su principal influencia y fuente de dinero y armas fue, sin embargo, Japón, del que se convirtió en agente en la zona en la práctica. Aprovechando la revuelta de la legión Checoslovaca, logró finalmente avanzar contra los soviéticos y tomar Chitá, donde instauró su dominio de terror sobre la región, sostenido gracias al continuo apoyo japonés y al control de la red de ferrocarriles. Se opuso al golpe de Estado que nombró gobernante supremo a Aleksandr Kolchak, con el que mantuvo tensas relaciones y al que privó a voluntad de suministros gracias a su control de una sección del transiberiano y del transmanchuriano. Convertido en señor feudal de la zona, los intentos de Kolchak de destituirlo fracasaron por la oposición japonesa.

File:Ataman semenov.jpg

Grigori Semiónov

A finales de 1919, ante la derrota militar frente a los soviéticos, Kolchak trató de lograr su ayuda para sostenerse, pero los esfuerzos de Semiónov por su teórico superior fueron escasos e inútiles. Tras la derrota y muerte de Kolchak, quedó como gobernante provisional de Siberia y hubo de enfrentarse a las nuevas autoridades de la República del Lejano Oriente, respaldadas por Moscú. Pudo sostenerse hasta la retirada japonesa, que lo obligó a replegarse al este en el otoño de 1920. Sus intentos para retomar el poder en el Lejano Oriente ruso fracasaron y acabó exiliándose. Durante el periodo de entreguerras residió en el norte de China, siempre cercano a los japoneses y tras la Segunda Guerra Mundial fue capturado por los soviéticos, condenado y ejecutado un 30 de agosto de 1946 en Moscú…[1]

La Factoria Historica


[1] Siberia fue ocupada por diferentes grupos de nómadas como los yenets, los nenets, los hunos, uigures, tunguses, votiacos, komis, yakutos, tuvanos. El área fue conquistada por los mongoles en el siglo XIII y finalmente se hizo el autónomo kanato Siberiano. En el siglo XVI, los grupos de comerciantes y cosacos comenzaron a entrar en el área. Durante el gobierno de Iván IV “El Terrible” (exactamente en 1558), éste concedió a la familia Stróganov una gran extensión a orillas del río Kama y el privilegio de reclutar soldados, obtener munición y emplazar fortalezas. Alarmado por la actividad rusa en sus tierras, el príncipe Kuchum de Siberia envió a su sobrino Majmetkul con un ejército para saquear los dominios rusos. Simón Stróganov, sin pérdida de tiempo, recurrió a dos caudillos cosacos, Yermak Timoféyevich e Iván Koltzó, y los puso al frente de un ejército de mil soldados. En 1581, Yermak cruzó los montes Urales y venció a las hordas de Majmetkul. Luego el ejército ruso comenzó a establecer fortificaciones en el remoto Este. Así aparecieron ciudades como Mangazeia, Tara, Yeniseysk y Tobolsk, siendo ésta última declarada capital de Siberia. A mediados del siglo XVII el territorio controlado por los rusos se había extendido hasta el Océano Pacífico. Durante los siglos XVII y XVIII la población rusa en Siberia siguió siendo escasa, debido tanto a la dureza del clima como a las enormes dificultades en las comunicaciones. Sólo unas misiones exploratorias y comerciantes habitaron Siberia. Durante la segunda mitad del siglo XIX se experimentaron las primeras oleadas de inmigrantes rusos, en su mayoría campesinos. Varios acontecimientos podrían explicar el movimiento migratorio a Siberia: la abolición de la servidumbre en 1861, el exceso de población en la Rusia Europea y sobre todo el Ferrocarril Transiberiano. Otro factor que contribuyó a esta oleada fue el envío a esta región de prisioneros de la Rusia europea o de territorios ocupados por los rusos, como Polonia. El primer gran cambio en Siberia fue el Ferrocarril Transiberiano, construido en 1891-1903. Esto unió más a Siberia con el resto de Rusia y fue promovido por el emperador Nicolás II. Durante el mandato de Stalin se utilizó una serie de campamentos de prisioneros, conocidos como Gulag, donde llevaban a cabo trabajos forzados. Esto se hizo tan frecuente que “Siberia” llegó a ser considerado como sinónimo del exilio y el castigo. Durante la Segunda Guerra Mundial la mayoría de las actividades industriales fueron trasladadas a Siberia con la finalidad de protegerlas de los ataques del ejército alemán. Siberia cuenta con muchos recursos naturales y durante el siglo XX (gracias a los planes quinquenales) éstos fueron explotados, y con ello, surgieron ciudades industriales en diversos lugares de la región.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s