Hermann Julius Oberth

Hermann Julius Oberth nació un 25 de junio de 1894 en la ciudad transilvana de Sibiu en la actual Rumanía, aunque en su momento formaba parte del Imperio austrohúngaro y la ciudad se llamaba Hermannstadt en alemán o Nagyszeben en húngaro. Según su propia cuenta y la de otros, alrededor de los 11 años Oberth empezó a fascinarse por el campo de la exploración espacial, marcándole principalmente los escritos de Julio Verne, en especial De la Tierra a la Luna, releyéndolo hasta llegar a memorizarlo. Influenciado por las ideas y libros de Verne, Oberth construyó su primer cohete en miniatura como estudiante escolar a los 14 años. En sus primeros experimentos, alcanzó independientemente la idea de un cohete de múltiples etapas, pero carecía, en ese momento, de los recursos necesarios para desarrollar este concepto más allá de la teoría. En 1912, Oberth comenzó a estudiar medicina en Múnich, participando luego en la Primera Guerra Mundial como médico militar. Más tarde, Oberth comentaría que lo más importante que pudo aprender de esa experiencia es que no deseaba continuar como médico. Después de la guerra, permaneció en Alemania, su ciudad natal formaba parte de Rumanía, y reanudó sus estudios universitarios, pero en ese momento estudiando física

 Hermann Julius Oberth

En 1922, su tesis doctoral sobre la ciencia espacial fue rechazada por “utópica“. Publicó privadamente su trabajo de 92 páginas con el título Die Rakete zu den Planetenräumen (Los cohetes hacia el espacio interplanetario). En 1929 Oberth ampliaría este trabajo a un total de 429 páginas titulado Wege zur Raumschiffahrt (Modos del vuelo espacial). Oberth comentó más tarde que tomó la opción de no escribir otra tesis doctoral: “Me abstuve de escribir otra, pensando: No importa, demostraré que puedo ser un gran científico que usted, incluso sin el título de Doctor.” Oberth criticó el sistema de educación alemán, diciendo “nuestro sistema educativo es como un automóvil que tiene grandes luces traseras, iluminando brillantemente el pasado. Pero para mirar las cosas delanteras son apenas distinguibles.“ Formó parte de un grupo de aficionados del cohete, Verein für Raumschiffahrt (Sociedad del vuelo espacial), que habían tomado su libro como inspiración, y actuaba como un mentor para los entusiastas que había creado. En 1928 y 1929 Oberth trabajó en Berlín como asistente científico en la primera película con escenas en el espacio, Frau im Mond (La mujer en la Luna), dirigida por Fritz Lang. La película tuvo un valor enorme al popularizar la idea de la astronáutica. Oberth perdió la visión en su ojo izquierdo en un experimento para la película.

File:Photo of Hermann Oberth - GPN-2003-00099.jpg

Hermann Julius Oberth

En el otoño de 1929, Oberth lanzó su primer cohete de combustible líquido, llamado Kegeldüse. Fue ayudado para este experimento por sus alumnos de la Universidad Técnica de Berlín; uno de ellos era Wernher von Braun, el cual dirigiría más adelante el proyecto militar de desarrollar el cohete denominado oficialmente como A4, pero más conocido como V-2. Aunque Oberth no desempeñó un papel directo en ese proyecto, muchas de sus ideas e inventos fueron incluidos en él. En 1938 la familia de Oberth dejó Sibiu. Oberth se trasladó primero a la Technische Hochschule de Viena, luego a la Technische Hochschule de Dresde, antes de comenzar una tarea con von Braun en Peenemünde para el proyecto del V-2. Sin embargo, dejó pronto el proyecto para trabajar en cohetes antiaéreos de combustible sólido en el complejo WASAG cerca de Wittenberg. Al finalizar la Segunda Guerra Mundial, la familia de Oberth se trasladó a Feucht, cerca de Núremberg. Oberth fue a Suiza en 1948, donde trabajaba como consultor independiente y escritor.

Oberth junto a von Braun en 1961

En 1950 se trasladó a Italia donde, para la marina italiana, terminó el trabajo que había comenzado en WASAG. En 1953 regresó a Feucht para publicar su libro Menschen im Weltraum (Hombres en el espacio), en el que describía sus ideas para un telescopio reflector espacial, una estación espacial, una nave espacial eléctrica y trajes espaciales. En esta década Oberth expresó sus opiniones sobre los ovnis, apoyando la hipótesis de los extraterrestres. Finalmente Oberth trabajó para su antiguo alumno von Braun, desarrollando cohetes espaciales en Alabama. Entre otras cosas, Oberth estuvo implicado en escribir un estudio, The Development of Space Technology in the Next Ten Years (El desarrollo de la tecnología espacial en los próximos diez años). En 1958 regresó a Feucht, donde publicó sus ideas de un vehículo de exploración lunar, una «catapulta lunar», y sobre helicópteros y aviones silenciosos. En 1960 regresó a Estados Unidos, donde trabajó en Convair, como consultor técnico del cohete Atlas. En 1962 se retiró a los 68 años. La crisis del petróleo de 1973 sirvió de inspiración a buscar fuentes de energía alternativas, incluyendo un proyecto para una estación eléctrica eólica. Sin embargo, su interés principal en su retiro fue hacia cuestiones filosóficas más abstractas, en libros como Primer For Those Who Would Govern[1]

La Factoria Historica


[1] La astronáutica es la teoría y práctica de la navegación fuera de la atmósfera de la Tierra por parte de objetos artificiales, tripulados o no, es decir, el estudio de las trayectorias, navegación, exploración y supervivencia humana en el espacio. Abarca tanto la construcción de los vehículos espaciales como el diseño de los lanzadores que habrán de ponerlos en órbita. Se trata de una rama amplia y de gran complejidad debido a las condiciones difíciles bajo las que deben funcionar los aparatos que se diseñen. En la actualidad, la exploración espacial se ha mostrado como una disciplina de bastante utilidad, en la cual están participando cada vez más países. En términos generales, los campos propios de la astronáutica, y en la que colaboran las diversas especialidades científicas y tecnológicas (astronomía, matemática, física, cohetería, robótica, electrónica, computación, bioingeniería, medicina, ciencia de materiales, etc.) son: El diseño de los ingenios espaciales (“naves” en términos generales), así como los materiales con que serán construidas. La investigación en sistemas de propulsión y aplicación de los propulsantes que posibiliten el despegue y la navegación de los aparatos espaciales. El cálculo de las velocidades y trayectorias de despegue, navegación, acople y reingreso de los aparatos, sea en relación a la Tierra o a otros cuerpos celestes, así como las técnicas a utilizar en las mismas. La supervivencia de los seres humanos en el espacio, sea en el interior de las naves o fuera de ellas. Las técnicas de comunicación de las naves con la Tierra o entre ellas en el espacio exterior. La técnicas de exploración y colonización del espacio y de los cuerpos celestes. La astronáutica, en combinación con la astronomía y la astrofísica, ha dado origen o potenciado a nuevas disciplinas científicas: astrodinámica, astrofotografía, telemetría espacial, astrogeofísica, astroquímica o astrometeorología.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s