Bayer

Bayer AG fue fundada en Barmen, hoy parte de Wuppertal, Alemania en 1863 por Friedrich Bayer y su socio, Johann Friedrich Weskott. El primer producto importante de Bayer fue el ácido acetilsalicílico, originalmente descubierto por el químico francés Charles Frédéric Gerhardt en 1853, una modificación del ácido salicílico o de la salicina, un popular remedio presente en la corteza del sauce. En 1899, la marca Aspirina de Bayer fue registrada en todo el mundo para el ácido acetilsalicílico de Bayer que Felix Hoffmann sintetizó por primera vez, pero debido a la confiscación por Estados Unidos durante la Primera Guerra Mundial, de los activos y las marcas de Bayer, y debido al uso generalizado del término para describir el tipo de droga, y el hecho de que Bayer no pudo proteger su marca registrada, la palabra “aspirina” perdió su estatus de marca registrada en Estados Unidos, Reino Unido, Francia y otros países. Hoy, el nombre se utiliza librememente en los Estados Unidos, Reino Unido y Francia para identificar al ácido acetil-salicíclico. Sin embargo, en más de 80 países, como España, Canadá, México, Alemania y Suiza, el nombre “Aspirina” sigue siendo una marca registrada propiedad de Bayer…

 Bayer

El actual logo corporativo de la compañía, la “Cruz de Bayer“, fue presentado en 1904. Se compone de la palabra horizontal “BAYER” cruzada con la palabra vertical “BAYER“; ambas palabras comparten la “Y“, y todo encerrado en un círculo. La primera Cruz de Bayer gigante fue instalada en Leverkusen, en 1933. La estructura tenía un diámetro de 72 metros, lo que la hacía “el letrero luminoso más grande del mundo” en ese momento. La segunda Cruz de Bayer fue colocada en 1958 a unos metros de distancia respecto de su antecesora, la cual había sido desmantelada después de la Segunda Guerra Mundial. Aunque su iluminación no es tan grande como la primera, su diámetro es de 51 metros, la cruz fue apoyada en dos mástiles de acero con 120 metros de altura y cuenta con 1710 focos.

Friedrich Bayer

Bayer se rige por un Consejo de Administración, compuesto por: Werner Baumann, Wolfgang Plischke, Richard Pott, y Marijn Dekkers. Las acciones de Bayer AG se cotizan en la Bolsa de Fráncfort, la Bolsa de Londres y la Bolsa de Nueva York…[1]

La Factoria Historica


[1] La industria farmacéutica es un sector empresarial dedicado a la fabricación, preparación y comercialización de productos químicos medicinales para el tratamiento y también la prevención de las enfermedades. Algunas empresas del sector fabrican productos químicos farmacéuticos a granel (producción primaria), y los preparan para su uso médico mediante métodos conocidos colectivamente como producción secundaria. Entre los procesos de producción secundaria, altamente automatizados, se encuentran la fabricación de fármacos dosificados, como pastillas, cápsulas o sobres para administración oral, disoluciones para inyección, óvulos y supositorios. Esta industria está sujeta a una gran variedad de leyes y reglamentos con respecto a las patentes, las pruebas y la comercialización de los fármacos. Muchas compañías farmacéuticas realizan tareas de investigación y desarrollo (I+D) con el fin de introducir nuevos tratamientos mejorados. En algunos países, cada etapa de pruebas de nuevos fármacos con animales domésticos (de granja o de laboratorio) o con seres humanos, tiene que recibir la autorización de los organismos reguladores nacionales. Si se produce la aprobación final se concede la autorización para utilizarlos en condiciones determinadas. En otros países se puede obtener el permiso de distribuir un fármaco presentando la autorización del país de origen. Una gran parte de la producción de la industria farmacéutica corresponde a vacunas. La mayoría de las vacunas son inyectables, aunque algunas se administran por vía oral, en particular la vacuna de Sabin contra la poliomielitis, desarrollada a mediados de la década de 1950. Las vacunas protegen en el organismo sometiéndole a un agente patógeno debilitado, lo cual le ayuda a crear nuevos anticuerpos (inmunización a largo plazo) o proporcionándole anticuerpos activos (una solución más temporal). La mayoría de los países conceden patentes para los medicamentos o fármacos recientemente desarrollados o modificados, por periodos de unos 15 años a partir de la fecha de autorización. Las compañías asignan una marca registrada a sus innovaciones, que pasan a ser de su propiedad exclusiva. Además, los nuevos medicamentos reciben un nombre genérico oficial de propiedad pública. Una vez que expira la patente, cualquier empresa que cumpla las normas del organismo regulador puede fabricar y vender productos con el nombre genérico. En realidad la industria farmacéutica es la principal impulsora de la extensión del sistema de patentes, y ha presionado a los países en desarrollo para hacerles seguir este sistema. La mayor parte de las empresas farmacéuticas tienen carácter internacional y poseen filiales en muchos países. El sector, tecnológicamente muy adelantado, da ocupación a muchos licenciados universitarios, como biólogos, bioquímicos, químicos, ingenieros, microbiólogos, farmacéuticos, farmacólogos, médicos, físicos y veterinarios, así como diplomados en enfermería. Estos profesionales trabajan en investigación y desarrollo (I+D), producción, control de calidad, marketing, representación médica, relaciones públicas o administración general. En 1994, las dos mayores empresas farmacéuticas del mundo eran la británica Glaxo y la norteamericana Merck & Co. Cada una de ellas ocupa a unas 50.000 personas en todo el mundo, de las que unos 7.000 son licenciados universitarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s