300

La película llamada “300″ es una adaptación cuadro por cuadro de la historieta de Frank Miller, similar al de Sin City. Snyder fotocopió paneles de la historieta con los cuales desarrollo las tramas anteriores y siguientes al cuadro. «Fue un proceso divertido para mí… tener un cuadro como una meta a alcanzar», explica Snyder. También rodó la película en un estilo que sería similar a la novela gráfica. Una principal excepción a la adaptación directa fue el uso del personaje de Dilios como narrador. Znyder usó esta técnica narrativa para mostrar a la audiencia que el surreal «mundo de Frank Miller» de los 300 estaba siendo relatado desde una perspectiva subjetiva. El usar el don de Dilios para contar el relato le permite a Znyder introducir elementos fantásticos al filme, explicando que «Dilios es uno que sabe como no echar a perder una buena historia con la verdad». Snyder también agrega la trama paralela con la cual la reina Gorgo intenta convocar el apoyo del consejo gobernante para su esposo…

 300

               Se requirieron dos meses de preproducción para elaborar los cientos de escudos, lanzas y espadas, de los cuales algunos fueron reciclados de Troya y Alejandro Magno. También fueron creados un lobo y trece caballos mecánicos. Los actores y los dobles fueron entrenados a la vez, y hasta Snyder los acompañó. Se crearon unas 600 piezas de vestuario, así como un extenso número de prótesis para varios personajes y para representar los cadáveres de los soldados persas. La producción activa de 300 comenzó el 17 de octubre de 2005 en Montreal (Canadá), y fue rodada en el transcurso de 60 días en orden cronológico con un presupuesto de producción de 60 millones de dólares estadounidenses. Utilizando la técnica croma, y con la ayuda de pantallas azules, Snyder rodó en los ahora desaparecidos Icestorm Studios en Montreal. Butler declara que aunque no se sentía restringido con la dirección de Snyder, el apego a la historieta imponía ciertas limitaciones en su actuación. Wenham menciona que hubo ocasiones en las que Snyder quería capturar momentos icónicos de la historieta con precisión, y otras cuando le daba a los actores la libertad de «explorar dentro del mundo y confines que se habían establecido».

En un momento del film 300

Enlace directo: La batalla de las Termópilas y su significación histórica

             Headey comenta del uso de pantallas azules que «es muy raro, y emocionalmente no hay nada que te conecte salvo un otro actor». Sólo una escena fue rodada en exterior: cuando los caballos trotan por el campo. La película fue una producción de mucha intensidad física donde Butler sostuvo lesiones de un tendón en el brazo y de un pie. La postproducción estuvo a cargo de Meteor Studios y Hybride Technologies de Montreal, donde se complementó el rodaje en pantalla azul con más de 1500 cuadros de efectos visuales. Chris Watts y Jim Bissell crearon un proceso llamado «The Crush» que permitiría a los artistas de Meteor manipular los colores al incrementar el contraste de claroscuros. Se desaturaron y tiñeron ciertas secuencias para establecer distintas atmósferas. Ghislain St-Pierre, quien dirigiera el equipo de artistas, describió el efecto: «Todo parece real, pero tiene un sentido áspero e ilustrativo». Se usaron varios programas de computación para crear el «rocío de sangre», incluyendo Maya, RenderMan y RealFlow. La postproducción en su totalidad tomó un año y fue manejada por diez compañías de efectos especiales…[1]

La Factoria Historica


[1] El director de la película, Zack Snyder, declara que «los sucesos son correctos en un 90 por ciento. Les he mostrado la película a historiadores de clase mundial que han dicho que es impresionante. No pueden creer que sea tan precisa como lo es». Continúa diciendo que la película es «una ópera, mas no un documental». Sin embargo, Ephraim Lytle, profesor asistente de historia helénica en la Universidad de Toronto, declara que 300 idealiza la sociedad espartana de una «manera problemática e inquietante», y que además presenta a los persas como monstruos y al resto de los griegos como débiles. Sugiere además que el universo moral de la película podría haber parecido tan «extraño a los antiguos griegos como a los historiadores modernos». El historiador militar Victor Davis Hanson, quien escribió el prólogo de la reciente edición de la novela gráfica en el 2007, declara que la película demuestra una afinidad específica con el material original de Heródoto, en el sentido de que captura el ethos material de la antigua Esparta y representa las Termópilas como un «choque de civilizaciones». Menciona que Simónides, Esquilo y Heródoto veían las Termópilas como una batalla contra «el centralismo oriental y el feudalismo colectivo» lo cual se oponía a «la idea del libre ciudadano de una polis autónoma». Sin embargo, Touraj Daryaee, profesor de historia en la Universidad de California en Fullerton, critica el tema central del filme, aquel de espartanos «libres» y «amantes de la democracia» contra «esclavos» persas. Daryaee menciona que el imperio persa de la dinastía Aqueménida contrataba y pagaba a sus trabajadores sin importar el género o ascendencia étnica, mientras que en la Grecia del siglo V menos del 14% de la población participaba en el gobierno democrático, y casi el 37% de la población eran esclavos. Así mismo declara que Esparta «era una monarquía militar, no una democracia», y que colectivamente eran propietarios de los esclavos (Ilotas), a los cuales masacraban periódicamente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s