Legado e impacto cultural de Star Wars

La denominada saga de Star Wars ha tenido un impacto significativo en la cultura popular moderna. La saga ha influido a menudo en otras obras de ciencia ficción y las técnicas e innovaciones que introdujo han mejorado la realización cinematográfica. A ella se atribuye también el resurgimiento del interés popular en la ciencia-ficción y el establecimiento de la misma como un género que puede resultar en un éxito de taquilla, esto último logrado junto con la cinta Tiburón, de 1975. De acuerdo al sitio web Cine y Letras: «Hay muchas películas de éxito. Hay muchas películas que son enormemente populares y han sido vistas por millones de espectadores en todo el mundo. Pero son muy pocas las que se han hecho un lugar en el imaginario colectivo como el que ha conquistado la saga Star Wars». Asimismo, Star Wars cambió de forma significativa las películas que se producían en Hollywood en ese entonces, haciendo que los productores pasaran de abordar historias profundas, serias y dramáticas para enfocarse en éxitos de taquilla en los cuales los efectos especiales cobrarían especial importancia en el desarrollo de la trama. Se puede decir entonces que el mundo de los efectos especiales se revolucionó con el estreno de la primera entrega, un aspecto que no había progresado mucho desde los años 1950, para la cual George Lucas creó la empresa Industrial Light & Magic y que desde entonces no ha dejado de aportar novedades en este campo…

 Legado e impacto cultural de Star Wars

Igualmente, Lucasfilm introdujo innovaciones en el sonido y el montaje con la creación de EditDroid, que cambió la forma de montar las películas y que precedió a los sistemas que se usan en la actualidad. Cabe añadirse que también creó el modelo de producción de trilogías cinematográficas, mostrándolo como un sistema que, gracias a sus derechos de merchandising, puede generar mayores ganancias que una sola película. En cuanto a 20th Century Fox, productora de las películas, tras el éxito de la primera película, que obtuvo hasta 100 millones de dólares en solamente tres meses, las acciones de la empresa pasaron de 6 a 25 dólares por acción, generando ganancias de 1,2 millones dólares por día para el estudio. Con esto, Fox pudo adquirir las corporaciones Aspen skiing y Pebble Beach Golf, y todavía gozar de un considerable excedente en 1977. A partir de los relanzamientos, continuaciones y productos comerciales, el estudio continuó enriqueciéndose a tal grado que pasó de ser una productora al borde de la quiebra a un conglomerado estable en la industria.

Mundo Star Wars

Varios cineastas han reconocido que Star Wars les impulsó a dedicarse al cine, como James Cameron que dejó su trabajo de camionero tras ver la primera entrega en 1977, y otros han citado su influencia en algunas de sus películas, como John Singleton, Roland Emmerich, Ridley Scott y Peter Jackson. Estos dos últimos destacaron especialmente un concepto que usaron, respectivamente, en Alien y en la trilogía cinematográfica de El Señor de los Anillos: el «futuro usado», llamado así por el propio George Lucas y consistente en mostrar todo con un aspecto sucio, como si llevara años siendo usado, frente a la limpieza y perfección que anteriormente mostraban todas las películas de ciencia ficción. Scott lo calificó como «un toque maravilloso» y Jackson afirmó que el realismo que dicho concepto aportaba a las películas ayudaba además a que el espectador se acercara a los personajes. Según las propias palabras de John Lasseter, director de filmes como Toy Story y Bichos, una aventura en miniatura: «Hay pocos momentos en mi vida que nunca olvidaré y uno de ellos es haber visto Star Wars en el Teatro Chino, llevaba sólo dos días en cartelera. Recuerdo que mientras la veía no podía creer que una película pudiera emocionar tanto a alguien. Al final, me dio una sacudida. Miré hacia la audiencia y todos estaban gritando». Las películas y los personajes han sido parodiados en televisión, cine y música en numerosas ocasiones, y algunos términos como «Imperio maligno» y frases como «Que la Fuerza te acompañe» se han convertido en parte del léxico popular y audiovisual, hasta tal grado que esta última fue enlistada como la octava mejor frase en la historia del cine estadounidense por el American Film Institute. Por otra parte, cuando Ronald Reagan propuso la Iniciativa de Defensa Estratégica (SDI), que es un sistema basado en láseres y misiles para interceptar ICBMs enemigos entrantes hacia Estados Unidos, el plan fue etiquetado con rapidez bajo el nombre de «Star Wars», implicando que dicha hazaña era cuestión de ciencia ficción y que ello también se relacionaba con la carrera de actuación de Reagan. De acuerdo con Frances FitzGerald, Reagan se molestó por esto, pero el Subsecretario de Defensa, Richard Perle le dijo a sus colegas que «el nombre no era tan malo»; «¿Por qué no?», respondió. «Es una buena película. Además, los buenos ganaron». Esto ganó más resonancia cuando Reagan describió a la Unión Soviética como un «Imperio maligno».

En una galaxia muy, muuuy lejana…

El 31 de octubre de 1997, se estrenó una exhibición en el Museo Nacional del Aire y el Espacio titulada Star Wars: The Magic of Myth, donde se mostraban modelos de producción originales, así como accesorios y vestuarios usados en las primeras tres películas de la serie. Dicha instalación fue clausurada el 31 de enero de 1999, tras lo cual realizó una gira por territorio estadounidense a través de Smithsonian Institution Traveling Exhibition Services. Desde entonces, la única forma en que puede accederse a ella es por medio de la página web oficial del instituto, realizando un «recorrido virtual». Cabe señalarse que existe una exhibición similar, creada por el Boston Museum of Science, que no tiene vínculo alguno con Star Wars: The Magic of Myth. En octubre de 2007, la NASA lanzó un transbordador espacial que llevaba en su interior el sable de luz originalmente usado por Luke Skywalker en The Return of the Jedi, con el propósito de ponerlo en órbita; el accesorio pasó dos semanas en el espacio exterior, tras las cuales fue regresado a la Tierra el 7 de noviembre de 2007. Además, el efecto de video holográfico asociado con Star Wars sirvió a manera de herramienta tecnológica para la cadena CNN durante la cobertura especial de las elecciones presidenciales estadounidenses de 2008. En el mismo, la reportera Jessica Yellin y el cantante will.i.am parecían estar en los estudios de CNN, radicados en Nueva York, hablando en persona con los conductores Anderson Cooper y Wolf Blitzer, cuando en realidad se hallaban en Chicago, específicamente en el mitin de Barack Obama. El efecto se logró a partir de la grabación de Yellin y will.i.am con cámaras 35 HD, frente a un panel azul especial (blue screen). Es importante añadir que dicho efecto holográfico inspiró a un grupo de científicos de la Universidad de Arizona para desarrollar una tecnología capaz de visualizar a una persona distante en tiempo real, tal y como se ve en las películas de Star Wars. Inicialmente, se contempló usar dicha tecnología para desarrollar un nuevo tipo de videoconferencias, sin embargo aún se estudia su aplicación para fines más consumistas así como en cirugías y manufactura de medios de transporte.

Productos comerciales de Star Wars a la venta en una tienda de Londres

Tiempo después del estreno de su película Avatar, James Cameron mencionó su deseo de que ésta se convierta en un fenómeno de la cultura popular, tal y como Star Wars, Star Trek y las obras de J. R. R. Tolkien. En sus propias palabras: «Tienes que competir mano a mano con estos otros trabajos épicos de fantasía y ficción, los Tolkiens, Star Wars y Star Trek. La gente quiere una realidad alternativa que sea constante para sumergirse en ella y quieren los detalles que la enriquecen y hacen que merezca la pena invertir su tiempo».Tras el éxito de Avatar en formato 3-D, George Lucas reconsideró la posibilidad de adaptar la totalidad de las seis películas a ese mismo formato, y dijo: «El éxito que obtuvo el monstruo de James Cameron me ha convencido de que la tecnología ha evolucionado a tal punto que ahora estoy dispuesto a reconfigurar la serie que otorga esa atmósfera extraterrestre para que pueda ser vista en tres dimensiones». En cuanto a la terminología usada en las películas, la filosofía de los caballeros Jedi ha servido de inspiración para abrir incluso escuelas dedicadas exclusivamente a la impartición de estas técnicas de meditación, y en algunos casos los instructores responsables deciden vestirse como los personajes de Star Wars con tal de resultar más distinguibles para sus alumnos. A nivel mundial, existen 3 escuelas de este tipo: una en Nueva York, otra en Rumania y una más en Chile…[1]

La Factoria Historica


[1] Star Wars también marcó una importante innovación en el dominio del merchandising (esto es, su explotación comercial), que, hasta entonces, era considerado como una parte esencial para la promoción de una película. De hecho, en ese entonces sólo había una productora, o más bien un solo estudio cinematográfico orientado a esta actividad: Universal. En cualquier caso, casi era seguro que únicamente The Walt Disney Company podía obtener buenas ganancias con dicha práctica. No obstante, Lucas en vez de pedir un aumento de sueldo por la dirección de A New Hope, le pidió a Fox los derechos de licencia de la mayor parte del merchandising y los ingresos derivados de la película. Estos últimos aceptaron, independientemente del potencial comercial que tenía la película. Sin embargo, nadie quería producir productos basados en la película; unos cuantos pósteres eran el único tipo de producto que se podía adquirir respecto a las películas. Kenner sólo trató de producir una línea de figuras de acción, y hubo una alta demanda por parte de los coleccionistas en cuanto comenzaron a ser producidos en 1985. Sin embargo, no eran suficientes los ejemplares que salían a la venta para entonces, pues a partir del estreno de A New Hope, la demanda se incrementó. Por lo tanto, se adoptó una medida especial por parte de la empresa: poner en el mercado una serie de envases denominados «Early Bird», los cuales contenían cada uno un boleto, con el cual podrían adquirir el producto, comprometiéndose entonces a enviar al cliente la figura de acción, tan pronto como lo produjeran. Desde entonces, el merchandising relacionado con la saga se ha vuelto cada vez más en un asunto de interés para los productores, llegando a expandirse en una amplia variedad de productos: desde bustos, estatuas y réplicas de utilería, hasta videojuegos, cómics, libros y carteles, los cuales son sólo una fracción del vasto imperio de productos vinculados con Star Wars. En enero de 2010, la empresa Adidas lanzó al mercado una colección de zapatos y ropa dedicados a la saga. Hoy en día, la venta de productos derivados de la saga ha sido fructífera; tan sólo en Estados Unidos, se llegan a consumir cerca de 100 millones dólares al año, y desde 1977 se calculan ganancias por un total de 9 mil millones de dólares en todo el mundo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s