La Lepra

La enfermedad llamada como La Lepra fue históricamente incurable, mutilante y vergonzosa. Se sabe que afecta a la humanidad desde hace al menos 4000 años, cuando en 2009, en las excavaciones en una excavación arqueológica llamada Balathal, Rayastán, al noroeste de India, se encontraron en lo que había sido un asentamiento de chozas de piedra y ladrillos de barro, y donde cultivaban la cebada, los restos óseos de un varón adulto de unos 30 años de edad con muestras de haber padecido esta enfermedad y no haber recibido ningún tipo de tratamiento para curarla. Dichos restos estaban enterrados en ceniza de estiércol de vaca dentro de un recinto de piedra de paredes gruesas en los límites de dicho asentamiento. La datación por radiocarbono indicó que el esqueleto fue enterrado entre el 2500 y el 2000 a. C.. La anterior evidencia más antigua de la lepra era un esqueleto egipcio del siglo II a. C…

 Lepra

La primera mención a la lepra, así como su cura ritual mediante plegarias, aparece con el nombre de kilasa (‘mancha blanca en la piel’) en el texto hinduista Átharva-veda (1, 23),de fines del II milenio a. C. Hacia el siglo VI a. C., en el Levítico, libro del Antiguo Testamento, se menciona que los kohen, sacerdotes del Templo de Jerusalén, estaban obligados a saber reconocer a un metzora, es decir, un varón atacado de una enfermedad llamada tzara’at. No podría saberse si se trata de la misma enfermedad: ese término, en efecto, se utilizó para numerosas patologías de la piel de orígenes y de gravedad muy variables:

Yaweh les dijo a Moisés y a Aarón: Cuando hayas entrado en la tierra de Canaán, la cual yo te doy en posesión, y pusiera yo plaga de lepra en alguna casa de la tierra de tu posesión, Vendrá aquel cuya casa fuera suya, y dará aviso al sacerdote, diciendo: «En mi casa ha aparecido algo como plaga».  Entonces mandará el sacerdote, y despejarán la casa antes que el sacerdote entre a mirar la plaga, para que no se contamine todo lo que estuviera en la casa. Y después el sacerdote entrará a reconocer la casa. (Levítico 14, 34) … Yaweh les dijo a Moisés y a Aarón: Leproso: es inmundo. Y el sacerdote lo declarará luego «inmundo»: en su cabeza tiene llaga. Y el leproso en quien hubiera llaga llevará vestidos rasgados y la cabeza descubierta, y embozado deberá pregonar: «¡Soy inmundo! ¡Soy inmundo!». (Levítico 13, 45).

La Lepra en el arte

Enlace directo: Historia del cáncer

Enlace directo: Historia del Sida

Enlace directo: Cólera

Enlace directo: Autismo

Otra mención a la lepra aparece en el tratado médico Súsruta-samjita (Benarés, siglo III d. C.): 22. Se debe considerar curable un caso de lepra que aparezca en una persona prudente y discreta, y que se limite sólo a su suero (tuaka), carne y sangre. En los casos donde la enfermedad ha invadido la grasa, el único remedio es un tratamiento meramente paliativo. En el caso de que el veneno haya penetrado en alguno de los órganos restantes, el leproso debe ser abandonado como incurable. 23-24. Los sabios sostienen que a veces un hombre es maldecido con esta enfermedad ―mediante la retribución divina― por haber matado a un sacerdote (brahmán), a una mujer o a un familiar, así como por haber realizado actos de impiedad. La lepra volverá a atacar en su siguiente nacimiento a un hombre en caso de que haya muerto de lepra. La lepra no curada es la enfermedad más dolorosa y problemática. 25. Un leproso eliminará esta enfermedad si observa una dieta adecuada, una conducta intachable, si practica toda clase de penitencias expiatorias (como dar dinero a los sacerdotes brahmanes) y si recurre a los medicamentos adecuados. Él obtendrá un estatus elevado después de la muerte. 26. La lepra es una enfermedad muy contagiosa. El contagio se produce seguramente por tener relaciones sexuales con un leproso, por el contacto con el aliento de un leproso, por el contacto físico, por comer o beber del mismo recipiente donde comió o bebió un leproso, por dormir en una cama donde durmió un leproso, por usar una ropa que fue usada por un leproso, por ponerse un ungüento que fue tocado por un leproso, por ponerse una guirnalda de flores que previamente estuvo en contacto con un leproso. Así se contagian todas las enfermedades relacionadas con la influencia de planetas malignos o debido a los pecados cometidos, como la lepra, la fiebre, la tuberculosis y la oftalmia.

Súsruta-samjita, capítulo «Nidana-sthanam», 5, 22-26

Sin embargo, todavía en 1998, La enciclopedia Cambridge de paleopatología humana afirmaba: «El Sushruta-samhita de la India describe muy bien la condición patológica, e incluso ofrece sugerencias terapéuticas». La lepra siguió siendo estigmatizante durante siglos. Todavía en 1909, en España se decretó, por demanda de la Sociedad de Patologías Exóticas, «la exclusión sistemática de los leprosos» y su “reagrupamiento” en leproserías como medida esencial de profilaxis. El estigma social que se asoció con las formas avanzadas de lepra continúa en muchas regiones, y sigue siendo el mayor obstáculo para los tratamientos precoces. En 1995, la Organización Mundial de la Salud (OMS) estimaba que entre dos y tres millones de personas en todo el mundo estaban en situación de discapacidad permanente por lepra. Aunque las forzadas cuarentenas o segregación de pacientes, constituyen medidas innecesarias y no éticas, aún se mantienen leprosarios en países como Argentina, Brasil, China, Egipto, España, India, Japón, Liberia, Nepal, República Dominicana, Rumania, Somalia, Tanzania y Vietnam.

La Lepra en la Edad Media

Enlace directo: Malaria

Enlace directo: Historia de la tuberculosis

Actualmente se sabe fehacientemente que muchas de las personas que fueron segregadas en esas comunidades, como presuntos leprosos, en realidad padecían sífilis que sí es altamente contagiosa. La última leprosería de Europa Occidental es el Sanatorio de Fontilles, que se encuentra en Vall de Laguart, en la provincia de Alicante…[1]

La Factoria Historica


[1] Se estima que entre dos a tres millones de personas están permanentemente discapacitadas debido a la lepra. India es el país con mayor número de casos, Brasil ocupa el segundo lugar, y Birmania el tercero. En 1999 la incidencia mundial de la lepra se estimaba en 640.000 personas afectadas (con 108 casos en EE. UU.). En 2000, la Organización Mundial de la Salud (OMS) listaba 91 países con lepra epidemiológicamente endémica, contabilizando 738.284 afectadaos. Y contabilizaba a India, Birmania y Nepal con el 70% de los casos. En 2002, 763.917 se detectaron nuevos casos mundialmente, y para ese año la OMS listó a Brasil, Madagascar, Mozambique, Tanzania y Nepal con el 90% de casos de mal de Hansen. De 2003 a 2004, las estadísticas de la OMS, decreció en aproximadamente 107.000 casos (o el 21 %). En 2004, la OMS contabilizó 407.791 nuevos casos. Aunque el número de casos continua disminuyendo, hay bolsones de alta prevalencia en ciertas áreas tales como Brasil, Sudeste Asiático (India, Nepal), partes de África (Tanzania, Madagascar, Mozambique) y el oeste del Pacífico. En Estados Unidos se cree que no se registran todos los casos (ausencia de denuncias) y puede ignorarse un aumento de casos; allí se articula con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos (CDC).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s