Batalla del estuario del Escalda

La denominada batalla del estuario del Escalda fue una serie de operaciones militares realizadas por el Primer ejército canadiense, liderado por el teniente-general Guy Simonds. La batalla se desarrolló en el norte de Bélgica y el suroeste de los Páises Bajos durante la Segunda Guerra Mundial desde el 2 de octubre hasta el 8 de noviembre de 1944. Para el mes de septiembre de 1944, les urgía a los Aliados limpiar ambas orillas del estuario del Escalda para abrir el puerto de Amberes a los barcos aliados, de esta manera se facilitarían las tareas logísticas en sus líneas de aprovisionamiento que se extendían a lo largo de cientos de kilómetros desde Normandía al este hasta la línea Sigfrido. Desde que las fuerzas aliadas habían desembarcado en Normandía, el día-D, 6 de junio de 1944, el Segundo ejército británico había presionado hacia el interior de los Países Bajos y tomado Bruselas y Amberes, este último con puertos aún intactos. Pero el avance se detuvo con los británicos en posesión de Amberes, mientras que los alemanes todavía controlaban el estuario del Escalda…

 Batalla del estuario del Escalda

Nada se hizo sobre los bloqueados puertos de Amberes en septiembre debido a que gran parte de las extendidas fuentes aliadas estaban dedicadas a la Operación Market Garden, un agresivo plan para un solo empuje dentro de Alemania que empezó el 17 de septiembre. Mientras tanto, las fuerzas alemanas en el Escalda fueron capaces de desplegarse para salirles al encuentro. A principios de octubre, después de que la operación Market Garden fracasara con amplias pérdidas, las fuerzas aliadas lideradas por el Primer ejército canadiense emprendieron la toma de control de los puertos de Amberes. Pero los bien establecidos defensores alemanes presentaron una efectiva acción retrasándolos. Complicada por el terreno anegado de agua, la batalla del Escalda demostró ser una campaña desafiante en la que las pérdidas sufridas por los canadienses exacerbaron otra crisis de conscripción. Después de cinco semanas de difícil lucha, el Primer ejército canadiense reforzado por tropas añadidas de otros países, tuvo éxito a la hora de limpiar el Escalda después de numerosos asaltos anfibios, cruce de obstáculos, y costosos asaltos a campo abierto. Tanto la tierra como el agua estaban minados, y los alemanes defendieron su línea de retaguardia con artillería y francotiradores.

File:Acrossthescheldt.jpg

Vehículos anfibios buffalo llevando a canadienses cruzando el Escalda en Zelandia, 1944

Enlace directo: El regreso aliado a Europa

Enlace directo: Defensa de Normandía

Los aliados finalmente limpiaron las zonas portuarias el 8 de noviembre con un coste de 12 873 bajas aliadas entre muertos, heridos o desaparecidos, la mitad de ellos canadienses. Una vez que los defensores alemanes ya no eran una amenaza, pasaron otras tres semanas antes que el primer barco llevando suministros aliados fue capaz de descargarlos en Amberes, el 29 de noviembre de 1944, debido a la necesidad de retirar las minas de las bahías…[1]

La Factoria Historica


[1] Actualmente, la batalla del esalda se ve como una innecesariamete brutal, pues el río podía haberse tomado antes con relativa facilidad en caso de que los aliados no lo hubieran visto como una prioridad menor frente a la Operación Market Garden. Las decisiones del general estadouniense Dwight D. Eisenhower han sido ampliamente criticadas en lo que se refiere a la escasa importancia que le otorgó a la apertura del Escalda. El historiador estadounidense Charles B. MacDonald ha llamado al fracaso de la toma inmediata del escalda “Uno de los mayores errores tácticos de la guerra.” Debido a la falta de una acción temprana la batalla se convirtió en una de las más largas y sangrientas a las que el ejército candiense se enfrentó en el curso de la Segunda Guerra Mundial. La opinión de MacDonald contrasta con la de Winston Churchill, el primer ministro del Reino Unido durante la Operación Market Garden. En un telegrama escrito el 9 de octubre de 1944, Churchill dijo que, “En lo que se refiere a Arnhem creo que tienes la posición un poco desenfocada. La batalla fue decididamente una victoria. No ve aflige ningún sentimiento de decepción sobre esto y estoy contento de que nuestros comandantes son capaces de asumir esta clase de riesgo.”Al final de la ofensiva de cinco semanas, el primer ejército canadiense había tomado 41 043 prisioneros alemanes. Después de que llegara el primer barco el 28 de noviembre, los convoys empezaron una corriente firme de suministros al continente, que empezó a dar energía al paralizado avance aliado de París al Rin. Alemania reconoció la importancia de que los aliados tuvieran un puerto de aguasprofundas, de manera que en un intento de destruirlo, o al menos interrumpir la afluencia de suministros, los militares alemanes lanzaron más misiles balísticos V-2 a Amberes que a ninguna otra ciudad. De hecho, casi la mitad de los V-2 lanzados durante la guerra fueron disparados contra Amberes. El puerto de Amberes fue tan estratégicamente vital que, durante la batalla de las Ardenas, uno de los principales objetivos de los alemanes era recuperar la ciudad y su puerto.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s