Cerveza San Miguel

En 1890 Enrique María Barretto de Ycaza inauguró en el barrio de San Miguel de Manila, en ese momento capital colonial española de las Filipinas, la Fábrica de Cerveza de San Miguel. Esta fábrica absorbe la producción de un pequeño convento de frailes agustinos recoletos que habían empezado a producir cerveza en 1885 en el citado barrio. Poco a poco comenzó su exportación a otras zonas del sureste asiático. En febrero de 1946 se constituyó en Lérida la sociedad La Segarra S.A con la finalidad de fabricar cerveza, aunque los trámites burocráticos hicieron que su puesta en marcha no tuviese lugar hasta 1953. En 1957 se firma el Acuerdo de Manila con el presidente de San Miguel Corporation, Andrés Soriano, naciendo así la compañía “San Miguel, Fábricas de Cerveza y Malta, S.A.”, independiente de la matriz filipina. Desde entonces ambas empresas han seguido caminos diferentes…

 Cerveza San Miguel

En 1966 San Miguel abre una segunda fabrica en Málaga, con la que consigue un aumento importante de la producción, y en 1970 compra la Compañía hispano-holandesa de Cervezas (GULDER) y su fábrica situada en Burgos. Las tres fábricas tenían una capacidad de 1.600.000 hl, logrando una cuota del 7% del mercado nacional. Gracias a la progresiva apertura de España y al trabajo del Departamento de Exportación de la compañía, los años setenta se caracterizaron por el aumento de las exportaciones tanto a Europa Occidental como a Europa Oriental y al Norte de África, llegando a bordear la cifra anual de 125.000 hl. En 1994 Général Agro-Alimentaire de Participations (Danone) compra un 18% de la sociedad. Danone ya disponía de una participación de la también española Mahou, lo que produjo un aprovechamiento de las sinergias con este grupo, y enn 1997 Danone aumenta su presencia al 82%, cediendo un 30% a Mahou. En 2000 Danone comienza a deshacerse de todos los intereses relacionados con la cerveza, con lo que el grupo San Miguel se unió a Mahou creando el primer grupo cervecero de capital nacional.

Cerveza San Miguel

En 2005 termina este proceso constituyéndose formalmente la unión de las dos cerveceras como Grupo Mahou-San Miguel en manos de las familias Herraiz y Gervás. Más tarde el grupo absorbería también la compañía cervecera granadina Cervezas …[1]

La Factoria Historica


[1] La historia de la cerveza en España comienza en los pueblos íberos considerada una bebida fermentada (elaborada con cereales) que era de consumo muy habitual. Su denominación primitiva era: ‘caelia’. La posterior romanización de la península ibérica relega a un segundo plano la ‘caelia’ a favor de bebidas fermentadas procedentes de la uva, tal y como es el vino. Con el devenir de los siglos posteriores se olvida su consumo en la península, y prácticamente en el siglo XVII apenas hay referencias de su uso cotidiano. Su segunda fase de popularidad se remonta a mediados del siglo XIX cuando se comienza a industrializar en toda Europa y a comercializar como bebida popular, a pesar de ello se introduce compitiendo de inicio con otras bebidas más arraigadas en la sociedad española de la época como eran: el vino, o los licores (generalmente aguardientes anisados, como el de ojén). La facilidad para el cultivo de la vid en el clima mediterráneo, unido a la posibilidad de una mejor conservación a temperaturas del clima de la península, habían dejado como consecuencia que la producción de cerveza fuese algo anecdótico. Anteriormente al siglo XIX existieron iniciativas cerveceras puntuales y aisladas en diferentes puntos de la geografía española. Pero no será hasta mediados del siglo XX cuando, las mejoras tecnológicas productivas en conjunción con otros fenómenos sociales (principalmente con la aparición del fenómeno del turismo), que se convierta en una bebida popular de uso frecuente, disponible en muchos establecimientos hosteleros españoles. La cerveza no debe ser considerada como una bebida monolítica de una única receta, sino que se trata de una variedad de procesos y diversidad de variantes sobre sus tres ingredientes principales: agua, cereal y lúpulo. Las sociedades con tradición cervecera muestran una amplia gama de procesos en la elaboración de la cerveza, así como una variedad de tipos de cervezas (Alemania posee más de quinientas variedades de cerveza). A pesar de ello, la cerveza en España, por haber sido introducida en una época concreta tiende a ser mayoritariamente de tipo Pilsen. Introducida no desde la tradición de los hogares como en otros países cerveceros, sino directamente desde la de finales del siglo XIX, comienzos del XX. Se desarrolla en los entornos urbanos, siendo su popularidad inicial muy escasa en los medios rurales. Es precisamente esta evolución en la demanda de cerveza la que lleva a España a ser el noveno productor del mundo (octavo de bebidas destiladas y tercero de vino).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s