Abolición del apartheid

Sudáfrica hasta 1993 era el único país del África negra gobernado por una minoría blanca. Pero desde muchos sectores las reformas se veían necesarias, aunque acarrearan la pérdida de privilegios. La economía sudafricana tenía como principales bases su producción de oro, platino y diamantes, pero el comercio internacional estaba casi paralizado para otro tipo de exportación. El crecimiento económico se había detenido en tanto el precio de la materia prima del país, como el oro, bajaba en los Mercados mundiales, causando una recesión económica a mediados de la década de 1980. El apartheid prohibía asimismo que millones de sudafricanos negros pudieran realmente integrarse a la economía nacional más que como mano de obra barata, privando a las empresas sudafricanas de un gran mercado interno potencial. Inclusive la expansión de la industria se veía frenada por la escasez de mano de obra calificada, en tanto el acceso a la educación especializada sólo era permitido a los sudafricanos blancos. La urgencia de mantener un aparato militar-policial represivo consumía la mano de obra de los blancos, quienes en virtud del apartheid ocupaban todos los cargos en la administración pública y las fuerzas armadas.

Así la aerolínea de bandera sudafricana produjo la campaña mostrando aeropuertos y terminales vacíos con el eslogan: Sin reformas Sudáfrica no irá a ninguna parte.

La demografía de Sudáfrica también mostraba la insostenibilidad del apartheid a largo plazo, pues la mejora en las atenciones médicas, pese a la marginación y la discriminación, permitieron un crecimiento demográfico sostenido de la población negra, el cual resultaba superior al de los blancos…

 Abolición del apartheid

Hacia 1985 los blancos ya constituían menos del 15% de la población de Sudáfrica, mientras que en 1948 eran el 21% de los habitantes del país, siendo cada vez más difícil en la práctica, además de moralmente inaceptable) que una minoría tan exigua impusiera su dominio político y económico en base a criterios abiertamente racistas. Para entonces el apoyo incondicional de Estados Unidos y Gran Bretaña al “bastión anticomunista” era ya escaso, se habían impuesto sanciones económicas por parte de la ONU y algunas naciones incluso requerían la desinversión total en Sudáfrica. La moneda sudafricana, el rand, llegó a un nivel tan bajo que el gobierno se vio obligado a declarar un estado de emergencia en 1985 que se mantuvo durante cinco años. En 1984 el presidente Pieter Willem Botha inició políticas destinadas a evitar que creciera el descontento entre la población negra, permitiendo que los “no blancos” se instalen en algunas “áreas de blancos“, aboliendo la prohibición de matrimonios interraciales, y tolerando las agrupaciones políticas multirraciales, pero negándose a otorgar mayores libertades a los negros. La política del apartheid creaba cada vez más controversias y oposición de la comunidad internacional, mientras que dentro de Sudáfrica diversos líderes blancos asumían seriamente que el apartheid no podría durar muchos años más.

Apartheid

El inicio de la perestroika y el glasnost en la Unión Soviética bajo el liderazgo de Mijaíl Gorbachov desde 1985 causó que paulatinamente el gobierno soviético se concentrase en los problemas internos de la Unión Soviética y retirase financiamiento a gobiernos aliados en todo el mundo. África no fue la excepción pues el régimen soviético negoció públicamente con Estados Unidos poner fin a la guerra en Namibia, para lo cual la Unión Soviética retiró su apoyo económico y bélico a Angola y Cuba, haciendo inviable para ambos países proseguir la lucha; del mismo modo los Estados Unidos cesaron su apoyo a Sudáfrica, lo cual trajo graves consecuencias al gobierno de Pretoria. También la Unión Soviética retiró su ayuda financiera y militar a los regímenes de Mozambique y Angola, alegando la urgencia de ahorrar recursos internos y eliminando así la última posible justificación para el apoyo estadounidense a Sudáfrica; al reducirse dramáticamente la influencia soviética en el África Subsahariana, desaparecían los pretextos para que el gobierno de Washington evitara aún actuar decididamente contra el apartheid. A lo largo de 1988 se realizaron las negociaciones de paz para el fin de la guerra en Namibia, donde ambos bandos pactaron el fin de la contienda tras presiones de la Unión Soviética y Estados Unidos en tal sentido, celebrando los acuerdos finales en diciembre de 1988. En febrero de 1989, el presidente Botha sufrió un ataque de apoplejía y fue reemplazado por su ministro Frederik de Klerk, mientras que en el resto del mundo la caída del Muro de Berlín y las Revoluciones de 1989 en Europa Oriental precipitaban la crisis del comunismo soviético y privaban al apartheid de su única “justificación” política. Tras una serie de choques con Botha a lo largo de 1989, De Klerk logró asumir el cargo de presidente de Sudáfrica el 20 de septiembre de 1989 y de inmediato inició negociaciones para poner fin al apartheid. En su discurso de apertura del parlamento el 2 de febrero de 1990, De Klerk anunció que empezaría un proceso de eliminación de leyes discriminatorias, y que levantaría la prohibición contra los partidos políticos proscritos incluyendo el principal y más relevante partido de oposición negro, el Congreso Nacional Africano (ANC, del inglés ‘‘African National Congress’’), que había sido declarado ilegal 30 años antes, anunciando también el fin del estado de emergencia declarado por el ex presidente Botha, una moratoria de la pena de muerte y la liberación del encarcelado líder negro Nelson Mandela, el cual fue efectivamente liberado de la cárcel nueve días después, el 11 de febrero, junto con otros 120 integrantes del ANC.

File:Frederik de Klerk with Nelson Mandela - World Economic Forum Annual Meeting Davos 1992.jpg

De Klerk con Nelson Mandela en 1992 reuniéndose en el Foro Económico Mundial de Davos

Entre 1990 y 1991 fue desmantelado de modo organizado el sistema legal sobre el que se basaba el apartheid, derogando paulatinamente las leyes que habían dispuesto la segregación racial desde 1948. En marzo de 1992, en la última ocasión en que sólo los blancos votaron, un referéndum le concedió facultades al gobierno de F.W. De Klerk para avanzar en negociaciones para una nueva constitución con el ANC y otros grupos políticos de la población negra. Las mismas se prolongaron durante largos meses al surgir graves tensiones entre los sectores conservadores y liberales de la etnia afrikáner mientras aparecían también serias y violentas rivalidades entre el ANC y el partido Inkatha, de mayoría étnica zulú. Finalmente las partes llegaron a un acuerdo sobre un borrador de constitución y fijaron una fecha tentativa para las nuevas elecciones para el presidente y el parlamento: éstas se producirían entre el 27 y el 29 de abril de 1994, fecha en las cuales la población negra ejerció su derecho al sufragio y donde resultó amplio vencedor el ANC, poniendo así fin al apartheid para todos los efectos…[1]

La Factoria Historica


[1] Por extensión se denomina “apartheid” a cualquier tipo de diferenciación social dentro del contexto de una nación, mediante la cual un sector de la población tiene plenos derechos y otro sector se relega a un estatus de marginalidad. Mientras la mayoría de los ciudadanos del país tienen restringidas sus libertades y derechos, una minoría privilegiada y los extranjeros pueden acceder sin límites a las opciones comúnmente generales en cualquier Estado de Derecho. El concepto de apartheid se manifiesta en este caso en la prohibición al individuo común del derecho a disfrutar de centros turísticos y de salud exclusivos para extranjeros y personas vinculadas a la alta dirigencia de la nación, salida y entrada libre del territorio nacional, orientación sexual e identidad de género, posesión de medios de comunicación como la telefonía móvil, acceso a Internet y libertad de expresión del pensamiento, así como restricciones para el acceso a empleos teniendo la capacidad física e intelectual exigida para los mismos, se antepone la obligatoriedad de pertenecer a instituciones político-ideológicas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s