Solución final

El 29 de julio de 1941, el comandante del Reichssicherheitshauptamt (Servicios Centrales de la Seguridad del Reich) de las SS, Reinhard Heydrich, después de recibir una orden de Hermann Göring empezó a preparar la Solución final del problema judío. Conforme a ese plan se comenzó a detener y deportar a los judíos de toda Europa con el fin de trasladarlos a los campos de exterminio. Dio orden de que “me sea entregado, tan pronto como sea posible, un plan general de las medidas administrativas, materiales y financieras necesarias para llevar a cabo la solución final deseada de la cuestión judía“. En el otoño de 1941, Heinrich Himmler, arquitecto principal del plan que conducía a exterminar a las tres cuartas partes de todos los judíos europeos, dio la orden al General de las SS Odilo Globocnik, jefe de las SS para el distrito de Lublin, de aplicar un plan para matar sistemáticamente a los judíos residentes en el Gobierno General. “Aktion Reinhard” fue el nombre en clave dado a la operación por Heydrich, que había sido el encargado de preparar la Solución Final y que fue asesinado por partisanos checos en mayo de 1942…

 Solución final

Tres campos de exterminio se crearon para tal propósito en Polonia como parte de la Aktion Reinhard: Belzec, Sobibor y Treblinka. En septiembre de 1941 se llevaron a cabo las primeras acciones de exterminio en masa por medio del gas Zyklon B. En enero de 1942, las SS iniciaron las deportaciones hacia los campos de exterminio. La “evacuación” (Aussiedlung, palabra código nazi para exterminio) comenzó en el Warthegau y continuo a mediados de marzo en el Gobierno General. Al llegar a los campos, los judíos eran mandados directamente a las cámaras de gas. El asistente de Globocnik, Comandante SS Hermann Höfle, estaba encargado de organizar las deportaciones a los campos de la Aktion Reinhard. Hasta septiembre de 1942, 310.000 personas serían deportadas de Varsovia. Los únicos que permanecían, provisionalmente, eran los trabajadores de las fábricas de la industria bélica. En la Conferencia de Wannsee, liderada por Reinhard Heydrich y que tuvo lugar en Gross Wannsee (Berlín) el 20 de enero de 1942, un grupo de funcionarios del gobierno nazi alemán y jerarcas de las SS fijaron la coordinación de las diversas autoridades para el exterminio en masa del judaísmo europeo,”la solución final de la cuestión judía” (‘’Endlösung der Judenfrage’’). Se preveía literalmente registrar a fondo toda Europa, partiendo desde el oeste hacia el este y desde el norte hacia el sur, para deportar a todas las personas de ascendencia judía a los campos de exterminio.

La solución final

La reunión se destaca como la primera discusión de la “solución final“, y también porque los protocolos de la reunión fueron encontrados intactos por los Aliados al final de la Segunda Guerra Mundial y se utilizaron durante los Juicios de Núremberg. Más tarde, Hitler dio instrucciones a Himmler para que divulgara la verdad sobre la suerte de los judíos a las altas esferas nazis. El primero de estos discursos, donde se reconoce la verdad real acerca del Holocausto, se le denomina Discurso de Posen. Hoy en día se suele referir a los resultados de la “solución final” como el Holocausto. En Auschwitz-Birkenau (el campo más grande), las SS empezaron en enero de 1942 a gasear a los judíos en una granja reformada. A partir del 26 de marzo de 1942 llegaban a Auschwitz los transportes de judíos, organizados por Adolf Eichmann, de manera que fue necesario reformar una segunda granja para los mismos fines. En julio de 1942 Heinrich Himmler ordenó ampliar el campo de Birkenau para poder internar a 200.000 presos, así como construir cuatro crematorios con cámaras de gas. Conforme a los planes de la empresa Hoch-und Tiefbau AG Kattowitz, los cuatro crematorios con cámaras de gas empezaron a funcionar entre el 22 de marzo y el 25 de junio de 1943; los hornos crematorios y las instalaciones de gaseamiento habían sido fabricados por la empresa J. A. Topf & Söhne de Erfurt. En octubre de 1942, Heinrich Himmler determinó que todos los judíos debían ser trasladados a Auschwitz o Majdanek. Ejecuciones masivas tuvieron lugar entre el 8 de mayo y el 29 de julio de 1944. Rudolf Höss, por orden de Heinrich Himmler, debía gasear a más de 400.000 judíos húngaros en Auschwitz. En determinados días fueron asesinadas cerca de 24.000 personas, muchas de las cuales fueron quemadas en hogueras al aire libre por la escasa capacidad de los crematorios.

Los trenes de la muerte

Rudolf Höss cuenta en sus memorias que en el verano de 1941 fue recibido personalmente por Himmler y éste le dijo: ”El Führer ha dado la orden de proceder a la solución final del problema judío. Nosotros, los SS, somos los encargados de llevar a cabo esta orden. A usted le incumbe esta tarea dura y penosa“. Al finalizar la cita, le exigió guardar silencio, incluso ante sus superiores. Los nazis utilizaron otros campos de exterminio para gasear judíos en Polonia: Majdanek y Chelmno. En Majdanek, grupos de judíos considerados incapaces de trabajar fueron gaseados. En Chelmno, se emplearon camiones para gasear a los judíos. Fueron asesinados sistemáticamente por los nazis más de tres millones de judíos en los campos de exterminio. Eichmann confesó en 1961, durante el juicio en Jerusalén, que durante esta conferencia ‘’se estudiaron con rigor los mejores métodos para exterminar a todo el pueblo judío que vivía en Europa’’. En su totalidad, la “Solución Final” exigió el exterminio de los judíos de Europa por gaseamiento, fusilamiento y otras medidas de asesinato en masa. Unos seis millones de judíos murieron, o sea, dos tercios de todos los judíos que vivían en Europa en 1939…[1]

La Factoria Historica


[1] Algunos sectores sostienen que la “Solución Final” no suponía el exterminio de los judíos, sino que era un plan que pretendía deportar a los judíos de Alemania y de los países ocupados y aliados de Alemania, y que a largo plazo suponía la creación de un Estado sionista en la isla de Madagascar, territorio en dominio de Francia y poco poblado en esos momentos. La idea de que para los nazis la “Solución Final” no significaba el asesinato sistemático de los judíos, sino su desplazamiento hacia el este de Europa, se basa en la reinterpretación de documentos tales como la carta del 31 de julio de 1941 donde Hermann Göring escribió a Reinhard Heydrich lo siguiente: Complementando la tarea que le fuera encomendada a usted por Decreto del 24.1.1939, para llegar en la cuestión de los judíos a una solución lo más favorable posible, según las circunstancias actuales en forma de su emigración y evacuación, le encargo por la presente tomar todas las medidas preliminares necesarias de organización y de índole material para la solución integral del problema judío dentro de la zona de influencia alemana en Europa… Le encargo, además, presentarme a la brevedad un proyecto integral referente a tales medidas para dar cumplimiento a la deseada solución final del problema judío. Citado según Raul Hilberg, en Die Vernichtung der europäischen Juden (La aniquilación de los judíos europeos), Editorial Fischer, 1990, p.420. Martin Luther, del Ministerio de Asuntos Exteriores y uno de los participantes en la conferencia de Wannsee, escribía en un memorándum el 21 de agosto de 1942: El principio de la política alemana referente al tema judío, después de la toma del poder, consistió en fomentar la emigración judía por todos los medios… La guerra actual le otorga a Alemania la posibilidad y también el deber de solucionar el problema judío en Europa… Sobre la base de la citada directiva del Führer se ha comenzado con la evacuación de los judíos de Alemania. Resultaba apropiado incluir en estas acciones a los ciudadanos judíos de los demás países que también habían tomado medidas respecto de los judíos… La cantidad de judíos desplazados de esta manera hacia el este no alcanzaba a cubrir allá la mano de obra necesaria. Documento de Nuremberg NG-2586 Sin embargo, de acuerdo a la versión mayoritaria con respecto al Holocausto, los términos “evacuación”, “desplazamiento”, “emigración”, “reinstalación”, etc. eran palabras clave para ocultar la masacre. Estas y otras razones son esgrimidas por los negacionistas del holocausto, quienes niegan la existencia de Holocausto, llegando a afirmar que se trata de un medio propagandístico del sionismo y de una supuesta conspiración judía. Basándose en supuestas investigaciones posteriores a la guerra, afirman que la cifra de judíos muertos en los campos de concentración nazi no es tan elevada, y que todo sería un complot para evitar a toda costa el resurgimiento nacionalsocialista.

Un comentario en “Solución final

  1. Si alguien quiere hacer una reflexión intensa sobre los nazis tiene que ir al campo de exterminio de Auschwitz. no se concibe tanta maldad en los seres humanos.Gracias por la excelente exposición sobre el tema

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s