Conversión de San Pablo

La llamada conversión de San Pablo es una pintura al óleo sobre lienzo de Parmigianino, que data de 1527 y está ubicada en el Kunsthistorisches Museum de Viena. La obra fue mencionada por Vasari en el año 1550 y Lamo en el 1560 en la casa de Giovanni Andrea, personaje importante nacido en Parma. A la muerte del propietario en 1566 el lienzo abandonó la ciudad y en 1608 se halla en Madrid, en el inventario de la colección de Pompeo Leoni. En el siglo XVIII llegó a Viena, formando parte del museo y la exposición al público desde 1912. La fecha de la obra se suele datar justo después de San Roque y un donante, lo que confirma la indicación de Vasari. Hay una serie de dibujos preparatorios, con dos variantes (Courtauld Institute Galleries) y una copia antigua de la colección Seilern en Londres (No. 365). El tema se desarrolla con el apóstol en el suelo, los brazos extendidos, una mano apoyada en el suelo y las piernas en flexión, dando un gran dinamismo a la escena, magnificada por la postura del caballo, de perfil, con el hocico vuelto hacia el espectador. Un elemento particular es la suntuosa silla de piel de armiño…

Conversión de San Pablo

El uso de giros, proporciones alargadas y las extremidades hinchadas, especialmente las pantorrillas y los muslos, son perfectamente compatibles con las reproducciones efectuadas para ese tiempo, después de su estancia en Roma, con la influencia de Miguel Ángel pero algo “manierista”, Parmigianino era uno de sus máximos exponentes. La mirada del protagonista está en éxtasis, mirando hacia arriba, al igual que en el mencionado cuadro de San Rocco y un donante.El cuadro representa una escena que se ha asentado en la cultura cristiana, la de la caída del caballo, aunque como describe el capítulo bíblico de Hechos solo se menciona que Saulo cayó al suelo, cegado por un rayo de luz que procede del cielo, iniciando su iluminación divina y la conversión al cristianismo.

File:Parmigianino 012.jpg

conversión de San Pablo

Enlace directo: Miguel Ángel

Enlace directo: Manierismo

La escena se enmarca en un paisaje de frondosos árboles, colinas y montañas, vinculados a las formas del pintor Dosso Dossi y la pintura del Norte de Italia, que representa el cielo de color gris oscuro, con tonos rojizos alrededor de la emanación divina. Parece ser que se inspiró para algunos de sus cuadros en un viaje que hizo a L’Aquila, como la Madonna Kedleston[1]

La Factoria Historica


[1] Parmigianino se formó en su ciudad con sus tíos Pier Ilario Filippo y Michele Mazzola, modestos pintores de provincia. Continuó su periodo de aprendizaje en contacto directo con Correggio que en ese momento trabajaba en los grandes ciclos de frescos de Parma. Su primera obra es de 1519, El Bautismo de Cristo. Se dedica además a la decoración de algunas capillas del templo de San Juan Evangelista. Hacia 1523 trabaja en el tocador de Paola de Gonzaga en la Rocca de los Sanvitale en Fontanello, donde hace una recreación de la estancia de San Pablo de Correggio. Instalado en Roma, en 1524, conoce la obra de Miguel Ángel y Rafael Sanzio, quienes le influirán decisivamente. En la ciudad se sabe que tomó parte en los encuentros y discusiones que tenían lugar en la casa de Paolo Valdambrini, secretario del Papa Clemente VII, a los que acudía Rosso Fiorentino, Perin del Vaga y Giulio Romano. Entre las obras de este periodo destaca La visión de San Jerónimo de 1525, Desposorios Místicos de Santa Margarita y el Retrato de Lorenzo Cybo, del mismo año. Tras el Saqueo de Roma (1527), se instala en Bolonia. Allí encomienda a Antonio da Trento la reproducción de diseños suyos mediante xilografía de chiaroscuro, que imita las texturas de la acuarela; actualmente se conocen seis planchas, como Martirio de dos santos y La sibila tiburtina y el emperador Augusto. La relación entre el maestro y el grabador no hubo de terminar cordialmente, y éste huyó llevándose pertenencias del taller, según las crónicas. Parmigianino retorna posteriormente a su ciudad natal, donde pasó los últimos años de su vida atormentado por los constantes requerimientos del capítulo de la iglesia de Steccata, que le apremiaba para que finalizase los frescos que le habían sido encargados en 1531. Encarcelado a causa de las deudas, logró huir a Casalmaggiore. Allí mientras que trataba de resolver sus problemas mediante la alquimia, murió desesperado con sólo 37 años.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s