The Searchers

The Searchers película conocida como Centauros del desierto en España, es una película basada en la novela de Alan Le May. Se la considera uno de los grandes westerns de la historia del cine; Steven Spielberg dijo sobre esta película que era “la mejor película de la historia“. Fue rodada íntegramente en exteriores naturales de gran belleza como Monument Valley, Utah. Ethan (John Wayne) regresa a su casa después de haber estado en la guerra y al poco tiempo toda su familia es asesinada por los comanches, y su sobrina raptada. Jura rescatar a su sobrina y matar a todos los indios que hayan intervenido en estos actos criminales. Durante cinco largos años persigue a los comanches, acompañado de su sobrino Martin (Jeffrey Hunter). De toda la larga serie de westerns filmados por John Ford a lo largo de su extensa carrera, Centauros del desierto destaca por su excelencia técnica y estilística, de notable influencia posterior dentro del cine de acción y otros géneros como la ciencia ficción en menor medida…

 The Searchers

Las espectaculares secuencias de acción de la cinta, díganse las rápidas persecuciones a caballo o los combates contra la tribu comanche del jefe indio Cicatriz, fueron en su tiempo revolucionarias por su concepto fotográfico y su edición veloz, fomentando la sensación de ritmo con el empleo eficaz de la música del gran Max Steiner y la banda de sonido. Además, la utilización por parte del director de la voz en off, la carta de Martin leída por Laurie, la profundidad de campo y otros recursos narrativos, contribuye decisivamente a la aceleración del relato y a su fluidez, que incluso hoy, más de cincuenta años después, logra seguir atrapando espectadores y permanece en el agrado de muchos.

Portada del film

La importancia de estas aportaciones no pudo apreciarse con facilidad en el momento del estreno de esta película; como resultado sólo obtuvo un modesto éxito de taquilla y críticas meramente positivas. Sin embargo, con el paso del tiempo, Centauros del desierto ha sido considerada en una de las películas más importantes y admiradas de la historia del cine, debido a su variedad y profundidad temática y a su notable influencia, que podemos apreciar en los más variados ejemplos, desde la saga de La Guerra de las Galaxias entre 1977 al 2005 o Taxi Driver del año 1976, hasta Lawrence de Arabia en 1962, Érase una vez en el Oeste en el año 1968 o Apocalypse Now en el 1979. Ha sido reconocida como una de sus películas favoritas por parte de varios destacados realizadores como Martin Scorsese, George Lucas, John Milius y Steven Spielberg, quien la declaró como “la mejor película de la historia“.

Film con John Wayne en acción

En la última edición de la prestigiosa encuesta realizada por la revista Sight & Sound en busca de las mejores películas de todos los tiempos, The Searchers resultó la número doce según los críticos de todo el mundo y la veinticinco según los realizadores. Igualmente fue elegida como la número cuatro por la revista Village Voice, y figura actualmente como la número nueve de la clasificación llevada a cabo por el sitio web They Shoot Pictures, Don’t They…[1]

La Factoria Historica

________________

[1]  Maximilian Steiner nace en Viena en 1888, donde se formará musicalmente, estudiando en la academia musical vienesa con personajes como Gustav Mahler. Pronto se ligó a la opereta vienesa, creando grandes composiciones y siendo reconocido públicamente de manera impronta. Pero los avatares de la Primera Guerra Mundial le harán trasladarse a EE.UU., donde se pondrá a trabajar en Broadway, siendo igual de rápido su éxito. Su trabajo en la orquestación de Rio Rita será el motivo para que sea llamado por Hollywood, con el fin de adaptar dicha obra, del cual ya no se separará hasta su muerte. Comienza en RKO, y su éxito con la partitura de King-Kong (M. C. Cooper y E. Schoedsack ,1933) junto con su amistad con O´Selznick le hará abandonar dicha productora; pero él necesitaba trabajar con una empresa más potente que pudiera soportar el volumen y nivel de trabajo que era capaz de desarrollar. Llegó a Warner donde se convertirá en directivo y voz cantante del departamento musical hasta su retirada y su posterior muerte en 1971 en la tierra que le consagró, Hollywood. Fue el compositor más prolífico de la historia; esto se verá sobredimensionado si tenemos en cuenta la calidad de las composiciones hechas en tiempo récord debido a la demanda fílmica de la época. Hablar de Steiner es hablar de la transparencia, puesto que ilustra de manera magistral y de forma casi imperceptible la totalidad de la película. Hace un uso mayoritario del leitmotiv para subrayar la presencia de los personajes (o de cosas como es el caso de Tara). Era un maestro y un precursor de la marca de agua del cine norteamericano, la música enmarcadora, la música invisible pero capaz de potenciar de manera significativa el sentido de las imágenes. Por todo ello merece un lugar privilegiado entre los compositores musicales de cine. Escribió composiciones para más de trescientas películas, de las cuales una de las más representativas es Lo que el viento se llevó (V. Fleming, 1939). Además es el film preconizador del fin del sinfonismo clásico siendo a su vez su máxima expresión. En él, se llegan a crear hasta dieciséis leitmotiv que sonaran cada vez que aparezcan los personajes e incluso cuando se habla de ellos (como sucede en la secuencia del diálogo de la ventana, que se sucede en el baile, donde al hablar de la guerra, se introduce su leitmotiv). Es destacable como este hecho de atribuir un leitmotiv a objetos inanimados, es pionero y de gran importancia puesto que Tara y la Guerra son de enorme valor para el desarrollo de la historia, convirtiéndose Tara en el elemento sobre el que gira toda la historia (esto se pondrá de relieve en la escena tan famosa de «A Dios pongo por testigo…» donde surge de manera esplendorosa su leitmotiv). También hace uso de los sonidos onomatopéyicos, como es el caso de la secuencia del bombardeo de Atlanta donde se da una amplificación de los sonidos con sentido dramático. Hay que destacar la composición realizada para The Searchers (Más corazón que odio o Centauros del desierto) (J. Ford, 1956), una de las diez mejores obras cinematográficas de todos los tiempos, donde la música se convierte en el aparato que pone de relieve las imágenes,es decir, nos descubre sin crear significados nuevos. Esta presencia musical no sería del agrado de John Ford, puesto que el aboga por una transparencia total en la que lo visual se convierta en el único conductor de la historia. Ford prefería trabajar con Alfred Newman, pero no se puede negar la gran composición musical realizada por Max Steiner. En definitiva, Steiner es la máxima representación del sinfonismo clásico y fuente de inspiración de los grandes compositores de hoy día pertenecientes al sinfonismo autorreferencial, como pueden ser: John Williams (Tiburón, Drácula, El Coloso en Llamas,…), James Horner (Titanic, Leyendas de Pasión,…), Basil Poledouris (Conan el Bárbaro, La Caza del Octubre Rojo,…), etc. Se estableció en Hollywood hacia 1929, cuando empezó el cine sonoro y, consigo, la música en las películas. Es uno de los grandes compositores de bandas sonoras, con obras maestras de la talla de ‘Lo que el viento se llevó, precursora de la inclusión del leitmotiv o tema musical dedicado a un personaje o situación concretos, King Kong, o la música adicional para Casablanca, entre otros. Estuvo nominado al Óscar en 20 ocasiones, obteniéndolo en 3 ocasiones por El delator (1935), La extraña pasajera (1942) y Desde que te fuiste (1944).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s