Barry White

Barry White nació en Galveston nació en Texas, Estados Unidos el 12 de septiembre de 1944 bajo el nombre de Barry Eugene Carter. Se crio en el ghetto negro de la ciudad de Los Ángeles, lugar de alto grado en los márgenes de crimen, en el seno de una familia pobre. Esto se vio reflejado en su adolescencia, pues formó parte de una pandilla juvenil a partir de los 10 años de edad, motivo por el cual a la edad de 15 fue encarcelado por cargos de robo. En su autobiografía, White dice que esa experiencia le cambió la vida, permitiéndole enfocarse en lo que realmente quería. Inspirado por la canción “It’s Now or Never” de Elvis Presley, y que escuchó en prisión, decidió cambiar de vida y de amigos. Sin embargo, desde muy niño entró en el mundo de la música cuando entró a una fraternidad en la que tocaba el piano y cantaba en el coro de la iglesia. Rápidamente fue promovido a Director del Coro. En 1990 comentó a una revista que su voz profunda apareció de repente cuando tenía catorce años. “Nos asustó a mí y a mi madre cuando hablé esa mañana. Fue completamente inesperado. Mi pecho tembló. Quiero decir vibró. Mi madre sólo me miraba, estaba asombrada. Lo próximo que supe fue cuando su cara de asombro se transformó en una gran sonrisa. Las lágrimas le corrían por la cara y me dijo: ‘Mi hijo es un hombre’“…

Barry White

Durante los años sesenta grabó varios discos bajo su nombre real y como integrante de grupos como The Upfronts, The Atlantics y The Majestics. Sin embargo, su mayor éxito en la década vino como productor de artistas como Felice Taylor y Viola Wills. En 1969 creó “Love Unlimited”, un trío vocal femenino compuesto por Diane Taylor, Glodean James, su futura y segunda esposa en 1974, y la hermana de esta última Linda. También creó la orquesta de 40 instrumentistas “Love Unlimited Orchestra”, y que serviría de compañía para él y su trío. Él conducía, componía y arreglaba para esta gigantesca estructura. En 1972 “Love Unlimited” conoció su primer éxito con “Walkin’ In The Rain With The One I Love”, un tema compuesto por White y en el cual él mismo hablaba sensualmente al teléfono. Llegó al #14 en el Billboard Hot 100 y al #6 en el R&B Charts. En 1973 y tras su éxito con su primer álbum “I’ve Got So Much To Give” del que se extrae su gran éxito “I’m Gonna Love You Just a Little More Baby”, que llegó al #1 en la lista de R&B y al #3 en el Pop Charts, Barry White había abierto un nuevo camino para que esta música saliera del marasmo en que se había estancando con la llegada de los setenta. Con un éxito en el bolsillo es mucho más fácil imponer ideas en los despachos de quienes mueven el presupuesto. White había conseguido la orquesta que quería, la reunió en el estudio y editó “Rhapsody in White”, el álbum que contenía el mítico “Love’s theme” (#1 Pop en 1974).

Aquí comienza la nueva historia de un artista al que América conoce como “The Maestro”. Un hombre que buscaba sobre todas las cosas un sonido seductor, apoyado en una de esas voces que parecen entrar directamente en la médula espinal. Tras “Love’s Theme” empezaron los discos de amor. White ha intentado siempre que sus discos tengan una unidad de estilo y temática, huyendo de los viejos álbumes de soul repletos de buenas canciones, pero desligadas entre sí. Y la temática de Barry White siempre ha sido el amor, la seducción, la pasión, la ruptura de tabúes hasta fundir su voz con el corazón de cada una de sus oyentes femeninas. Ya asentado como la nueva esperanza del soul y la mayor autoridad del mundo musical en los temas amorosos, editó su segundo álbum “Stone Gon’” con el superéxito “Never, never gonna give you up” (#2 R&B y #7 Pop en 1973), que no era más que el aperitivo de su año triunfal, 1974, con su álbum número uno “Can’t get enough”. El disco contenía grandes canciones como “Can’t get enough of your love, babe” (número 1 en las listas Pop y R&B en 1974) y “You’re the first, the last, my everything” (#1 R&B, #2 Pop en 1974). ¿Quién podía resistir a esta declaración amorosa, sobre todo cuando va acompañada de una música romántica y a la voz más sugerente que ha dado la música pop en toda su historia? Posteriormente llegaron otros éxitos como “What am I gonna do with you”, (#1 R&B, #8 Pop en 1975), y “Let the Music Play” (#4 R&B en 1976). Su último gran éxito tuvo lugar en 1977 cuando “It’s Ecstasy When You Lay Down Next To Me” llegó a lo más alto de las listas de Estados Unidos. Mientras tanto, también apadrinó a otros artistas y grupos musicales como Tom Brock, Evan Pace, Jay Dee, Gloria Scott y White Heat entre otros.

En plena fiebre de la música discotequera, cuando todos los artistas del mundo empezaron a poner el acento en el ritmo de sus discos, Barry White se convirtió en uno de los triunfadores de la década a base de acentuar la pasión y la sensualidad de su música. Y mientras que el mundo se llenaba de sonidos despersonalizados que tan solo hablaban a los pies de los bailones de discoteca, las canciones de Barry White seguían hablando al corazón y al sexo de sus oyentes. Su revisión del “Just the way you are” de Billy Joel devolvió a muchos oyentes la confianza en la capacidad del soul para transformar el mundo en algo lleno de magia, lujo y sensualidad. En el momento en que nacía el Disco Barry White se desarrollaba como artista influyendo decisivamente en la escena musical de finales de los 70. Su estilo es comparable al impacto de Phil Spector en la construcción de muros musicales, porque su mezcla entre el soul y el pop cargado de orquestas de respaldo es un sello muy personal. Las letras de sus canciones eran atemporales y directas, cubiertas por una voz suave de barítono que cargaba las palabras de sensualidad. Hasta hay quienes se atreven a decir que no existe otro artista que haya ayudado a concebir tantos bebés como él. Durante la década de 1980 se dedicó a grabar una serie de álbumes que no tuvieron mucha repercusión, entre ellos uno realizado con su esposa Glodean White bajo el título “Barry & Glodean”, y el éxito no regresó hasta 1987, con la canción “Sho’ You Right”, que entró en el Top 20 inglés.

A pesar este aparente declinar nadie puede negar los 106 discos de oro y 46 de platino que la voz de seda consiguió moviendo almas. Junto a la cantante británica Lisa Stansfield grabaron una nueva versión del éxito de Stansfield “All Around The World” en 1992. Durante los 90, una serie de álbumes comercialmente exitosos le dieron a White la reputación de ser más que una figura de culto. También emergió como una celebridad menor de la televisión, realizando algunas apariciones en programas muy populares como The Simpsons y Ally McBeal. En 1999 escribió junto con Marc Eliot su autobiografía “Love Unlimited – Insights of Life & Love”. Al inicio del nuevo milenio, la salud de White comenzó a deteriorarse. Sufría hipertensión crónica y fue hospitalizado por un fallo renal en septiembre de 2002, a la espera de un transplante. Se le practicó un tratamiento con diálisis, pero la combinación de ambas enfermedades fue demasiado para él. Murió el 4 de julio de 2003 a las 9 de la mañana en el Centro Médico Cedars-Sinai, en Los Ángeles, a los 58 años…[1]

La Factoria Historica

_____________________

[1] Tras un período de baja popularidad, no obstante siguió produciendo música, y regresó de nuevo a la fama con sus apariciones en las series de televisión Ally McBeal (episodio 18 de la segunda temporada -”Those Lips, That Hand”-) y Los Simpson. En ésta última se interpreta a sí mismo en el capítulo “Día del Garrote”, cuando su gruesa voz ayuda a las serpientes de Springfield a esconderse en la casa de los Simpson, para evitar la tradición de los garrotazos. White fue la inspiración para el personaje de Chef de South Park y para el personaje Barry de la serie Castores Cascarrabias. Su éxito “Love’s theme” aparece en la película “Ghosts of girlfriends past”, dando ambiente a una de las mejores escenas de la misma. Así mismo uno de sus éxitos con más repercusión “Never, Never Gonna Give Ya Up”, forma parte de la banda sonora de la película Como Dios, escena en la cual le baja la luna con sus poderes a Grace Connelly (Jennifer Aniston) para hacer de esta velada la cita perfecta, es una escena cautivadora debido a la escena con velas, vino y la armonía que ofrece la melodiosa voz del artista.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s