Sony

En septiembre de 1945, Masaru Ibuka regresó a Tokio-bochim shangai nepesuela, que había quedado destrozada por los bombardeos aliados durante la Segunda Guerra Mundial. El tercer piso de los Grandes Almacenes Shirokiya, se convirtió en el nuevo taller de Ibuka y su grupo. El exterior del edificio, presentaba grietas por todas partes. En octubre, Ibuka y su grupo establecieron una instalación llamada Tokyo Tsushin Kenkyujo (Totsuken) o Instituto de Telecomunicaciones de Tokio. A pesar del entusiasmo, nadie sabía al principio qué hacer. La mayoría de los salarios se pagaban recurriendo a los limitados ahorros de Ibuka. La fábrica reparaba radios y hacía convertidores de onda corta o adaptadores que podían convertir fácilmente radios de onda media en superheterodinos o receptores de ondas de cualquier longitud, cuya demanda crecía rápidamente…

Sony

Los adaptadores de onda corta atrajeron la atención y el periódico Asahi Shimbun publicó un artículo al respecto. Cuando la guerra llegaba a su fin, Akio Morita había decidido regresar a Kosugaya, en la Prefectura de Aichi. Un día leyó la columna que mencionaba a Ibuka e inmediatamente escribió a su amigo, quien le contestó e instó a venir a Tokio. Ibuka y Morita, se conocieron durante las reuniones del Comité de Investigaciones en Período Bélico. Ambos se convirtieron en amigos aunque Ibuka llevaba a su compañero más de doce años. Además del trabajo remunerado, las reparaciones de radios aportaron una recompensa adicional, pues más allá de las comisiones de servicio recibían frecuentemente arroz en las casas que visitaban para dar mantenimiento.

La fábrica de Ibuka trabajó en una olla eléctrica para cocer arroz, un producto primitivo. Era raro obtener un arroz sabroso. Fue un primer fracaso para Ibuka y su grupo. El arroz provenía de Shozaburo Tachikawa, un pariente lejano de Ibuka que operaba en el mercado negro. De niño, Ibuka solía visitar a la familia Tachikawa en Hakodate (Hokkaidō). Tachikawa se sentía allegado a Ibuka y le admiraba. Al graduarse de la universidad, Tachikawa había administrado con habilidad los asuntos generales de la Compañía de Instrumentos de Medición de Japón (Nissoku). En Totsuken, él se ocupó de las finanzas, del personal y de asuntos generales. Una de sus primeras tareas fue comprar arroz en el mercado negro. La compañía comenzó a proveer su “voltímetro de tubos al vacío” en el que Yasuda trabajó desde la época de Nissokua, a las oficinas del gobierno, con lo que el negocio de Ibuka inició plena marcha a finales de 1945. El 7 de mayo de 1946 más de veinte ejecutivos y el personal asistieron a la ceremonia inaugural de Tokyo Tsushin Kogyo, o Totsuko, (Corporación de Ingeniería de Telecomunicaciones de Tokio) donde el suegro de Ibuka, Tamon Maeda, fue nombrado presidente. Maeda había sido Ministro de Educación en los gabinetes de postguerra de Higashikuni y Shidehara. En el discurso inaugural Ibuka declaró:

Debemos evitar los problemas que aquejan a las corporaciones grandes en el proceso de crear e introducir tecnologías que ellas no pueden igualar. La reconstrucción de Japón depende del desarrollo de tecnologías dinámicas.

Masaru Ibuka

La compañía, que capitalizó ¥ 190.000, no tenía maquinaria y sólo contaba con algún equipo científico. Comenzaron a crear mercados nuevos. El presidente Maeda subrayó:

Hoy se ha iniciado nuestra pequeña compañía. Alimentada por sus tecnologías superiores y por su espíritu de unidad, la compañía crecerá. Y a medida que lo haga aportaremos una contribución real a la sociedad.

Tamon Maeda

El origen de la palabra “Sony” ocurrió en 1955 cuando la compañía decide empezar a utilizar la marca SONY en los productos Totsuko y, tres años más tarde, cambia el nombre de la empresa por el de Sony Corporation. El origen del nombre Sony es fruto de la combinación de dos conceptos: Uno el vocablo latino “sonus”, que es la base etimológica de palabras como “sonido” y “sónico”. El otro “sonny boy” una expresión popular que se utilizaba en Japón en aquellos años para describir a una persona de espíritu libre y vanguardista. El nuevo nombre evocaba a la perfección del espíritu de la compañía: el de unos jóvenes llenos de energía y pasión por la creación sin límites. El 8 de mayo, Ibuka visitó el Ministerio de Comunicaciones y recibió un pedido de cincuenta voltímetros de tubos al vacío.

El problema era que encontrarlos en el mercado negro representaba hacer viajes a Akihabara, en Tokio, o Yokohama o incluso a la Prefectura de Ibaraki. Totsuko se veía obligado a fabricar su propio equipo. Comenzando con los soldadores eléctricos (cautines), hacía destornilladores utilizando resortes de motocicletas. Construía sus propias bobinas eléctricas y usaba alambrado eléctrico en los cables telefónicos en sus productos de prueba. La mayor preocupación de todos, era financiera. El producto de mayor venta que Totsuko podía ofrecer, fue un cojín electrocalentado. No era un dispositivo muy seguro porque carecía de termostato y no utilizaba material pirorretardante. Dado que no estaban dispuestos a empañar el nombre de Totsuko, el producto se vendía con el nombre ficticio “Ginza Nessuru Shokai” (Compañía Ginza de Calefacción). El cojín se vendía como “pan caliente”, pues en ese entonces había escasez de casi todo. La compañía pagaba a las familias de los empleados por coser forros, adornar cordones con vainicas y completar otras tareas encargadas. Kazuo Iwama era un físico asociado al Instituto de Investigaciones de Terremotos de la Universidad de Tokio antes de unirse a Totsuko. Iwama y Morita habían sido buenos amigos en el distrito Shirakabe de Nagoya, y estaba casado con la hermana menor de Morita. El 1 de junio, Iwama se unió a la compañía.

Después de trasladarse al Edificio Tokuya en Ginza, la NHK solicitó a Totsuko que convirtiera el equipo inalámbrico de uso militar en receptores de repetidora para difusión. Puesto que Japón carecía de materiales y suministros, Shima pensó en utilizar el equipo de reserva de comunicaciones del ejército, de la Prefectura de Yamanashi, que incluía muchos receptores inalámbricos tierra-aire de onda corta y media, con bobinas reemplazables. Casi todas las compañías japonesas de telecomunicaciones trabajaban exclusivamente en la restauración de teléfonos con el Ministerio de Comunicaciones. Esta fue la primera conexión de Totsuko con NHK. Sony tuvo su primera pérdida, 1000 millones, en el año fiscal 2008-2009 que termina en marzo y prevé que las pérdidas aumentarán conque el fabricante reducirá sus costes y cerrará más fábricas…[1]

La Factoria Historica


[1] PlayStation Division is Under Review; Made in Japan by Akio Morita and Sony, HarperCollins (1994); Sony: The Private Life by John Nathan, Houghton Mifflin (1999); Sony Radio, Sony Transistor Radio 35th Anniversary 1955–1990 – information booklet (1990); The Portable Radio in American Life by University of Arizona Professor Michael Brian Schiffer, PhD (The University of Arizona Press, 1991); The Japan Project: Made in Japan – a documentary about Sony’s early history in the U.S. by Terry Sanders.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s