IBM

A partir del siglo XIX, se trajeron a la existencia varias tecnologías que formarían las partes de la compañía predecesora de IBM. Julius E. Pitrap patentó la escala de computación en 1885; Alexander Dey inventó el dial de grabación en 1888; y en 1889, Herman Hollerith patentó la “Electric Tabulating Machine” (“máquina eléctrica de tabulación”) y Willard Bundy inventó un reloj de fichar para grabar los tiempos de llegada y salida de un empleado en una cinta de papel. El 16 de junio de 1911, estas tecnologías y sus empresas respectivas fueron fusionadas por Charles Ranlett Flint para formar la Computing-Tabulating-Recording Company (C-T-R). La empresa, basada en la Ciudad de Nueva York, tuvo 1.300 empleados, así como oficinas y plantas en Endicott y Binghamton, Nueva York; Dayton, Ohio; Detroit, Michigan; Washington D. C., y Toronto, Ontario. CTR inicialmente fabricó y vendió una amplia gama de maquinaria, desde escalas comerciales y sistemas para el control de empleados industriales hasta cortadoras automatizadas de carne y queso. Además fabricaban tabuladoras y equipos para la gestión de tarjetas perforadas, que serían un elemento clave de los futuros computadores. Con el tiempo, CTR se centraría en estos equipos y dejaría a un lado la fabricación del resto de sus productos…

IBM

Flint reclutó Thomas John Watson de la National Cash Register Company para ayudar en conducir la empresa en 1914. Watson implementó “incentivos generosos de ventas, un enfoque en sus servicios al cliente, una insistencia en vendedores bien cuidados con trajes oscuros, y un fervor evangélico para inculcar orgullo empresarial y lealtad corporativa en cada empleado.” Su eslogan favorito, “THINK” (“PIENSA”), se convirtió en una mantra para los empleados de C-T-R, y 11 meses después de unirse a C-T-R, Watson se convirtió en su presidente. La empresa centró en proporcionar soluciones de tabulación para empresas, dejando el mercado para productos pequeños a otros. Durante los primeros cuarto años después de que Watson unió a C-T-R, los ingresos de la empresa duplicaron con creces, a 9.000.000 de dólares, y sus operaciones se expandieron a Europa, América del Sur, Asia, y Australia. El 14 de febrero de 1924, C-T-R fue renombrada como la International Business Machines Corporation (IBM), citando la necesidad para alinear su nombre con “el crecimiento y la expansión de [sus] actividades.” En 1937, los equipos de tabulación de IBM permitieron que las organizaciones procesaron cantidades de datos sin precedentes, con clientes incluyendo el gobierno federal de los Estados Unidos, durante su primer esfuerzo para mantener los registros de empleo para 26.000.000 personas según el “Social Security Act,” y el Tercer Reich, largamente a través de su filial alemán, Dehomag. Además, en junio de 1937, Thomas Watson, el presidente fundador de la empresa, encontró Adolf Hitler para discutir con él las cuestiones en el suministro de equipos, y luego aceptó una distinción que se volvería en su contra: una medalla creada para extranjeros “que demostraron ser dignos del Reich alemán.” Rebosante de svásticas y águilas, la medalla confirmaba la contribución de IBM a la automatización de la Alemania nazi. En 1941, IBM perdió el control sobre sus operaciones en Alemania y Watson devolvió su medalla, y las tecnologías de la empresa pasaron a ser utilizados para suministros arrendados a Auschwitz y otros campos nazis para acomodar los prisioneros. IBM comenzó investigar en el campo de la informática.

Durante la Segunda Guerra Mundial, IBM produjo armas portátiles, tales como la Carabina M1 y el Fusil Automático Browning. En 1944, completó la construcción de la computadora “Automatic Sequence Controlled Calculator” (“Calculadora Controlada por Secuencia Automática”), también conocido como Harvard Mark I. El Mark I, construido para la Armada de los Estados Unidos, fue la primera máquina capaz de ejecutar cálculos complejos automáticamente, y estaba basada en interruptores electromecánicos. En 1952, Thomas J. Watson, Jr. se convirtió en el presidente de la empresa, terminando casi 40 años de liderazgo por su padre. En 1953, IBM creó el IBM 701, el primer gran computador basado en válvulas de vacío, tecnología que substituyó a los interruptores electromecánicos. En 1954 introdujo la IBM 650. En 1956, Arthur L. Samuel del laboratorio de IBM en Poughkeepsie, Nueva York programó un IBM 704 para jugar damas utilizando un método en lo que la máquina puede “aprender” a partir de su propia experiencia. Se cree que esto es el primer programa para “auto-aprendizaje,” una demostración del concepto de inteligencia artificial. En 1957, IBM desarrolló el primer sistema de almacenamiento informático basado en disco, llamado el MBM 305 RAMAC, y creó el lenguaje de programación científico FORTRAN (FORmula TRANslation). El RAMAC ATOGA es el predecesor de los discos duros actuales y estaba formado internamente por cincuenta discos. En 1959, los transistores empezaron a substituir a las válvulas de vacío. Uno de los primeros computadores de IBM basados en transistores fue el IBM 7090. Antes de esa época, los computadores se utilizaron principalmente en centros de investigación y del gobierno, y no fueron utilizados regularmente por las empresas. A comienzos de los años 1960, IBM comenzó a transformarse en una empresa dedicada exclusivamente a la informática, dejando paulatinamente la fabricación de equipos para tarjetas perforadas y máquinas de escribir. Estas últimas las empezó a fabricar a mediados de los años 1930. En 1961, Thomas J. Watson, Jr. fue elegido como el presidente de la junta, y Albert Lynn Williams se convirtió en el presidente de la empresa. IBM comenzó desarrollar el sistema de reservas Sabre (Semi-Automatic Business-Related Environment) para American Airlines. Una máquina de escribir, “Selectric,” era introducida por IBM el 31 de julio de 1961, y acabó siendo muy exitosa. En 1963, los empleados y computadores de IBM ayudaron a la NASA cuando estaba siguiendo el vuelo orbital de los astronautas del Proyecto Mercury, y un año después, la empresa trasladó sus operaciones de la Ciudad de Nueva York a su sede actual en Armonk. La segunda mitad de esa década vio IBM continuando su soporte de exploración espacial, al participar en el Programa Gemini en 1965, el vuelo del Saturno IB en 1966, y el primer aterrizaje de un ser humano en la Luna en 1969.

El 7 de abril de 1964, IBM lanzó el System/360, la primera arquitectura de computadores que permitía intercambiar los programas y periféricos entre los distintos equipos componentes de la arquitectura, al contrario de lo existente anteriormente, en que cada equipo era una caja cerrada incompatible con los demás. La orden de crear esta arquitectura partió directamente del gerente de IBM de la época, Thomas J. Watson, Jr. El desarrollo del System/360 fue tan costoso que prácticamente llevó a la quiebra a IBM, pero tuvo tal éxito al lanzarse al mercado que los nuevos ingresos y el liderazgo que consiguió IBM respecto a sus competidores les resarcieron de todos los gastos. Fue tal el éxito de IBM de mediados de los años 1960 que provocó que la empresa fuera investigada por monopolio. De hecho, tuvo un juicio, que comenzó en 1969, en el que fue acusada de intentar monopolizar el mercado de los dispositivos electrónicos de propósito general, concretamente el mercado de computadores empresariales. El juicio continuó hasta 1983 y tuvo gran impacto en las prácticas de la empresa. Durante los años 1970, IBM continuó creando nuevos dispositivos informáticos. En 1971 creó el disco flexible y poco después empezó a comercializar predecesores de los actuales lectores de códigos de barras y cajeros automáticos. En 1973, el ingeniero George J. Laurer desarrolló el Universal Product Code. En 1981, IBM creó el IBM PC, que es el computador personal de más éxito de todos los tiempos. Este éxito no era esperado por IBM, que creó el IBM PC de forma rápida y comprando componentes de gama baja a otros fabricantes, cosa que no había hecho hasta el momento, para que el IBM PC no absorbiera parte del mercado de computadores más potentes de IBM. Además, el sistema operativo del IBM PC tampoco fue creado por IBM, sino que fue contratado con Microsoft. Debido a que no estaba creado desde cero por IBM, poco después comenzaron a aparecer equipos compatibles con el IBM PC de otros fabricantes, y Microsoft empezó a crecer al vender licencias del sistema operativo del IBM PC a estos otros fabricantes. Durante los años 1980 IBM forjó cuatro premios Nobel. En 1991, la empresa formó Lexmark cuando vendió sus operaciones de impresoras a la empresa de inversión Clayton and Dubilier, Inc.

El 19 de enero de 1993, IBM anunció unas pérdidas de cerca de 8.000 millones de dólares, lo que fue el récord de pérdidas en una empresa de toda la historia de los Estados Unidos. Parte de esas pérdidas se deben a que el IBM PC absorbió gran parte del mercado de computadores más potentes y a que los fabricantes de computadores compatibles con el IBM PC cada vez tenían más cuota de mercado. El gran cambio en IBM se da en 1993 cuando Louis V. Gerstner, Jr. se convirtió en el primer ejecutivo de alto nivel en la historia de IBM que no provenía de sus propias filas. Lou, como se le conoce, había sido CEO en empresas de fabricación de alimentos, cigarrillos y tarjetas de crédito, pero jamás de empresas de tecnología. A partir de entonces, IBM comenzó a transformarse en una empresa de servicios, reduciendo su dependencia económica de la venta de equipos. Esta tendencia se incrementó, especialmente desde que en 2002 Samuel J. Palmisano, sucesor de Lou, dejara de dirigir la rama de servicios de IBM para convertirse en el nuevo primer ejecutivo de la empresa. En el 2003, alrededor del 50% de los ingresos de IBM provienen de la rama de servicios, mientras que la venta de equipos supone aproximadamente el 30%. En octubre de 2002, IBM adquirió Pricewaterhouse Coopers, una empresa de servicios profesionales, por 3.900.000.000de dólares. La empresa de consultoría estaba absorto en IBM Global Business Services, aumentando el tamaño y las capacidades de la práctica de consultoría de IBM. El 10 de diciembre de 2004, IBM terminó las negociaciones encaminadas a vender la división para computadoras personales al grupo chino Lenovo por 650 millones de dólares en efectivo y 600 millones más en acciones (un 19% de Lenovo). Junto con la división de PC, Lenovo consigue alrededor de 10.000 empleados de IBM y el derecho a usar las marcas IBM y Thinkpad durante cinco años. En 2009, IBM adquirió la empresa de software SPSS Inc., y el mismo año, el programa de supercomputación Blue Gene fue premiado con la Medalla Nacional de Tecnología y Innovación por Barack Obama, el Presidente de los Estados Unidos. En 2011, IBM ganó atención mundial para su programa de inteligencia artificial, “Watson,” que era expuesto en el concurso de televisión Jeopardy!, derrotando a dos campeones notables del programa, Ken Jennings y Brad Rutter…[1]

La Factoria Historica


[1] Kevin Maney, Seve Hamm y Jeffrey O’Brien (2011). Trabajando por un Mundo Mejor. ISBN 978-607-32-0894-9; Edwin Black (2008). IBM and the Holocaust: The Strategic Alliance Between Nazi Germany and America’s Most Powerful Corporation. ISBN 0-914153-10-2; Ulrich Steinhilper (2006). Don’t Talk – Do It! From Flying To Word Processing. ISBN 1-872386-75-5; Samme Chittum. «In an I.B.M. Village, Pollution Fears Taint Relations With Neighbors]», New York Times; Louis V. Gerstner, Jr. (2002). Who Says Elephants can’t Dance?. HarperCollins. ISBN 0-00-715448-8; Doug Garr (1999). IBM Redux: Lou Gerstner & The Business Turnaround of the Decade. Harper Business; Robert Slater (1999). Saving Big Blue: IBM’s Lou Gerstner. McGraw Hill; Emerson W. Pugh (1996). Building IBM: Shaping an Industry. MIT Press; Robert Heller (1994). The Fate of IBM. Little Brown; Paul Carroll (1993). Big Blues: The Unmaking of IBM. Crown Publishers; Roy A. Bauer, et al. (1992). The Silverlake Project: Transformation at IBM (AS/400). Oxford University Press; Thomas J. Watson, Jr. (1990). Father, Son & Co: My Life at IBM and Beyond. ISBN 0-553-29023-1; David Mercer (1987). IBM: How the World’s Most Successful Corporation is Managed. Kogan Page; Richard Thomas DeLamarter (1986). Big Blue: IBM’s Use and Abuse of Power. ISBN 0-396-08515-6; Buck Rodgers (1986). The IBM Way. Harper & Row; Robert Sobel (1986). IBM vs. Japan: The Struggle for the Future. ISBN 0-812-83071-7; Robert Sobel (1981). IBM: Colossus in Transition. ISBN 0-8129-1000-1; Robert Sobel (1981). Thomas Watson, Sr.: IBM and the Computer Revolution (biografía de Thomas J. Watson). ISBN 1-893122-82-4; William Rodgers (1969). THINK: A Biography of the Watsons and IBM. ISBN 0812812263.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s