Katyn

El bosque de Katyn fue conocido durante la época de la Unión Soviética como el lugar de una matanza cuando en abril de 1943, durante la Segunda Guerra Mundial, los nazis anunciaron que habían descubierto unas fosas comunes que albergaban a unos 8.000 oficiales polacos que habían sido tomados como prisioneros de guerra durante la invasión soviética de Polonia de 1939 y habían sido asesinados entre abril y mayo de 1940 por los soviéticos, del mismo modo que en las masacres de Járkov y de Kalinin (Tver), por orden directa del Comité Central del Partido Comunista de la Unión Soviética, intentando eliminar así a la mayor parte de los oficiales del ejército polaco. En Oswiecim (Auschwitz) están expuestas unas copias de las actas de la reunión en la que se tomó la decisión de la masacre. Las fosas se ocultaron mediante la plantación de árboles…

Katyn

Los alemanes invitaron a la Cruz Roja Internacional a visitar el sitio, y se confirmó que las fosas contenían los cadáveres de oficiales polacos que habían sido asesinados con armas soviéticas. El gobierno soviético dijo que los alemanes habían fabricado ese descubrimiento, intentando, por todos los medios a su alcance, acusar a los militares alemanes de la masacre, para evitar conflictos con sus aliados occidentales y, especialmente con el Primer Ministro del Gobierno de Polonia en el exilio y Comandante en jefe de las Fuerzas armadas polacas, el general Wladyslaw Sikorski.

Los otros gobiernos aliados, por razones diplomáticas, aceptaron formalmente la excusa soviética, pero el Gobierno de Polonia en el exilio rehusó hacerlo. Stalin endureció entonces las relaciones con el Gobierno de Polonia en el exilio. Sikorski, ampliamente reconocido como el líder exiliado polaco más capaz, resultó muerto en un misterioso accidente aéreo, en Gibraltar, en julio de 1943, imputado por algunos historiadores a agentes británicos o soviéticos. En total fueron unos 22.000 ciudadanos polacos, muchos de ellos sacerdotes e intelectuales los que fueron asesinados en lo que posteriormente se llamó la masacre de Katyn, los polacos la denominan la felonía de Katyn. También se encontró allí gran número de las primeras fosas comunes de víctimas del sistema soviético, como si el bosque de Katyn hubiera sido usado durante mucho tiempo como un lugar de ejecución.

Las víctimas eran, sobre todo, ciudadanos importantes del estado polaco: oficiales de Fuerzas Armadas Polacas y de policía, funcionarios de administración pública y representantes de la élite intelectual y cultural de Polonia. Murieron enterrados en tumbas masivas anónimas en por lo menos cinco lugares dentro del territorio de la Unión Soviética. Los prisioneros de tres campos especiales de la NKVD fueron transportados por ferrocarril en los meses de abril y mayo de 1940 a los lugares de ejecución: Katyn, en el campo de Kozielsk, Kalinin en el campo de Ostashkov, y Járkov en el campo de Starobielsk. Los asesinados en Kalinin fueron enterrados en Miednoje. Otros, retenidos en las cárceles, fueron asesinados e inhumados en lugares ignorados hasta ahora: tan sólo se conocen dos sitios de las anteriores repúblicas soviéticas de Bielorrusia, Kurapaty, cerca de Minsk, y Ucrania, Bykivnia cerca de Kiev…

Las fuentes burguesas afirman despreocupadamente que las pruebas ofrecidas por los soviéticos que culpaban a los alemanes son totalmente inexistentes o bien se basan en testimonios de habitantes aterrorizados de la región. No mencionan nada acerca de una prueba que hasta el mismo Goebbels reconoció como algo inconveniente, desde su punto de vista. En su diario el 8 de mayo de 1943, escribió: “Desgraciadamente, la munición alemana ha sido encontrada en Katyn… es fundamental que este incidente se mantenga en secreto. Si llegara a ser conocido por el enemigo todo el asunto de Katyn tendría que ser abandonado.” La historia ha sido recreada para el cine por el director polaco Andrzej Wajda en la película Katyn, de 2007, estrenada en España en 2009. Katyn también es un escenario trágico para los rusos, ya que unos 10.000 funcionarios soviéticos fueron fusilados y sepultados allí en fosas comunes entre 1936 y 1938..[1]

La Factoria Historica


[1] Cienciala, Anna M.; S. Lebedeva, Natalia; Materski, Wojciech, eds (2008). Katyn: A Crime Without Punishment. Annals of Communism Series. Yale University Press. ISBN 978-0-300-10851-4; Komorowski, Eugenjusz A.; Gilmore, Joseph L. (1974). Night Never Ending. Avon Books; Paul, Allen (2010). Katyń: Stalin’s Massacre and the Triumph of Truth. Northern Illinois University Press: DeKalb, IL. ISBN 978-0-87580-634-1; Paul, Allen (1996). Katyń: Stalin’s massacre and the seeds of Polish Resurrection. Annapolis, Md., Naval Institute Press. ISBN 978-1-55750-670-2; Paul, Allen (1991). Katyn: The Untold Story of Stalin’s Polish Massacre. Scribner Book Company. ISBN 978-0-684-19215-4; Sandford, George (2006). “The Katyn Massacre and Polish–Soviet relations 1941–1943” (PDF). Journal of Contemporary History 41 (1): 95–111. doi:10.1177/0022009406058676; Swianiewicz, Stanisław (2000) [1976]. W cieniu Katynia [In the Shadow of Katyn: Stalin’s Terror]. Borealis Pub. ISBN 978-1-894255-16-5; Zaslavsky, Victor (2008). Class Cleansing: The Katyn Massacre. Kizer Walker (trans.). Telos Press Publishing. ISBN 978-0-914386-41-4.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s