Los Simpson

James L. Brooks había hablado con Matt Groening sobre la creación de una serie de cortometrajes de animación, que Groening iba a basar en su cómic Life in Hell. Al darse cuenta de que convertir Life in Hell en una animación supondría la rescisión de los derechos de publicación de la obra de su vida, escogió otro enfoque y creó su particular modelo de familia disfuncional, cuyos personajes eran homónimos respecto a los miembros de su propia familia excepto en su propio caso, en que sustituyó Matt por Bart. Groening ideó a la familia Simpson en el vestíbulo de la oficina de Brooks…

Los Simpson

La familia Simpson apareció por primera vez en los cortos de The Tracey Ullman Show el 19 de abril de 1987. Groening sólo presentó unos bocetos básicos a los animadores y asumió que los corregirían en producción. Sin embargo, los animadores se limitaron a seguir su esquema, dando lugar a la cruda apariencia de los personajes de los cortos iniciales. En 1989 un equipo de productoras adaptó Los Simpson al formato de serie de media hora para Fox Broadcasting Company. El equipo incluía lo que es la actual compañía de animación Klasky Csupo. Jim Brooks negoció una cláusula con Fox que impedía a esta última interferir en el contenido de la serie. Groening dijo que su intención al crear la serie era ofrecer una alternativa a lo que llamaba la «basura establecida» que estaban viendo. La serie de media hora se estrenó el 17 de diciembre de 1989 con Simpsons Roasting on an Open Fire, un especial de Navidad. Some Enchanted Evening fue el primer episodio en producirse pero no se emitió hasta mayo de 1990 por problemas con la animación.

Los Simpson fue con el tiempo la primera serie de Fox en colocarse en el ranking de las 30 series más vistas. Este éxito hizo que Fox programara Los Simpson en el mismo horario que La hora de Bill Cosby para hacerle competencia, un cambio que dañó los datos de audiencia de la serie. En 1992, Tracey Ullman demandó a la cadena, argumentando que su show había sido la fuente del éxito de Los Simpson y exigiendo a Fox un porcentaje sobre los beneficios de la serie, petición que fue denegada por los jueces. La serie durante este tiempo ha sido animada por varios estudios tanto estadounidenses como internacionales. Durante la emisión de los cortos de The Tracey Ullman Show, la animación se producía en Klasky Csupo, en los Estados Unidos. Al comienzo de la serie, con el consiguiente aumento de la carga de trabajo, Fox subcontrató la producción con varios estudios internacionales localizados en Corea del Sur. Los artistas del estudio de Estados Unidos, Film Roman, dibujan los storyboards y diseñan nuevos personajes, escenarios y apoyos que se convierten en los llamados animatics, que se proyectan a los guionistas de Gracie Films para cualquier cambio que haya de realizarse antes de que el trabajo sea enviado a Corea del Sur.

En los estudios coreanos dibujan los conocidos como inbetweens, aplican la técnica digital ink and paint y empiezan a grabar la animación antes de que se envíe de vuelta a los estudios de Fox en Estados Unidos tres o cuatro meses más tarde. Durante las tres primeras temporadas, Klasky Csupo se encargó de la animación de Los Simpson en Estados Unidos. En 1992, la compañía productora de la serie, Gracie Films, asignó la parte de dicho trabajo realizada en Estados Unidos a Film Roman, que continuó con esa labor hasta 2007. En la decimocuarta temporada, se cambió del uso de la técnica conocida en inglés como cel animation a la denominada digital ink and paint. El primer episodio con coloración digital fue Radioactive Man, en 1995. Los animadores emplearon digital ink and paint durante la producción del episodio Tennis the Menace, pero Gracie Films retrasó el uso de dicha técnica hasta dos temporadas más adelante. El escenario de la serie es la ciudad de Springfield (los Simpson viven en vive en el 742 de Evergreen Terracea) que actúa como un universo completo que permite a los personajes enfrentarse a los problemas de la sociedad moderna. El tener a Homer trabajando en una central nuclear permite comentar el estado del medio ambiente. Seguir los años de Bart y Lisa por la Escuela Primaria de Springfield permite a los guionistas de la serie ilustrar asuntos controvertidos sobre el tema de la educación, Marge, es la mujer abnegada pero a la vez sometida a la sociedad patriarcal que no le ha permitido cumplir sus sueños. La ciudad posee además un amplio número emisoras de televisión que permite a los realizadores hacer chistes sobre sí mismos y el mundo del entretenimiento.

Algunos comentaristas han notado que la serie es política en su naturaleza y susceptible de un sesgo de izquierdas. Al Jean admitió en una entrevista que «Nosotros [la serie] somos de inclinación liberal». Los guionistas a menudo evidencian su inclinación por ideas progresistas, aunque hacen chistes con todo el espectro político. La serie a menudo presenta gobiernos y grandes empresas como entidades insensibles dispuestas a aprovecharse del trabajador medio. Por tanto, los guionistas frecuentemente presentan a las figuras de la autoridad con una luz oscura y desfavorable. En Los Simpson, los políticos son corruptos, los ministros eclesiásticos como Reverend Lovejoy se muestran indiferentes hacia los feligreses y los policías locales son unos incompetentes. La religión es otro de los temas principales; en tiempos de crisis la familia frecuentemente vuelve sus ojos a Dios, y la serie se ha ocupado de la mayoría de las religiones mayoritarias como el cristianismo, judaísmo o el hinduismo, la serie en si ha triunfado porque es una visión crítica humorística de la vida misma desde un prisma global, no solamente norteamericano, en el que todo el mundo se siente identificado, simplemente Los Simpson…!Ouch![1]

Tendrá todo el dinero del mundo, pero habrá algo que jamás podrá comprar: un dinosaurio

Homer Simpson

La Factoria Historica

__________

[1]Alberti, John (ed.) (2003). Wayne State University Press. ed. Leaving Springfield: ‘The Simpsons’ and the Possibility of Oppositional Culture. ISBN 0-8143-2849-0; Richmond, Ray; Antonia Coffman (1997). Harper Collins editors. ed. The Simpsons: A Complete Guide to our Favorite Family. ISBN 0-06-019348-4; Turner, Chris (2004). Random House of Canada. ed. Planet Simpson: How a Cartoon Masterpiece Documented an Era and Defined a Generation. ISBN 0-679-31318-4; Brown, Alan; Chris Logan (2006). The Psychology of The Simpsons. ISBN 1-932100-70-9; Gray, Jonathan (2006). Watching with The Simpsons: Television, Parody, and Intertextuality. ISBN 0-415-36202-4; Irwin, William; Conrad, Mark T.; Skoble, Aeon (eds.) (1999). The Simpsons and Philosophy: The D’oh! of Homer. Chicago: Open Court. ISBN 0-8126-9433-3; Keller, Beth L. (1992). Regent University. ed. The Gospel According to Bart: Examining the Religious Elements of The Simpsons. ISBN 0-8126-9433-3; Keslowitz, Steven (2003). Hats Off Books. ed. The Simpsons And Society: An Analysis Of Our Favorite Family And Its Influence In Contemporary Society. ISBN 1-58736-253-8; Pinsky, Mark I. The Gospel According to The Simpsons: The Spiritual Life of the World’s Most Animated Family. ISBN 0-664-22419-9; Pinsky, Mark I.; Samuel F. Parvin. The Gospel According to the Simpsons: Leaders Guide for Group Study. ISBN 0-664-22590-X.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s