La Guerra Franco-Prusiana

La Guerra Franco-Prusiana o Guerra Franco-Alemana fue un conflicto ocurrido entre Francia y el Reino de Prusia al final del siglo XIX. Durante el conflicto, Prusia recibió el apoyo de la Confederación de Alemania del Norte, del cual formaba parte y de los estados de Baden, Wurtemberg y Bavaria. La victoria indiscutible de los alemanes marco el último capítulo de la unificación alemana bajo el reinado de Guillermo I de Prusia. También marco la caída de Napoleón III y del sistema monárquico en Francia, como el fin del Segundo Imperio Francés y su sustitución por la Tercera República Francesa. También como resultado de la guerra, Francia tuvo que ceder los territorios de Alsacia y Lorena que se anexaron a Prusia, aunque dichos territorios solo permanecieron unidos a Alemania hasta el fin de la Primera Guerra Mundial cuando fueron reincorporados a Francia según el Tratado de Versalles

La Guerra Franco-Prusiana

El reino de España estaba sin rey desde el año 1868 debido a la abdicación de Isabel II, a causa de la Revolución de 1868 o Revolución Gloriosa “La septembrina”. Es entonces que, el parlamento español, ofrecería la corona al príncipe Leopoldo de Hohenzollern-Sigmaringen, primo del rey de Prusia, Guillermo I Hohenzollern. Estos acontecimientos disputaron a la Francia Imperial que temía un cerco de la Dinastía Hohenzollern en España y Prusia. El emperador francés Napoleón III presionó al Reino de Prusia para impedir que el pariente del rey prusiano aceptase la corona española. El canciller prusiano Otto Von Bismarck y sus generales estaban interesados en una guerra contra Francia, pues ese país colocaría obstáculos para la integración de los Estados del sur de Alemania en la formación de un nuevo país dominado por el Reino de Prusia – el Imperio Alemán. Otto Von Bismarck, el unificador de Alemania, preparaba un poderoso ejército y conocía la situación precaria del ejército francés. Sabía también que, si fuese atacado por los franceses, tendría el apoyo de los estados alemanes del Sur y, derrotando a Francia, ya no habría ningún obstáculo en su proyecto de la Unificación Alemana. Por otro lado, los consejeros de Napoleón III le aseguraron que el ejército francés sería capaz de derrotar a los prusianos, lo que restauraría la declinante popularidad del emperador.

Antes que el conflicto comenzara, Napoleón III temiendo la expansión prusiana, protesto y exigió al rey de Prusia la renuncia del príncipe Leopoldo, quien desistió a sentarse en el trono español. Napoleón III, aun no satisfecho, y para agradar a la opinión pública francesa, exigió nuevas garantías de que jamás un miembro de su familia, de la Dinastía Hohenzollern, ocuparía el trono español. A pesar que Guillermo I Hohenzollern aceptó todas las condiciones impuestas por el emperador francés, este último insistió en que el rey de Prusia debería dar estas garantías y negociar personalmente con el embajador de Francia. El rey prusiano, que anteriormente había atendido a todas las reivindicaciones de Napoleón III, refuto tener que negociar y dar nuevas garantías al embajador francés. En Paris, la actitud del rey de Prusia fue vista como una afrenta al orgullo nacional de Francia y al pueblo francés. Finalmente, Francia y Prusia entrarían en guerra, en la Guerra Franco-Prusiana, en el año 1870. La guerra en si fue provocada por el canciller prusiano, Otto Von Bismarck, que hábilmente insulto a Francia y alteró un mensaje de su Rey, el telegrama de Ems, que buscaba paradójicamente dar fin a la crisis entre Francia y Prusia. La derrota de Francia, comandada por el general francés Patrice de Mac-Mahon, no fue debida al mayor número del ejército prusiano ni por su buena organización militar, como se dice, sino por la utilización de una tecnología más avanzada. Los cañones franceses eran cargados por la boca, en cambio, los prusianos contaban con los famosos cañones Krupp, de acero, que eran cargados por la culata, y que posibilitaba disparos más rápidos y precisos.

Pronto Prusia se mostraría suficientemente preparado para acorralar a Francia en su propio territorio. Los franceses perderían en todos los frentes, que ocasiono la aplastante victoria prusiana en la Batalla de Sedan un 1 de setiembre de 1870, en el cual el propio emperador francés fue hecho prisionero. El día 2 de setiembre del año 1870, concluyo la batalla de Sedan, donde la caballería francesa resistió bastante, al punto de que el rey Guillermo I de Prusia admirara la bravura con que luchaban. Sin embargo, Napoleón III vio que era inútil el sacrificio de muchos soldados, y mando a izar la bandera blanca, entrego su espada y fue hecho prisionero del rey prusiano. Dos días después, la republica seria proclamada en Paris. El día 20 de setiembre, los prusianos cercaron la ciudad de Paris. Ante esta situación, el gobierno de Defensa Nacional, republicano, en funciones desde 4 de setiembre, cuando se depuso al emperador francés Napoleón III, aceptó la rendición. En la Paz de Frankfurt, el 10 de marzo de 1871, Francia, además de pagar una pesada indemnización de 5 billones de Francia a Prusia, entregaba el rico territorio de Alsacia y Lorena, de población mayormente germánica y rica en carbón, para el nuevo Imperio Alemán. El reino de Prusia conto, desde luego, con el apoyo de los estados germánicos del Sur, en su lucha contra Francia. Las fuerzas alemanas estuvieron unificadas bajo el mando supremo de Guillermo I de Hohenzollern que contaba con el gran estratega prusiano Helmuth von Moltke como jefe del Estado Mayor. Al frente de las tropas francesas se encontraba el mariscal Patrice Mac-Mahon. Los ejércitos prusianos avanzaron hacia el territorio de Francia. La eficacia de la ofensiva alemana, comandada por el general Helmuth von Moltke, contrastó con la ineficiencia de la movilización francesa. Las fuerzas francesas fueron expulsadas de Alsacia, en cuanto a la división del ejército francés, comandada por el general François Achille Bazaine, fue obligada a retirarse a Metz. El ejército francés dirigido por el propio Napoleón III y por el general Patrice Mac-Mahon intento liberar al general François Achille Bazaine, en Metz, mas acabo cercado por el general prusiano Helmuth von Moltke el 31 de agosto, en la Batalla de Sedan, que decidió el conflicto. Al día siguiente, los franceses intentaron inútilmente romper el cerco, el 2 de setiembre, Napoleón III, Patrice Mac-Mahon y 83. 000 mil soldados se rindieron ante los alemanes. El emperador francés Napoleón III fue capturado por las tropas prusianas, esto causaría su desprestigio ante los franceses, que causaría el derrumbe del Segundo Imperio Francés.

 

La resistencia francesa prosiguió, bajo un nuevo gobierno provisional, la defensa nacional y asumió el poder, en Paris, la Asamblea Legislativa, que proclamaría la deposición del emperador y el establecimiento de la Republica. El general prusiano Otto Von Bismarck se negaría a firmar la paz, el 19 de setiembre, y comenzó el cerco a Paris. El día 19, los alemanes comenzaron a sitiar la ciudad de Paris. El nuevo gobierno dispuso negociar con Bismarck, pero se suspendieron las conversaciones cuando los alemanes exigieron la cesión de Alsacia y Lorena. El principal líder del nuevo gobierno, León Gambetta, huyo de Paris en un globo aerostático, estableció un gobierno provisional en la ciudad de Tours para reorganizar el ejército en el interior. Desde allí se organizarían 36 divisiones militares, pero todas destinadas al fracaso La victoria de Sedan estimulo el nacionalismo en el sur de Alemania y de los estados germánicos al sur del rio Meno (Hesse, Baden, Baviera y Wurtemberg) que ingresaron a la Confederación Alemana o Germánica. A esos Estados, se les garantizó ciertas autonomías, como, por ejemplo, el ejército propio en tiempo de paz. Con la integración de esos estados al nuevo Reich, el II Reich Alemán: “Segundo Imperio Alemán”; siendo el I Reich Alemán el “Sacro Imperio Romano Germánico” fundado por Carlos Magno, rey franco, sucedido más tarde por Otón I el Grande, se completó la última etapa para la Unificación Alemana. Las esperanzas de un contraataque francés se esfumaron cuando el mariscal François Achille Bazaine, con un ejército de 173 000 mil hombres forzó la rendición, en Metz, el día 27 de octubre. La capitulación oficial de Paris ocurrió el 28 de enero de 1871. Adolphe Thiers, político francés, fue electo por la Asamblea Nacional como jefe del Ejecutivo y solicito un armisticio a los prusianos, el cual fue concedido por Bismarck. El armisticio incluía la elección de una Asamblea Nacional francesa que tendría la autoridad de formar una paz definitiva. La Asamblea Nacional Francesa se reunió en Burdeos, el 13 de febrero, nombrado a Adolphe Thiers el primer presidente de la Tercera República Francesa. El acuerdo, negociado por Adolphe Thiers, fue firmado el 26 de febrero y ratificado el 1 de marzo. La población de Paris, entretanto, rehusó deponer las armas y, en marzo de 1871, se revelaron y establecieron un breve gobierno revolucionario conocido como “La Comuna de Paris”. El gobierno francés firmó el 10 de mayo del año 1871 el Tratado de Frankfurt, poniendo fin a la guerra entre Francia y Prusia. En este documento se acordó, que por derecho de la guerra y por qué la población de Alsacia-Lorena era de mayoría alemana, la provincia francesa de Alsacia y parte de Lorena, incluido la ciudad de Metz, pasarían a dominio del Imperio Alemán, fundada en el Palacio de Versalles, donde se coronó a Guillermo I de Alemania. Debido a los grandes daños causados a Prusia, Francia fue obligada a pagar una indemnización de guerra de cinco billones de francos de oro y a financiar los costos de ocupación de las provincias del norte de Francia por las tropas alemanas, hasta el pago de la indemnización. A cambio, fueron liberados 100 mil prisioneros de guerra franceses, los cuales se ocuparían de reprimir la Comuna de Paris que era el primer gobierno proletario del mundo, la “Dictadura del Proletariado”. Después de dos meses de lucha sangrienta, la Comuna de Paris fue aplastada sangrientamente por las tropas comandadas por Adolphe Thiers.

Dentro de las consecuencias de la Guerra Franco Prusiana fueron que Guillermo I fue nombrado Káiser en la Galería de los Espejos del palacio de Versalles (cerca de París) y con ello se manifestó la unificación alemana. En realidad, este conflicto fue aprovechado por el reino de Prusia para concretar la unificación formando el Imperio Alemán, desde luego en torno a ella, que agruparía a los diversos y minúsculos Estados Alemanes que nunca pudieron cohesionarse, tanto durante como después de la vigencia del Sacro Imperio Romano Germánico. Por el Tratado de Fráncfort, Bismarck impuso una dura paz a Francia ya que a esta le fueron arrebatadas las provincias de Alsacia-Lorena, ricas en minas de carbón, además de imponérsele el pago de grandes sumas de dinero en concepto de reparaciones de guerra. Bismarck creó la Triple Alianza (1882), compuesta por Prusia, Austria e Italia. En oposición a este bloque, Francia formó la denominada Alianza Dual con Rusia. Y en 1904 Gran Bretaña y Francia creaban la Entente cordiale, que llegó a convertirse en la Triple Entente: Francia, Gran Bretaña y Rusia. En lo sucesivo, el naciente Imperio Alemán disputará a Francia, al Imperio Ruso, y a la decadente Austria-Hungría la primacía en el continente Europeo, al igual que se erigirá como rival económico de otras potencias europeas, incluyendo al rico y extenso Imperio Británico. Ambas facciones se enfrentarían décadas más tarde en la sangrienta Primera Guerra Mundial[1]

La Factoria Historica


[1]Moltke, Helmut ; Kirchner, D.E.S. (traductor), La guerra franco-alemana de 1870-71 : con un apéndice sobre el supuesto consejo de guerra en las campañas del emperador Guillermo I, Barcelona : Montaner y Simón, Editores, 1891;  Le Faure, Amédé; Histoire de la guerre Franco-Allemande 1870-71 : illustrée de dix-neuf cartes et plans, de portraits, vues, épisodes de batailles, etc, Paris : Garnier Fréres, Libraires-Editeurs, 1875;  López Chirico, Selva, El desarrollo europeo y la expansión imperialista de 1870 a 1914, Madrid : Cincel-Kapelusz, 1979

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s