Manuel Azaña

Manuel Azaña Díaz nació en Alcalá de Henares, en Madrid, el año 1880 muriendo en Montauban, Francia, en 1940 de un infarto cerebral. Azaña fue un político español, presidente de la Segunda República. Procedente de una familia liberal, Azaña estudió Derecho en Zaragoza y Madrid, doctorándose con una tesis sobre La responsabilidad de las multitudes; entró por oposición en la función pública en el 1910; y completó su formación con una beca de la Junta para Ampliación de Estudios en París en 1911-12. Su actividad intelectual le llevó a la secretaría del Ateneo de Madrid, puesto que ocupó entre 1913 y 1920; su interés por los asuntos militares se inició al ser comisionado por el Ateneo para visitar los frentes de la Primera Guerra Mundial en Francia e Italia en el 1916…

Manuel Azaña

En 1913 ingresó en el Partido Reformista de Melquiades Álvarez y participó con Ortega y Gasset en la fundación de la Liga de Educación Política; en 1918 fundó la Unión Democrática Española; pero fracasó en sucesivos intentos de ser elegido diputado en las Cortes de la Restauración entre 1918 y 1923. Se apartó temporalmente de la política para dedicarse al periodismo, primero como corresponsal en París entre los años 1919 y 1920, luego al frente de La Pluma los años 1920 y 1923 y finalmente como director de la revista España.  Bajo la dictadura de Miguel Primo de Rivera abandonó el Partido Reformista y se declaró partidario de la República, fundando Acción Republicana en el año 1925; al mismo tiempo, crecía su prestigio intelectual, con la publicación de obras como El jardín de los frailes o Ensayos sobre Valera. En 1930 accedió a la presidencia del Ateneo y, ya como figura de alcance nacional, participó en el Pacto de San Sebastián para derrocar a la monarquía.

Al proclamarse la República española el 14 de abril de 1931, Azaña se integró en el gobierno provisional como ministro de la Guerra. Participó activamente en las Cortes constituyentes. Y asumió la Presidencia del Consejo de Ministros cuando las discrepancias sobre las relaciones Iglesia-Estado llevaron a Niceto Alcalá Zamora a abandonar el gabinete. Como jefe de un gobierno formado por socialistas y republicanos de izquierdas entre los años 1931 y 1933, en el que Azaña impulsó un amplio programa de reformas: secularizó la vida pública legalizando el matrimonio civil y el divorcio, reformó el ejército, puso en marcha una reforma agraria y concedió la autonomía a Cataluña. Todo ello le enfrentó con las fuerzas conservadoras, pero no fue suficiente para asegurarle el apoyo del movimiento obrero, en un momento en que la depresión económica mundial agudizaba las dificultades; desprestigiado por la represión armada de un levantamiento campesino en Casas Viejas (Cádiz), hubo de dimitir y perdió las elecciones de 1933, que dieron el gobierno a la derecha. En 1934 fusionó su partido con los radicales de Marcelino Domingo, formando Izquierda Republicana en el 1934, partido con el cual realizó una efectiva campaña de oposición al gobierno. La ascensión de Gil Robles al poder, interpretada como el triunfo del fascismo en España, le llevó a participar primero en la fracasada Revolución de Octubre de 1934 por lo que pasó algún tiempo en prisión y a integrarse después en un Frente Popular con todas las fuerzas de izquierdas.

El triunfo de dicha formación en las elecciones de febrero de 1936 devolvió a Azaña a la jefatura del gobierno y le promovió después a la Presidencia de la República en mayo. Enseguida retomó el programa reformista del primer bienio republicano, pero apenas tuvo tiempo de desarrollarlo, por el golpe de Estado que, a partir de julio, dio paso a la Guerra Civil en el período entre 1936 y 1939. Azaña se fue quedando progresivamente aislado, sin capacidad para mantener la unidad y el orden en el bando republicano, ante el radicalismo y los conflictos internos de las organizaciones obreras. Refugiado en su papel de intelectual, se permitió reflexionar sobre la guerra en La velada en Benicarló del 1937; y defendió la conveniencia de acelerar un final negociado de la contienda, ante la perspectiva inexorable de la derrota lo cual le enfrentó con Negrín. Perdida la guerra se exilió en Francia y renunció a la Presidencia en el año 1939…[1]

La Factoria Historica


[1]Memorias políticas y de guerra de Manuel Azaña Díaz, Ed. Grijalbo (Barcelona) 1996 ISBN 84-253-2931-0; Diarios, 1932-1933 : los cuadernos robados de Manuel Azaña Díaz, Ed. Crítica (Barcelona) 1997 ISBN 84-7423-868-4; Max Lagarrigue, – “Manuel Azaña en Montauban. La última morada del presidente de la República española, Manuel Azaña”, en República – 70 anys després, Valencia (España), 2001, pp. 64-65; Azaña o el sueño de la razón de Luis Arias Argüelles-Meres – Editorial Nerea. Madrid 1990 ISBN 84-86763-43-6; Manuel Azaña y la guerra de 1936 de Federico Suárez, Ed. Rialp (Madrid) 2000, ISBN 84-321-3319-1; Fresdeval de Manuel Azaña Díaz, Pre-Textos, Valencia 1987. ISBN 84-85081-84-6. ISBN 978-84-85081-84-4; Jean-Pierre Amalric (dir. por), Manuel Azaña y la Francia (in francés), Ed. Arkheia, Montauban (Francia), 2007, 144 p.; Jean-Pierre Amalric (dir. por), Intelectuales in el ruedo (1898-1940) (in francés), Ed. Arkheia, Montauban (Francia), 2008, 144 p.; El problema religioso en Manuel Azaña de Alfonso Botti, en A. Alted, Á. Egido y Mª.F. Manchebo (eds.), Manuel Azaña. Pensamiento y acción, Madrid, Alianza, 1996, pp. 136-155

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s