Las Guerras Genpei, los antecedentes

Las Guerras Genpei son la culminación de un conflicto entre ambos clanes que duró veinticinco años, y en el que dilucidaba el dominio total sobre la Corte Imperial y, a su vez, el control de Japón. El dominio de los samurái dentro de la política japonesa había aparecido a partir de la Rebelión Hōgen de 1156, creado inicialmente por intereses entre la familia imperial, específicamente entre el Emperador Go-Shirakawa y el retirado Emperador Sutoku. Como consecuencia, la clase cortesana del clan Fujiwara fue desplazada, este clan dominó la Corte Imperial y sus miembros fungían como regentes del Emperador desde finales del siglo VIII; con el vacío del poder surgido por la rebelión aparecerían los clanes Minamoto y Taira a disputar dicho control, empero, la situación se agudizaría en 1159 con la Rebelión Heiji, que tendría un trasfondo similar entre disputas con el Emperador Nijō, respaldado por el clan Taira y el Emperador Go-Shirakawa, respaldado por el clan Minamoto…

Las Guerras Genpei, los antecedentes

En esta rebelión el clan Minamoto sufrió una emboscada de Taira no Kiyomori, líder del clan, y eventualmente los Minamoto fueron derrotados, ejecutando a Minamoto no Yoshitomo, líder de los Minamoto, los dos hijos mayores de éste y Fujiwara no Nobuyori, quien estaba de parte de los Minamoto. Los tres hijos menores de Yoshitomo, Minamoto no Yoritomo, Minamoto no Yoshitsune y Minamoto no Noriyori, al ser muy pequeños, fueron perdonados y exiliados en lugares alejados de Japón y el Emperador Go-Shirakawa fue forzado a un retiro. Sin obstáculos, el clan Taira asumió el primer gobierno conformado por samurái en Japón a través de Taira no Kiyomori, quien asumió el puesto de Daijō Daijin, un puesto similar al Primer Ministro, en 1167 y comenzó a afincar el poder del clan dentro de la familia imperial mediante enlaces matrimoniales entre sus hijos y los príncipes. De igual manera los Taira tenían el control de cuándo el emperador debía abdicar; con la muerte del Emperador Nijō en 1165 su sucesor era su hijo el Emperador Rokujō quien fue coronado emperador a los siete meses de nacido, y fue forzado a abdicar en 1168 a la edad de tres años. Lo sucedió su tío, el Emperador Takakura, quien tenía seis años al ser coronado emperador, Kiyomori era su padrastro y fungía como su regente. En 1177, las relaciones entre los Taira y el Enclaustrado Emperador Go-Shirakawa estaban en su máxima tensión y el emperador decidió planear un golpe de estado contra Kiyomori, pero fracasó y le fue despojado de su título cuando Kiyomori eliminó el sistema Insei de los emperadores enclaustrados y nombrando a familiares suyos en los puestos gubernamentales. En 1178 Kiyomori designó a su nieto e hijo del Emperador Takakura, Tokihito, como príncipe de la corona y sucesor al trono imperial, cuando apenas tenía un año de nacido. El 21 de marzo de 1180, el Emperador Takakura abdicaría a la edad de dieciocho años y sería sucedido por Tokihito, que recibiría el nombre de Emperador Antoku, de apenas un año y medio de edad. Esto provocó un disgusto generalizado entre los opositores de los Taira, ya que prácticamente el Emperador era un descendiente directo del clan. El Emperador Go-Shirakawa, en un intento de restablecer el orden en la familia imperial, acude ante su hijo el Príncipe Mochihito para hacer un pacto de alianza con el clan Minamoto, el mismo que lo respaldó en las dos rebeliones anteriores, y luchar en nombre de él contra los Taira. El líder del clan Minamoto en ese momento era Minamoto no Yorimasa de 74 años, quien se había mantenido neutral en la Rebelión Hōgen, pero que estuvo a favor de los Taira en la Rebelión Heiji y era amigo de Kiyomori; sin embargo, en 1179, observando la tensa situación se retira del ejército de Kiyomori y asume el liderazgo del clan que había traicionado. El 5 de mayo de 1180 hizo un llamamiento a todos los clanes de samurái y los monasterios budistas, Kiyomori ejecutó una campaña de destrucción de templos budistas, a que se rebelaran contra Kiyomori.

En junio del mismo año, Kiyomori trasladó la capital imperial de Kioto a Fukuhara (actual Kōbe), en un intento de promover el comercio con la China de la dinastía Song. El día quince del mismo mes, el Príncipe Mochihito abandonó Kioto para refugiarse en el templo budista de Mii-dera, en un intento de iniciar lo más pronto posible la rebelión…[1]

Enlace directo: Guerras Genpei, las guerras de 1180

La Factoria Historica


[1]Anónimo (2005). Heike Monogatari. Introducción, traducción al español y notas de Carlos Rubio López de la Llave y Rumi Tami Moratalla. Versión directa del original. Editorial Gredos: Madrid, 3ª edición. ISBN 84-249-2787-7

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s