Los magiares

Los actuales magiares provienen de tribus separadas de los grupos fino-ugrios asentados hasta el siglo V en las estepas que se extienden entre los ríos Volga y Kama, que se desplazaron hacia los territorios al norte del Cáucaso y de Crimea. Si bien están étnicamente relacionados con el grupo fino-ugrio, las diversas migraciones y la influencia de otros grupos asiáticos, ávaros, hunos, mongoles, así como la influencia de los pueblos otomanos e iraníes evidenciada en los modismos lingüísticos del idioma introducidos durante la migración magiar hacia el oeste de las estepas rusas, determinaron la diferenciación final del grupo étnico antes incluso de su asentamiento final en las regiones históricas de Panonia y Dacia…

Los magiares

Los magiares iniciaron sus incursiones hacia Occidente a principios del siglo VII, ocuparon el vacío que los ávaros dejaron en los territorios de las actuales Eslovaquia y Hungría, hasta alcanzar Sajonia, la Lotaringia e incluso Francia. Durante la máxima expansión magiar siglos XI y XII, la influencia de la tribu llegó a los montes Cárpatos y Transilvania, y al sur, hasta la región ubicada entre los ríos Sava y Drava. La derrota sufrida en la batalla de Lechfeld junto al río Lech en Baviera en el 955 supuso el fin de la época de incursiones y el principio de los asentamientos en las planicies de Hungría. El Principado de Hungría fue el predecesor del reino de Hungría, y sus primeras fronteras se extendían desde la Bohemia imperial hasta los lindes de los montes Dálmatas, los límites de la Bosnia Bizantina y la frontera norte de Eslovaquia. Sus primeras incursiones de expansión fueron hacia el norte y el noreste, lindando por fin con el Reino de Polonia. Tuvieron una pronta conversión al catolicismo debido a la herencia magiar de la época de las invasiones, Polonia, Baviera, Sajonia, Lombardía y Austria, todas ellas provincias cristianas, cerca del nuevo milenio. Antes de asentarse, poseerían un estilo de vida semi-nomada, basado en el robo y la destrucción de ciudades, en este caso las germánicas. Durante sus aventuramientos habrían ganado muchos enfrentamientos militares abiertos como la Batalla de Bratislava en 907, la Batalla de Eisenach en 908, la Batalla de Lechfeld en 910, la Batalla de Puchen en 919, entre otras. Posteriormente serían vencidos en la Batalla de Merseburgo en 933 y en la Batalla de Lechfeld en 955, frustrando sus incursiones en territorios germánicos y lentamente forzandolos a tomar una vida sendentaría. El Gran Príncipe Géza de Hungría y su padre Taksony habrían sido los más grandes promotores de la occidentalización de los magiares y aquellos que comenzarían a abrir las puertas del principado al Cristianismo. Finalmente sería San Esteban I de Hungría, hijo del Príncipe Géza, quien sería coronado como rey de Hungría y convertiría a la población magiar a la fe cristiana de Roma.

El origen de los húngaros es controvertido. La hipótesis de mayor aceptación es la teoría ugrofinesa, surgida a finales del siglo XIX y basada en argumentos etnográficos y topónimos algo confusos. La evidencia lingüística apoya parcialmente dicha teoría, aunque la relación del magyar dentro de la familia lingüística urálica es polémica. Hay también otras teorías que indican que los magiares son descendientes de escitas, de hunos, de ávaros, y/o de turcos o algún otro pueblo altaico. Estos parentescos se basan principalmente en leyendas medievales cuya autenticidad y certeza científica son discutibles y en referencias clásicas en latín, griego y árabe cuya interpretación presenta no pocas dificultades. Actualmente tienen una mejor base los trabajos lingüísticos que muestran conexiones importantes entre el húngaro y otras lenguas urálicas, y la presencia de préstamos procedentes del turco y otras lenguas altaicas. Usualmente se clasifica al húngaro como parte de las lenguas ugrofinesas, subgrupo de las lenguas urálicas que incluye entre otros al finés o el estonio. El parentesco lingüístico postulado del húngaro con otras lenguas ugrofinesas, y de éstas entre sí, no significa que las personas que hablan dichas lenguas estén estrechamente emparentadas en términos étnicos o genéticos. Más específicamente, se ha propuesto que el idioma húngaro está más estrechamente relacionado con las lenguas Obi-ugrias. En un sentido similar a como el ruso está relacionado con el español o inglés, dentro de las lenguas indoeuropeas.

Durante el IV milenio a. C., podemos encontrar algunos asentamientos primitivos de los pueblos, que habrían podido hablar lenguas ugrofinesas, al este de los Montes Urales. Los datos arqueológicos muestran que vivían de la caza y la pesca. En un período posterior aparecen asentamientos en áreas de la estepa boscosa de Siberia occidental, al este de los Montes Urales, a partir del 2000 a. C.. Los asentamientos creados guardan una gran similitud con los de la Cultura de Andronovo en la zona noroccidental. De grupos humanos con tecnologías más desarrolladas procedentes de las estepas meridionales habrían tomado técnicas de agricultura, de ganadería y de producción de objetos de bronce. Alrededor del 1500 a. C. se iniciaron en la cría de caballos, convirtiéndose la equitación en una de sus actividades más destacadas. Debido a cambios climáticos a principios del I milenio a. C., el subgrupo septentrional de los ugrios se desplazó hacia la zona baja del río Obi, mientras que los ugrios meridionales permanecieron en el sur, dedicándose al pastoreo nómada. Estos ugrios meridionales se convirtieron en los antepasados de los proto-magiares, marcando así esta división el principio de los magiares como grupo étnico individual. Durante los siguientes siglos, los proto-magiares continuaron viviendo en las estepas boscosas y estepas al sudeste de los Urales, fuertemente influenciados por sus vecinos más próximos, los antiguos Sármatas.

La primera referencia a los magiares es de Prisco Rétor, que refiere que en el 463 d. C. la migración de un grupo de pueblos autodenominados On-ogur, nombre que podría relacionarse con el exónimo latino hungarus. Sin embargo, la relación entre los dos nombres no es clara. Los On-ogur eran mayoritariamente túrquicos búlgar habrían formado un reino de corta duración en el norte del Cáucaso que fue conquistado por los jázaros en el 650 d. C. Tras la derrota los On-ogur, éstos se dividieron en tres grupos: un grupo emigró hasta la moderna Bulgaria, otro grupo formó la llamada Bulgaria del Volga y el tercero permaneció en el norte del Cáucaso; presumiblemente entre ellos habrían estado los antecesores lingüísticos de los magiares. En los siglos IV y V de nuestra Era, los proto-magiares se desplazaron hacia el oeste de los Montes Urales, al área entre los Montes Urales meridionales y el río Volga conocida como Bashkiria (Bashkortostán). De ahí que los rumanos llamen a los húngaros “bozgori” o “bozghiori” de forma peyorativa. Fuentes árabes, como el Libro de las piedras preciosas (c. 930) del geógrafo Ibn Rusta, contienen los nombres majgir y bajgir1 que es comparable con el proto-húngaro *mögyeri o *majgëri. A principios del siglo VIII una parte de los proto-magiares se desplaza hacia el río Don a un área entre los ríos Volga, Don y Seversky Donets llamada Levedia. Mientras, los descendientes de los proto-magiares que permanecieron en Bashkiria continúan habitando en la zona hasta el año 1241. Como resultado, los primeros estudiosos consideraron a los magiares y los baskires como dos ramas de la misma nación. Los primeros baskires, sin embargo, fueron diezmados durante la invasión mongol de Europa, siglo XIII, y asimilados por los pueblos túrquicos. Los proto-magiares alrededor del río Don se encontraban subordinados al kaganato Jázaro. Sus vecinos fueron la Cultura de Saltov, es decir, búlgaros, Proto-búlgaros, descendientes de los onogures, un pueblo de origen túrquico del que probablemente deriva el nombre de húngaros, y los alanos, de quienes aprendieron la horticultura, ciertos elementos de cría de ganado y agricultura. Los búlgaros y magiares mantuvieron una estrecha relación en Jazaria, ya sea de alianzas o como rivales. El sistema de gobierno bicéfalo, posteriormente conocido como kende y gyula, también se cree que es herencia fundamental de los Jázaros. La tradición sostiene que los magiares fueron organizados en una confederación de tribus llamadas Hét Magiar. Las tribus del Hét magiar fueron Kér, Keszi, Kürt-Gyarmat, Megyer (magiar), Nyék, y Tarján. La confederación fue formada como un aliado fronterizo defensor de Jazaria, principalmente durante el reinado de Khagan Bulan y Ovadyah, con la tribu magiar como figura principal.

Alrededor del año 830, estalló una guerra civil en el Kaganato jázaro. Como resultado de esta guerra tres tribus Kabar o Kabardianas pertenecientes a los jázaros se unen a los magiares y se desplazan hasta un territorio denominado por los magiares como Etelkóz, que no era otro que un territorio situado entre los Montes Cárpatos y el río Dnieper, actual Ucrania. Sobre el año 854 los magiares han de enfrentarse a un primer ataque de los pechenegos aunque, de acuerdo con otras fuentes, ya fueron los ataques de los pechenegos la principal causa de la partida de los magiares hacia Etelköz. Posiblemente los kabardos y los primeros búlgaros enseñaron a los magiares sus lenguas túrquicas; lo que, de acuerdo con la teoría ugrofinesa, respalda la actual existencia de más de 300 vocablos de origen turco. A su llegada al nuevo territorio se encuentran con los vikingos y los eslavos orientales. Siendo demostrable por el hallazgo de restos arqueológicos encontrados que los magiares establecieron lazos intensos y profundos con ambos pueblos. A partir del 862, los magiares, a los que ya se conocía como ungri, junto a sus aliados los kabardos iniciaron una serie de incursiones militares y saqueos desde Etelköz hasta la Llanura panónica, principalmente contra el Imperio Franco Oriental, Alemania, y la Gran Moravia, aunque también contra el Principado de Balatón y Bulgaria…[1]

La Factoria Historica


[1]Bartoniek, E. (1987). A magyar király-koronázások története. Budapest, Hungría: A Magyar Történelmi Társulat Kiadása; Benda, Gy. , Bertényi, I. , Pótó, J. (2004). Árpád-Kori Legendák és Intelmek. Szentek a magyar középkorból I. Budapest, Hungría: Osiris Kiadó; Bertényi, I. , Diószegi, I. , Horváth, J. , Kalmár, J. y Szabó P. (2004). Királyok Könyve. Magyarország és Erdély királyai, királynői, fejedelmei és kormányzói. Budapest, Hungría: Helikon Kiadó; Császár, M. , Csóka J. , Györffy, Gy. , Horváth, J. , Kurcz Á. y Szilágyi L. (1971). István Király emlékezete. Budapest, Hungría: Európa Könyvkiadó; Dümmerth, D. (1977). Az Árpádok Nyomában. Budapest, Hungría: Panoráma kiadó; Engel Pál, Kristó Gyula, Kubinyi András. (2005) Magyarország Története 1301- 1526. Budapest, Hungría: Osiris Kiadó¸Erdélyi, L. (2008). Árpád-kor. Magyar állam, társadalom, művelődés legrégibb története 13001-ig. Gödöllõ, Hungría: Editorial Attraktor; Hóman, B. y Szekfű, Gy. (1935). Magyar Történet. Budapest, Hungría: Király Magyar Egyetemi Nyomda; Horváth, P. y Hámori, P. (2003). Történelem. Budapest, Hungría: Nemzet Tankönyvkiadó; Karácsonyi, J. (2006). Szent László Király Élete. Gödöllõ, Hungría: Editorial Attraktor; Kristó, Gy. (2006). Magyarország Története (895-1301). Budapest, Hungría: Osiris kiadó; Magyar, Z. (2010). Az Árpád-kori szentek legendái. Budapest, Hungría: Kairosz könyvkiadó; Nagy, L. (1993). Magyarország Európában (A honfoglalástól a közelmúltig). Budapest, Hungría: Honffy Kiadó; Szalay, J. y Baróti, L. (1896). A Magyar Nemzet Története. Budapest, Hungría: Udvari Könyvkereskedés Kiadó; Szász, E. (2005). Magyarország Képes Történelmi Atlasza. Budapest, Hungría: Liliput Kiadó.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s