La marcha sobre Roma

Al terminar la Primera Guerra Mundial Italia se encuentra en una situación económica crítica. Cierran las fábricas de armas, suben los precios, el Estado se halla endeudado con Estados Unidos e Inglaterra, por empréstitos. Paro, hambre, huelgas, delinean la coyuntura difícil. Tropas de obreros efectúan expediciones a tiendas de comestibles. En las elecciones de 1919 consiguen mayoría los socialistas. Durante la crisis aguda de 1920 los obreros de Lombardía y Piamonte ocupan las fábricas declarando que son capaces de dirigir ellos mismos las industrias…

La marcha sobre Roma

Mussolini es el clásico hijo del pueblo, de familia humilde, educado por los salesianos, maestro y periodista. Su cultura tenía todas las lagunas del autodidacta, pero poseía instinto para arrastrar a las masas y una oratoria avasalladora. Su carrera política se inicia como redactor jefe de un periódico socialista, pero choca con el partido cuando defiende la entrada en la guerra contra Austria-Hungría. Al perder su puesto de trabajo y su carnet funda otro periódico, Il’ Popolo d’Italia.  El primer programa de los fascios del año 1919 que es todavía democrático, pacifista, internacionalista; defiende las libertades de prensa y asociación y la participación de los obreros en los beneficios de las empresas. El espíritu versátil de Mussolini convierte en poco tiempo el programa de 1919 en la defensa de todo lo contrario.  Con el fin de acceder al gobierno, Mussolini utilizó simultáneamente métodos ilegales, la violencia atemorizante de las escuadras, y legales, la creación del Partido Nacional Fascista y la lucha parlamentaria. Ambos métodos se combinaban: ante el peligro comunista y la violencia fascista, muchos italianos votaron al partido liderado por Mussolini, que se presentaba como el único capaz de implantar el orden.  En 1921 obtuvo 35 bancas en el parlamento, sobre un total de 450. Pero en 1922 Mussolini decidió movilizar a sus partidarios sobre Roma tomar el gobierno por la fuerza. La marcha fue financiada con el aporte de los grandes industriales de Milán. Esta acción puso en crisis el funcionamiento de las instituciones de la democracia liberal.

El escuadrismo fue el sistema utilizado para ir debilitando progresivamente la autoridad del Estado y para asediar y destruir los baluartes rojos. Ciegos para el peligro, los liberales, como el jefe del gobierno, Giolitti, y su ministro de Educación, el historiador Benedetto Croce, les permitieron que tomaran sucesivamente gobiernos locales, proceso que alcanza su punto culminante en julio de 1922. Il’ Popolo d’ Italla del 15 de julio dice: “El fascismo italiano está empeñado actualmente en una serie de batallas decisivas que implican depuraciones locales…”.  Durante los meses de septiembre y octubre de 1922 los fascistas pasan revista a sus fuerzas; Un directorio se encarga de las cuestiones políticas; varios dirigentes, de los problemas militares. En los primeros días de octubre la presión sobre el gobierno se hace más fuerte; Mussolini anuncia la “Marcha sobre Roma”.

Los acontecimientos se precipitaron. Miles de camisas negras se reúnen en Nápoles; unos días después ocupan los edificios públicos de la Italia central y los centros de comunicaciones del Norte. El 28 de octubre de 1922, cuarenta mil fascistas marcharon sobre la capital italiana para imponer su entrada en el Gobierno.  Con ese golpe de mano, Benito Mussolini lograba implantar, a sus 39 años, un modelo de régimen totalitario en Italia que duró veinte años y se convirtió en ejemplo nefasto para otras naciones europeas.  El Fascismo entraba en la Historia pisando fuerte y el modelo totalitario italiano se convertía en un experimento, cuyos pasos observaban con benevolencia, cuando no con envidia, muchos conservadores europeos. La época que acabaría desembocando en la Segunda Guerra Mundial había comenzado. El gobierno quiso proclamar el estado de excepción el 28 de octubre, pero el rey se negó a firmar el decreto, para evitar derramamiento de sangre. Dimite el gabinete y el rey Víctor Manuel designó a Mussolini como primer ministro y le encargó formar un nuevo gobierno.[1]

La Factoria Historica


[1]Mussolini, Benito (1993). Scritti e discorsi. La Fenice; De Felice, Renzo (2004). Storia del fascismo. Luce Libero; De Felice, Renzo (1995). Mussolini il rivoluzionario (1883–1920). Turín: Editoriale Einaudi. ISBN 88-06-13990-8; De Felice, Renzo (1995). Mussolini il fascista. Turín: Editoriale Einaudi; De Felice, Renzo (1995). Mussolini l’alleato (1940–1945). Turín: Editoriale Einaudi; Lepre, Aurelio (1997). Mussolini l’italiano: il duce nel mito e nella realtà. Milán: Laterza. ISBN 88-04-42682-9; Gallo, Max (1983). Vita di Mussolini. Roma: Laterza. ISBN 88-420-2109-1.

Un comentario en “La marcha sobre Roma

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s