El codicioso Hernán Cortés

Hernán Cortés Nació en Medellín, Badajoz, en 1485, sus padres fueron Martín Cortés y Catalina Pizarro. Inició estudios universitarios en Salamanca, España, donde aprendió latín y algo de derecho, pero solo permaneció dos años en la universidad. Hernán Cortés siempre tuvo un espíritu aventurero e inquieto, que va de la mano con la tendencia expansionista y descubridora de la España del siglo XV, donde por lo extenso del territorio decían, “el sol no se pone en el imperio”. Por tal motivo hombres como Hernán Cortés, movidos por el impulso de la aventura y la codicia, las promesas de oro en las nuevas tierras, estaban atentos a las oportunidades de embarcarse hacia América. Los padres de Hernán Cortés querían que se recibiera en Derecho, pero Cortés, con una voluntad férrea y poco dinero eligió su destino al buscar salir en expediciones militares…

El codicioso Hernán Cortés

Parte I

Como buen aventurero Hernán Cortés siempre estuvo listo a las conquistas amorosas. Una anécdota ocurre cuando cierto día paseando por Sevilla, una novia pasajera le dio cita para determinada hora de la tarde en una casa de las afueras, donde ella vivía, pero le advirtió a Hernán Cortés que para reunirse con ella debería saltar la tapia de una mansión muy principal.  Allí fue, el enamorado mozo Hernán Cortés, pero al saltar la verja le ocurrió un contratiempo que le puso en un mal brete, pues como la tapia no estaba en muy buen estado, su peso la derrumbó y allí se fue el galán al suelo, fracturándose varias costillas. Entonces Hernán Cortés tuvo que ir en busca o más bien lo llevaron de un “algebrista”, como llamaban entonces a los médicos encargados de reparar el esqueleto humano, y transcurrieron varias semanas antes de estar recuperado, por lo cual no pudo ir a “La Española”, la actual isla de Santo Domingo, con Nicolás de Ovando, como lo había planeado anteriormente.

Hernán Cortés se preciaba de su conocimiento del latín, los romances y la historia, lo que le permitió expresarse con soltura y atildado estilo en sus varios escritos y de modo particular en sus Cartas de relación. En Valladolid, Hernán Cortés aprendió el oficio de escribano, y cuando tenía 19 años, después de haber pasado un tiempo en Italia, Hernán Cortés embarcó hacia La Española en Santo Domingo para trabajar de escribano en la Villa de Azua, en la que durante su estancia en Santo Domingo mantuvo muy buenas relaciones con el gobernador Diego Velázquez, quien le pidió que participara como su secretario en la expedición para conquistar Cuba en 1511. Hernán Cortés aceptó la oferta. Diego Velázquez es un personaje que desempeña un papel importante en la vida de Hernán Cortés. Primero fueron grandes amigos y ambos se llevaban bien, pero básicamente con el paso del tiempo y el desarrollo de circunstancias como la expedición a Yucatán, le abrieron el panorama a Diego Velázquez de la muy superior capacidad de Hernán Cortés, quien organizaba la expedición con gran entusiasmo, es por esto que conforme el tiempo pasa Diego Velázquez se torna cada vez más en su enemigo. Hay que señalar también el superior deseo de aventura de Hernán Cortés, dado que bien podría haber sido Diego Velázquez el líder de la expedición, dado su nivel de autoridad y jerarquía más alta. De esta manera Diego Velázquez aparece más como una persona que utiliza su autoridad para que otros realicen la acción como hacedor, acciones que se le van de las manos como veremos más adelante, al contrario de Hernán Cortés, quien aprovecha todas las oportunidades que se le presentan. Hernán Cortés acompañó a Diego Velázquez a Cuba en el año 1511, llegando a ser alcalde de Santiago de Baracoa. Fue encarcelado, ya que fue acusado de conspirar contra el gobernador Velázquez. Liberado, se casó con la cuñada del propio Diego Velázquez, llamada Catalina Juárez. Diego Velázquez le nombró jefe de la expedición que se estaba montando para seguir con los descubrimientos en la costa de Yucatán, aunque pronto desconfió de él, por las razones antes comentadas.

Hernán Cortés continuó su expedición a lo largo de la costa de Yucatán hasta el río Tabasco al que llamaron Grijalva. Después ocurre la primera batalla contra los indígenas, obteniendo la victoria Hernán Cortés, así los mayas les entregaron mucha de la riqueza que tenían, y también algunas mujeres entre las que estaba la Malinche o Malitzin, quien fue muy importante para Hernán Cortés ya que hablaba maya y náhuatl; por lo que ella era la intérprete del náhuatl al maya, y Jerónimo de Aguilar era el intérprete entre el maya y el castellano. Más tarde la Malinche aprendió el castellano y fue ella la que fungía como intérprete directa de Hernán Cortés, con quien además tuvo un hijo. En Tabasco, los españoles supieron de la existencia de un país hacia poniente que los indios denominaban “México”. La flota de Hernán Cortés fue, bordeando la costa mexicana, en dirección Noroeste (NO), y un día se presentaron varias canoas indígenas que venían de parte del emperador, llamado Moctezuma, donde Hernán Cortés les mostró sus armas de fuego, sus caballos, para por una parte amedrentarlos, pero por otra parte trató de ser amable y afable con ellos, hablándoles de paz. Los embajadores traían pintores, y dibujaron todo lo que vieron con objeto de que su gran señor fuese informado fielmente y viese como eran estos “teules”. Hernán Cortés al mando de un ejército más o menos de 700 hombres continuaron su viaje, llegando a San Juan de Ulúa, donde fundaron la ciudad de la Villarrica de la Vera Cruz, a pesar de la prohibición de Velásquez. Llegado este punto, Hernán Cortés decide romper toda relación con este, y crea el cabildo de esa Villa Rica, el cual a su vez lo nombró capitán general y justicia mayor. Acerca de esto informaría él muy pronto al emperador Carlos V (Carlos I de España). De este modo, su única vinculación iba a ser con la monarquía. Posteriormente asaltó la ciudad de Cholula que también fue saqueada, luego Hernán Cortés recibió a una embajada mandada por parte de Moctezuma que era el emperador de los aztecas, con ellos mandó grandes obsequios entre ellos joyas y oro, porque pensaba que los visitantes eran Quetzalcóatl y otros dioses. Pero su embajada al regresar le contó todos los saqueos que los españoles venían haciendo, por lo que comenzó a preocuparse.

Así Hernán Cortés decide partir hacia Tenochtitlán, la capital del imperio Azteca. En la sierra, los tlaxcaltecas se les unieron ya que ellos siempre habían sido enemigos de los aztecas. Llegaron a Tenochtitlán el 8 de noviembre de 1519, Moctezuma los recibió como huéspedes, así fue cuando se dieron cuenta de las riquezas que poseían los aztecas, por lo que deciden hacer prisionero a Moctezuma, quien no opuso resistencia a Hernán Cortés debido a que estaba todavía muy inseguro acerca de la lealtad que les debía profesar a los supuestos dioses.  Pánfilo de Narváez mientras tanto llega a Ulúa al mando de 1400 hombres, con la intención de acabar con Hernán Cortés, por indicaciones de Diego de Velázquez, por lo que Cortés tuvo que partir rumbo a Ulúa para enfrentarse a Narváez, y dejó a Pedro de Alvarado en Tenochtitlán como jefe del destacamento. Hernán Cortés en su lucha obtiene la victoria en Zempoala, por lo que muchas de las personas que venían con Narváez lo apoyaron…[1]

Ver también: Hernán Cortés y el imperio azteca, parte II

La Factoria Historica


[1]La Ruta de Hernán. Fernando Benítez (1950); Hernán Cortés. Inventor de México. Juan Miralles Ostos (2001); Hernán Cortés. Salvador de Madariaga; Hernán Cortés. José Luis Martínez. Edición del Fondo de Cultura Económica y UNAM. (1990); Cortés. Christian Duverger (2001); Hernán Cortés: el conquistador de lo imposible. Bartolomé Bennassar (2002).

Un comentario en “El codicioso Hernán Cortés

  1. Los liberales en México han buscado en el pasado indígena su esencia para exaltar la nacionalidad mexicana.Mi bisabuelo fue un soldado raso contra la Intervención Francesa que provoco un renacimiento de lo indígena.Varios liberales, a la par de él, pusieron a sus hijos nombres que recordaban ese pasado.Mi abuelo fue el primer Cuauhtémoc después del histórico.Ahora yo soy historiador y sigo esa tendencia.Pero mis intereses me han llevado a la Conquista de México y como mestizo no puedo quedarme en un bando.Considero al Cuauhtémoc histórico un gran hombre y también a Hernán Cortés.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s