Carta desesperada de un padre afligido

Luego de graduado, a Einstein le costó cierto tiempo conseguir un empleo, situación que preocupaba al flamante científico. Su padre, percibiendo sin duda su estado de ánimo, Einstein se encontraba entonces con su familia en Milán, se atrevió a escribir el 13 de abril de 1901 una carta a Ostwald, un reconocido profesor académico. Estas fueron sus palabras….

Carta desesperada de un padre afligido

Estimado Herr Professor:

Por favor perdone a un padre que es tan atrevido como para dirigirse a usted, estimado Herr Professor, en el interés de su hijo.

Comenzaré por decirle que mi hijo Albert tiene 22 años, que estudió en el Politécnico de Zúrich durante cuatro años, y que pasó sus exámenes para el diploma en matemáticas y física con magníficas notas el verano pasado. Desde entonces ha estado intentando, sin éxito, obtener un puesto de asistente, que le permitiera continuar su educación en física teórica y experimental. Todos aquellos en situación de dar su opinión al respecto elogian sus talentos; en cualquier caso, puedo asegurarle que es extraordinariamente estudioso y diligente y se apega con gran amor a su ciencia.

Mi hijo se halla, por consiguiente, profundamente infeliz con su actual falta de un puesto, y su idea de que ahora se encuentra fuera de órbita hace que se sienta cada día más arrinconado. Además, se siente oprimido por el pensamiento de que es una carga para nosotros, gente de medios modestos.

Como es a usted, altamente respetado Herr Professor, a quien mi hijo parece admirar y respetar más que a cualquier otro investigador de los activos actualmente en la física, es a usted a quien me tomo la libertad de recurrir con la humilde petición de que lea su artículo publicado en el Annalen Physik y que le escriba, si es posible, unas pocas palabras de ánimo, de forma que pueda recobrar su alegría de vivir y trabajar.

Si, además, pudiese procurarle un puesto de assistent para ahora o para el próximo otoño, mi gratitud no conocería límites.

Le pido una vez más que perdone mi imprudencia al escribirle, y también me tomo la libertad de mencionar que mi hijo no sabe nada acerca de este inusual paso.

Por lo que se sabe hasta hoy, la respuesta que obtuvo Hermann Einstein de Ostwald fue la misma que tuvo su hijo: ninguna…

Imagen relacionada

En esta situación, algunos de sus amigos intentaron ayudarle. Michele Angelo Besso (1873-1898), un ingeniero suizo a quien Einstein había conocido en una velada musical celebrada en Zúrich en 1896, y la única persona a quien Einstein agradeció su colaboración en su artículo de la relatividad especial, que no contiene ninguna referencia a otros trabajos, buscó la ayuda de un tío suyo, profesor en Italia.  El 15 de abril de 1901 Einstein tenía buenas noticias que contar a su novia Maric. Por un lado, que el profesor Jakob Rebstein, del Politécnico de Winterthur, le había escrito preguntándole si quería sustituirlo del 15 de mayo al 15 de julio, fechas en las que tenía que cumplir con su servicio militar. «Puedes imaginarte con qué gusto hago esto! Tengo que dar unas 30 horas semanales, entre ellas incluso geometría descriptiva, pero el valiente sabio no se asusta». escribía a Mileva.  Por otra parte, acababa de recibir una carta de su amigo y compañero de estudios Marcel Grossmann (1878-1936), con quien en 1912-1913, siendo ambos profesores en la ETH, aprendió y desarrolló el aparato matemático, la geometría riemanniana, necesario para la relatividad general, en la que éste le comunicaba que probablemente recibiría pronto, con la ayuda del padre de Marcel, un puesto estable en la Oficina de Protección de la Propiedad Intelectual de Berna.[1]

La Factoria Historica


[1] Albert Einstein. (2004). “Colección Grandes Biografías, 59”. Editorial Planeta-De Agostini. Barcelona, España. ISBN 84-395-4730-7; Amis, Martin. (2005). Los monstruos de Einstein. Ediciones Minotauro. Barcelona, España. ISBN 84-450-7089-4; Clark, Ronald W., Einstein: The Life and Times, 1971, ISBN 0-380-44123-3; Conferencia de Ciencia, Filosofía y Religión en su Relación con la Forma de Vida Democrática, Science, Philosophy, and Religion, A Symposium (Simposio de ciencia, filosofía y religión), Nueva York, 1941; Dukas, Helen, y Banesh Hoffman, Albert Einstein: The Human Side (Albert Einstein, el lado humano), Princeton University Press; Hart, Michael H., The 100 (576 páginas), Carol Publishing Group, 1992, ISBN 0-8065-1350-0; Kaku, Michio, 2005, El Universo de Einstein: Cómo la visión de Albert Einstein transformó nuestra comprensión del espacio y el tiempo. Antoni Bosch editor. ISBN 84-95348-17-9; Pais, Abraham, Subtle is the Lord. The Science and the Life of Albert Einstein, 1982, ISBN 0-19-520438-7; Parker, Barry, Einstein’s Brainchild, 280 págs., 2000, Prometheus Books, ISBN 1-57392-857-7 (en inglés); Otero Carvajal, Luis Enrique: “Einstein y la revolución científica del siglo XX”, Cuadernos de Historia Contemporanéa nº 27 (2005), ISSN 0214-400-X; Walter Isaacson (2008). Einstein. Su vida y su universo. Debate. ISBN 978-84-8306-788-8.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s