La mujer de la Acción Católica y su ambiente social en México

La jerarquía católica tenía la idea de integrar a la mujer antes de la Acción Católica en México, en un ambiente donde las “Señoras decentes e ilustradas” trabajasen para que los valores católicos prevalecieran en la familia y en la sociedad, la defensa de lo que las integrantes, tanto, de la UCDM como de la JCFM.

La mujer de la Acción Católica y su ambiente social en México

Martha patricia Acosta gallardo

Proponemos que la mujer, sin dejar su encantadora misión del hogar, si quiere que su hogar viva pacífico en un ambiente puro, trate de ocupar las horas que el hogar le deje libres en formar ese ambiente social tal como ella lo conciba y lo quiera y no espere que otros le formen como ella. Los valores cristianos y morales que defendían las integrantes, tanto de la UCDM, como de JCFM, era mediante la distribución y lectura de revistas, libros, folletos, periódicos y boletines. Los distribuían con la intención de  atraer e integrar a más mujeres. Los escritos contenían programas y métodos de estudio, para así unificar los criterios, sobre lo que se iba a dar a conocer, además de organizar las actividades. También eran utilizados para informar a la comunidad católica lo que sucedía en el país y en el mundo Referente al materialismo histórico la revista Cultura publicaba:

Marx…estableció previamente un comportamiento de la vida. Luego Y luego, buscó los elementos necesarios para sostener su prejuicio. No podía sostenerlo con la idea de una igualdad humana en los campos científico y moral. “Sus argumentos”, en el campo económico, y así en la práctica semejantes razones con que pretende sostener su prejuicio, nos llevan a la igualdad en la miseria

Mariano Alcocer[1]

Igualmente sirvieron de medio de protesta eficaz, además de informar sobre las fechas de las academias y conferencias sobre temas religiosos. El comportamiento de cada una de las mujeres tenía que ser tal, que no dejara duda de que era “una buena mujer”. El lema era “La paz de cristo en el reino de Cristo” y se le consagró al Sacratísimo Corazón de Cristo, además se le otorgó como patrono a Santa María de Guadalupe. Una característica de la mujer integrada en la Acción Católica era que constantemente estaban supervisadas por las autoridades eclesiásticas, y su papel era el de actuar por si mismas como fieles creyentes. El trabajo que realizaban era evaluado mediante el número de creyentes que se integraban, observando un comportamiento siempre afín. A manera de recompensa quienes practicaban los deberes religiosos y llevaban una vida considerada en gracia se les otorgaban indulgencias.

Las obras que llevaban a  cabo eran de orden caritativo: visitas y ayudas tanto económicas como en especie a hoteles, asilos y escuelas. Auxiliaban a los necesitados en casos de desastres o emergencia. Para realizar actividades de carácter ascético, se creó la comisión de piedad, encargada de organizar retiros espirituales, sesiones de lecturas y meditación de los evangelios, difusión de los cantos litúrgicos y en las actividades patronales. La condición de ser mujer e integrarse a la pastoral cristiana, constituye legitimar ciertos principios y lineamientos constrictivos que simentan el comportamiento y le imponen un ambiente, que tiene que ver con lo que se practica y les hace ejercer cierto poder en los demás. Sus acciones las acreditan en el orden piadoso, como lo es el conocimiento de cómo es y por qué es la práctica de la liturgia, así como es el estudio de los evangelios. La moral se justificaba en la doctrina para lo cual era necesario el saber emplear una pedagogía. De todo lo anterior se desprendía la exigencia de un comportamiento unificado y asimilado de experiencias concretas, que les motivaba a evidenciar una serie de virtudes tales como la honradez, el pudor, la caridad, la justicia, la abnegación y demás similares.

Par llevar a cabo la tarea de educar, movilizar y dar lecciones, se les instruyó en el método señalado en las publicaciones que se recibían y consistía en ver, juzgar y actuar. La conducta a observar les servía de parámetro que media márgenes de lo que se  concebía una transgresión del comportamiento de ellas y de las que no coexistían en su ambiente. Dichos pasos fueron concedidos desde la constitución del Vaticano II Gaudium et Spes en el plano de la cultura católica. El no exponer a las mujeres a situaciones que pusieran en peligro su persona, su moral, fue una de las preocupaciones de la A.C.M. A las señoritas se les recomendaba que su labor la realizaran en zonas y lugares, que no les resultasen peligrosas y que y que no afectaran a su moral o a su persona, esto debido a que muchas de las de las actividades que se emprendían en las parroquias estaban ubicadas en lugares cercanos a establecimientos de vicio, considerados inconvenientes para las señoritas de cierta, edad.[2]

La Factoria Historica


[1]A.M.S.Cultura revista mensual. Saltillo Coahuila. 1 de enero de de 1934. Notas de Mariano Alcocer, profesor de sociología general en la Escuela de Derecho. pág 1.

[2]Aubert, R., “El desarrollo de la Acción Católica”, en: 2000 años de cristianismo: la aventura cristiana, entre el pasado y el futuro, tomo 9, Madrid 1979, p. 121; Pius XI, Epist. Quae Nobis ad Card. Bertram 13 nov. 1928 AAS 20 (1928) 385; Rémond, R., “Pío XI, un gran papa”, en: 2000 años de cristianismo: la aventura cristiana, entre el pasado y el futuro, tomo 9, Madrid 1979, p.117.

Anuncios

Un comentario en “La mujer de la Acción Católica y su ambiente social en México

  1. Me parece que el influenciar tanto en la mente de las mujeres, las auto limito a “ser” y las llevo a un “deber ser” juicioso e inquisidor y sin ningún sentido,que el de darle sosiego a sus machistas maridos… Me parece que la religiosidad debe de ir separada de la espiritualidad la cual si es inherente al ser humano, la iglesia se a valido de la falta de conocimiento del ser humano en si mismo ,para sus fines económicos, si los seres humanos en este caso las mujeres , se atreviera a saber mas de si mismas y que la divinidad proviene desde uno mismo, toda esta bola de sacerdotes zánganos se dedicarían a trabajar por ganar dinero igual que el resto de los mortales y no a abusar de su sotana y de la mente débil de los seres humanos, justificándose en la palabra de Dios para manipular el analfabetismo y la ignorancia de un pueblo tercermundista. Seria valido mejor el acompañar al hombre a dar bienestar, amor y comprensión al resto de nuestros congéneres sin abusos, ni basándose en una divinidad celestial, esa se vive interna y no externamente…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s