Thomas Jefferson

Thomas Jefferson fue el tercer presidente de los Estados Unidos de América, nacido en Shadwell, Virginia, en el 1743, pertenecía a la aristocracia de grandes hacendados del Sur, posición que había completado haciéndose abogado. Sus inquietudes intelectuales le acercaron a la filosofía de las Luces y a las ideas liberales, haciéndole abandonar la religión…

Thomas Jefferson

Jefferson era un hombre delgado, alto, de aproximadamente dos metros y complexión esbelta. Cultivó una imagen que le valió el apodo de «hombre del pueblo». Afectado por un aire popular, saludaba a los huéspedes de la Casa Blanca en traje de andar por casa, con bata y zapatillas. Dolley Madison, esposa de James Madison, secretario de Estado de Jefferson, y las hijas de Jefferson relajaban el protocolo de la Casa Blanca y transformaban las cenas formales de Estado en los eventos sociales más informales y divertidos. A pesar de ser un defensor importante de la libertad de prensa, Jefferson a veces discutió con periódicos partidistas. Los escritos de Jefferson demuestran un gran intelecto y tenía una gran afinidad con los idiomas. Él aprendió el gaélico escocés y tradujo Ossian, enviando a James Macpherson, su autor, uno de los originales. Jefferson fue un arquitecto consumado, muy influyente en traer el palladianismo, muy popular entre la aristocracia whig de Gran Bretaña, a los Estados Unidos. El estilo se asoció con ideas de la Ilustración, de la virtud cívica republicana y la libertad política. Empezó a participar en la política de Virginia desde 1769, defendiendo la tolerancia religiosa y una enseñanza pública igualitaria. En la política Thomas Jefferson fue un líder en el desarrollo del republicanismo en los Estados Unidos. Insistió en que el sistema aristocrático británico era inherentemente corrupto y que la devoción de los estadounidenses a la virtud cívica necesitaba de la independencia. En la década de 1790 en repetidas ocasiones advirtió que Hamilton y Adams trataban de imponer un sistema monárquico como el británico, amenazando el republicanismo. Apoyó la guerra de 1812, con la esperanza de que ahuyentaría la amenaza británica militar e ideológica de Canadá. La visión de Jefferson sobre la virtud de América se basaba en que esta era una nación agrícola de pequeños agricultores ocupándose de sus propios asuntos.

Su agrarismo estaba en contraste con la visión de Alexander Hamilton, de una nación de comercio y manufactura, que Jefferson criticaba porque ofrecía demasiadas tentaciones a la corrupción. Su profunda convicción en la originalidad y el potencial de América lo convirtió en el padre del excepcionalismo estadounidense. En particular, se mostró confiado en que una escasa población podría evitar lo que él consideraba los horrores de la división de clases, la Europa industrializada. Los principios políticos republicanos de Jefferson fueron fuertemente influenciados por el Country Party, un partido de la oposición británica del siglo XVIII. Pero quien puede considerarse su influencia natural es John Locke, especialmente en relación con el principio de los derechos inalienables. Los historiadores encuentran pocos rastros de cualquier influencia de su contemporáneo francés, Jean-Jacques Rousseau. Thomas Jefferson consideraba que todos los hombres eran igualmente libres e independientes y tenían derecho a la vida, la libertad, a adquirir propiedades y a la búsqueda de la  felicidad y la seguridad a pesar que él tuvo esclavos toda su vida. Esta libertad individual se desprende del primer artículo de la Declaración de Derechos de Virginia redactada por George Mason en 1776. Desde una perspectiva económica y financiera autores como Claudio J. Katz argumentó que Thomas Jefferson formaba parte de una corriente del liberalismo que era anticapitalista en Thomas Jefferson’s Liberal Anticapitalism llegando a proponer que los ciudadanos fueran autoempleados antes que aceptar el trabajo asalariado. Según Katz, Thomas Jefferson, aun basándose en el iusnaturalismo de John Locke para definir el concepto de propiedad sobre la tierra, redefinió algunos argumentos para acabar enfocando su visión sobre la propiedad de la tierra hacia un modelo basado en la ocupación personal o familiar, haciendo una crítica a los sistemas agrarios basados en haciendas y latifundios pertenecientes a grandes terratenientes. Además cuestionó la especulación financiera y los derechos de patentes, apostando claramente por el minifundismo. Aun así, algunas veces los especialistas han definido a su modelo económico como republicanismo agrario o liberalismo agrario, en la misma línea de la tradición del republicanismo federal y del laissez faire. Por estas razones ha sido visto con simpatía por algunos anarquistas que lo han considerado una persona próxima a algunas de las ideas libertarias, y hasta un precursor del anarquismo. Otros, en cambio, prefieren valorar su contribución fundamental en la creación y consolidación del que hoy es el Estado más poderoso del planeta. Su oposición al Banco de los Estados Unidos fue feroz: «Creo, sinceramente, con ustedes, que los establecimientos bancarios son más peligrosos que los ejércitos permanentes y que el principio de gastar dinero para ser pagado por la posteridad, bajo el nombre de la financiación, es sin embargo una estafa futura a gran escala». Sin embargo Madison y el Congreso, al ver el caos financiero causado por la guerra de 1812, hicieron caso omiso de sus consejos y crearon el segundo banco de los Estados Unidos en 1816.

Fue por todo esto la razón que cuando se agravó el conflicto entre Gran Bretaña y sus trece colonias norteamericanas, Jefferson defendió los derechos de éstas, publicando un ensayo de corte radical llamado Breve análisis de los derechos de la América británica, del año 1774. Durante la siguiente Guerra de Independencia, Thomas Jefferson fue elegido delegado de Virginia en la Convención continental de Filadelfia en 1775, donde se distinguió como orador y como autor de declaraciones políticas. Redactó el borrador de la Declaración de Independencia del 1776, donde plasmó las ideas de Locke; justificó la rebelión por las transgresiones del rey Jorge III contra los derechos reconocidos a los ciudadanos por la constitución no escrita de Gran Bretaña; su defensa de la democracia, de la igualdad, del derecho de los pueblos a disponer de ellos mismos y del derecho natural de los hombres «a la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad» han marcado la historia posterior de los Estados Unidos.  Otro documento fundamental del que fue inspirador fue la Ordenanza del Noroeste del 1787 en el que se regulaba la forma de expansión de las trece colonias originarias hacia los amplios territorios por colonizar en el Oeste, estableciendo en ellos gobernadores nombrados por el Congreso hasta que alcanzaran entidad demográfica suficiente para ser admitidos como Estados de la Unión. Thomas Jefferson fue gobernador de Virginia en el período entre1779 y 1781. Fue miembro del Congreso posteriormente, defendiendo sin éxito la abolición de la esclavitud. Como embajador de Estados Unidos en París entre 1785 y 1789 aprovechó su experiencia para asesorar al primer gobierno surgido de la Revolución francesa del año 1789. Más tarde fue nombrado por Washington primer secretario de Estado, ministro de Asuntos Exteriores, de Estados Unidos entre 1790 y 1793. Desde esa época se enfrentó al secretario del Tesoro, Hamilton, perfilando el primer sistema bipartidista americano en el que Hamilton, líder de los «federalistas centralistas» o simplemente «federalistas», antecedente ideológico del Partido Republicano, proponía reforzar el poder del gobierno federal al servicio de la expansión de la Unión y de la hegemonía de los capitalistas del Norte; Jefferson, dirigente de los «federalistas republicanos» o simplemente «republicanos», que eran los precursores del Partido Demócrata, defendía la autonomía de los Estados, especialmente para proteger los intereses del Sur, y un modelo democrático de pequeños propietarios independientes.

En 1796 perdió Thomas Jefferson las elecciones presidenciales frente al federalista John Adams, por lo que, en virtud de una disposición constitucional luego derogada, se convirtió en vicepresidente como segundo candidato más votado entre 1797 y 1801. Finalmente, ganó las elecciones en 1800 y 1804, por lo que fue presidente entre 1801 y 1809. Lo más relevante de sus dos mandatos fue la consolidación de un reparto de funciones entre los poderes constitucionales, según el cual el gobierno federal se encargaría de la defensa y la política exterior, dejando a los Estados una amplia autonomía política interior; con ello llevó a la práctica sus convicciones filosóficas sobre la necesidad de limitar al poder para salvaguardar la libertad.  Jefferson también favoreció la futura expansión de los Estados Unidos, al adquirir a Francia el extenso territorio de Luisiana en el 1803 y potenciar las exploraciones hacia el oeste de Lewis y Clark entre 1804 y 1806. Siguiendo el ejemplo de Washington, no se presentó a una tercera reelección, en 1808 se impuso el también republicano Madison, y se retiró a cultivar sus múltiples aficiones intelectuales un año después, en el 1809 fundando la Universidad de Virginia en 1819.

Moriría en Monticello, Virginia, un 4 de Julio de 1826 en el quincuagésimo aniversario de la aprobación de la Declaración de la Independencia. Murió unas horas antes de que John Adams, su compatriota en la búsqueda de la independencia, a continuación gran rival político y más tarde amigo y corresponsal. Se rumorea que Adams hizo referencia a Jefferson en sus últimas palabras, sin darse cuenta de su fallecimiento. Se considera generalmente que Jefferson murió a causa de una serie de condiciones propias de su vejez: las toxinas en su sangre, la uremia con nefropatía, diarrea severa y neumonía. Problemas para orinar por una infección del tracto urinario y un síntoma de la enfermedad renal, han hecho que algunos consideren que Jefferson murió de un cáncer de próstata sin diagnosticar…[1]

La Factoria Historica


[1]Appleby, Joyce. Thomas Jefferson, (2003); Bernstein, R. B. Thomas Jefferson, (2003); Burstein, Andrew. Jefferson’s Secrets: Death and Desire at Monticello, (2005);  Cunningham, Noble E. In Pursuit of Reason, (1988); Crawford, Alan Pell. Twilight at Monticello, Random House, New York, (2008); Ellis, Joseph. American Sphinx: The Contradictions of Thomas Jefferson; Ellis, Joseph. American Sphinx: The Character of Thomas Jefferson (1996); Hitchens, Christopher. Thomas Jefferson: Author of America, (2005); Malone, Dumas. Jefferson and His Time, 6 vols. (1948–82); Padover, Saul K. Jefferson: A Great American’s Life and Ideas; Pasley, Jeffrey L. Politics and the Misadventures of Thomas Jefferson’s Modern Reputation: a Review Essay. Journal of Southern History, 2006; Peterson, Merrill D. Thomas Jefferson and the New Nation, (1975); Peterson, Merrill D. (ed.) Thomas Jefferson: A Reference Biography (1986); Randall, Henry Stephens. The Life of Thomas Jefferson, (volumen 1 ed.), (1858); Schachner, Nathan. Thomas Jefferson: A Biography, 2 volumenes, (1951); Salgo, Sandor. Thomas Jefferson: Musician and Violinist, (1997).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s