El Imperio Bizantino‏

A finales del siglo III, el emperador Diocleciano, para facilitar la gestión del Imperio romano, lo dividió en dos partes gobernadas por dos emperadores, sistema que pronto perdió vigencia tras su abdicación, una serie de guerras civiles y la reunificación del Imperio llevada a cabo por Constantino en el año 324, que situó la capital en Bizancio (rebautizada como Constantinopla) y quien se bautizó al final de su vida en el cristianismo…

El Imperio Bizantino‏

Por Vir Covi

Años más tarde el emperador Teodosio I proclamó este credo como religión oficial del Imperio y a su muerte, el 325, se dividió definitivamente en el decadente Imperio romano de Occidente (gobernado por su hijo menor Honorio, con capital en Roma y que desaparecería 8 décadas después) y el próspero Imperio romano de Oriente (que correspondió a su hijo mayor, Arcadio, con capital en Constantinopla), también conocido como Imperio Bizantino, que llegó a la cumbre de su poder con el emperador Justiniano I, cuyo general más famoso fue Belisario.

Cuenta la leyenda que el desagradecido emperador viendo en él un serio candidato al trono (pues aunque el emperador nombraba al sucesor también podía darse el caso de que fuera proclamado por el ejército, tras lo cual el emperador depuesto era mutilado y desterrado, en la creencia de que con una apariencia tan burlesca no querría volver a gobernar) ordenó sacarle los ojos y le condenó a mendigar hasta su muerte. Esta época se destacó por los éxitos militares y las grandes construcciones como la Iglesia de Santa Sofía pero el coste de su reinado llevó al Imperio a una situación de crisis agravada por una terrible plaga de peste, a lo que se unió durante los años siguientes la rápida expansión musulmana y las diferentes amenazas externas, aunque las magníficas fortificaciones bizantinas y el secreto del fuego griego (un producto capaz de arder debajo del agua) salvó al Imperio de la destrucción. Sin embargo continuó debilitándose internamente por las luchas religiosas entre los partidarios de prohibir las imágenes talladas, las diferencias sobre el texto del Credo y otras discusiones menores bajo las que subyacía la lucha del obispo de Roma por la supremacía, pues el obispo de Constantinopla solo le reconocía una primacía de honor, hasta que ambos se excomulgaron mutuamente y se produjo el Cisma del año 1054, que dio lugar formalmente a la iglesia católica por un lado y la ortodoxa por otro, continuando el Imperio en una lenta decadencia y sobreviviendo simplemente porque sus enemigos estaban demasiado divididos para atacarles.

Enlace directo: La caída del imperio romano de oriente

Pero en 1451, el impetuoso Mehmed I recibió la espada de Osmán I (el fundador del Imperio otomano), el equivalente a la coronación europea, y el nuevo Sultán de solo 21 años dirigió a su ejército contra la antigua Bizancio, y aunque ésta solicitó ayuda a Occidente, a cambio le pidieron la reunificación de la iglesia, cosa que los ortodoxos no estaban dispuestos a aceptar, con lo que finalmente y tras dos meses de sitio, el 29 de mayo de 1453 se produjo la caida de Constantinopla, causando tal impacto que se considera el fin de la Edad Media y el comienzo de la Moderna[1]

La Factoria Historica


[1]CABRERA, Emilio: Historia de Bizancio. Editorial Ariel, 1998. ISBN 84-344-6599-X; NORWICH, John Julius: Breve historia de Bizancio. Editorial Cátedra, 2000. ISBN 84-376-1819-3; OSTROGORSKY, Georg: Historia del Estado Bizantino. Editorial Akal, 1983 (título original alemán: Die Geschichte des bizantinischen Staates, 1963). ISBN 84-7339-690-1; TREADGOLD, Warren: Breve historia de Bizancio. Editorial Paidós, 2001 (título original inglés: A concise history of Byzantium). ISBN 84-493-1110-1; El mundo bizantino BRAVO GARCÍA, A.; SIGNES CODOÑER, J.; RUBIO GÓMEZ, E.: El imperio bizantino: historia y civilización: coordenadas bibliográficas. Ediciones Clásicas. Madrid, 2001. ISBN 84-7882-195-3; BAYNES, Norman H.: El Imperio bizantino. Fondo de Cultura Económica, México D.F., 1996 (séptima reimpresión). ISBN 968-16-0720-1; CHRYSOS, Evangelos: El imperio bizantino, 565–1025 (Enciclopedia del Mediterráneo, 21). Editorial Icaria, 2005. ISBN 84-7426-755-2; WALKER, Joseph M.: Historia de Bizancio. Madrid, Edimat, 2005. ISBN 84-9764-502-2; Divulgación ASIMOV, Isaac: Constantinopla. Alianza Editorial, 1982 (título original inglés: Constantinople — The Forgotten Empire, 1970). ISBN 84-206-1886-1;  ZWEIG, Stefan: Momentos estelares de la humanidad ed. Acantilado, Barcelona (2002).ISBN 84-95359-92-8;  AHRWEILER, Hélène: L’idéologie politique de l’Empire byzantin, París 1975; AHRWEILER, Hélène: Studies on the Internal Diaspora of the Byzantine Empire, Harvard University Press, 1998; LEFORT, Jacques: Géométries du fisc byzantin, París 1991, ISBN 2-283-60454-0; LEFORT, Jacques: Les villages dans l’Empire byzantin, IVe – Xve siècle, París 2005, ISBN 2-283-60461-3; LILIE, Ralph-Johannes: Byzanz und die Kreuzzüge, Stuttgart 2004, ISBN 3-17-017033-3; GIANNOPULOS, Panagiotes A.: La société profane dans l’empire byzantin des VIIe, VIIIe et IXe siècles, Univ., Publ. de Louvain, 1975; NORWICH, John J.: Byzantium (3 volúmenes), Viking, 1991; TREADGOLD, Warren: A History of the Byzantine State and Society, Stanford, 1997.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s