La guerra de Corea 1950-1953

La península de Corea, posesión japonesa, había sido ocupada por la URSS y EE.UU. en 1945 tomando como línea de división el paralelo 38º. El estallido de la guerra fría tuvo como resultado la partición de este país en dos estados: Corea del Norte, donde en 1948 se estableció una “república popular”, es decir, una dictadura comunista dirigida por Kim Il Sung; y Corea del Sur, donde ese mismo año Syngman Rhee estableció una férrea dictadura pro-norteamericana…

La guerra de Corea 1950-1953

El triunfo de la revolución comunista en China el 1 de octubre de 1949 alteró completamente el equilibrio geoestratégico de Asia. Stalin, que venía de sufrir serios reveses en Europa como el fracaso del bloqueo de Berlín o el cisma yugoslavo, no pudo resistir la tentación de recuperar terreno en Asia y dio su acuerdo a un ataque norcoreano a Corea del Sur. Así, el 25 de junio de 1950, las tropas de Kim Il Sung atravesaron el paralelo 38º y avanzaron triunfalmente hacia el sur. El régimen surcoreano apenas pudo mantener un pequeño territorio en torno a Busan. La reacción norteamericana, para la sorpresa de Stalin, fue inmediata.

Washington pidió la convocatoria del Consejo de Seguridad de la ONU y consiguió un mandato para ponerse al frente de un ejército que hiciera frente a la agresión norcoreana. La ausencia del delegado soviético, que había rechazado asistir a las reuniones del Consejo como protesta por la negativa norteamericana de aceptar a la China Popular en el, propició esta resolución. Para aliviar la presión en el perímetro de Busan, MacArthur, como comandante en jefe de las fuerzas de la ONU, ordenó una invasión sobre las tropas norcoreanas en Incheon. Esta fue una operación extremadamente arriesgada, pero también fue tremendamente exitosa. Las tropas de las Naciones Unidas consiguieron llegar hasta Incheon, enfrentándose únicamente con una leve resistencia y empezando a movilizarse rápidamente para recapturar Seúl.

Los norcoreanos tuvieron que empezar una rápida retirada a sus líneas de abastecimiento hacia el norte, y las fuerzas de la ONU y la ROK que habían estado confinadas en el sur pudieron entonces moverse al norte y unirse a las tropas que ya estaban en Incheon. Según fuentes estadounidenses cerca de 135.000 soldados norcoreanos no pudieron retirarse y fueron capturados. Las tropas de ONU llevaron a los norcoreanos de regreso al otro lado del paralelo 38. El objetivo, que era el de salvar a Corea del Sur, había sido cumplido, pero por el éxito y la prosperidad de una unión de toda Corea bajo el mando de Syngman Rhee los estadounidenses estaban convencidos de continuar en Corea del Norte. Muchos en Occidente, incluyendo al General MacArthur, también tenían el pensamiento generalizado de que la guerra en China era buena idea. Truman y los otros líderes no estuvieron de acuerdo, por lo cual, MacArthur tenía la orden de ser muy cauteloso cuando se acercara a la frontera China. No obstante, MacArthur hizo caso omiso de dichas órdenes. Las tropas multinacionales de la ONU y en la práctica el ejército norteamericano al mando del general MacArthur, recuperaron rápidamente el terreno perdido y el 19 de octubre tomaron Pyongyang, la capital de Corea del Norte. La República Popular de China había advertido que reaccionaría si las fuerzas de la ONU sobrepasaban el límite de la frontera en el río Amnok. Mao buscó la ayuda soviética y vio la intervención como esencialmente defensiva. “Si nosotros permitimos que los Estados Unidos ocupen toda Corea… debemos estar preparados para que los Estados Unidos declaren… la guerra a China“, esto fue lo que le dijo a Stalin.

Zhou Enlai fue enviado a Moscú para agregar contundencia a los argumentos de Mao, que habían sido enviados por cable. Mao retrasó sus fuerzas mientras esperaba la ayuda soviética, y por lo tanto el ataque planeado fue pospuesto del 13 de octubre al mismo 19 de octubre. La asistencia soviética simplemente se limitó simplemente a proveer apoyo aéreo a 60 millas, unos 96 km, del frente de batalla. Los MiG-15 con los colores de la RPC fueron una desagradable sorpresa para los pilotos de la ONU; mantuvieron la superioridad aérea local contra los F-80 Shooting Stars hasta que fueron desplegados los nuevos F-86 Sabres. La intervención de los soviéticos fue conocida por los Estados Unidos, pero prefirieron mantenerse quietos para evitar cualquier incidente internacional y potencialmente nuclear. Un asalto chino iniciado el 19 de octubre de 1950, bajo el comando del General Peng Dehuai, con 380.000 Tropas de Voluntarios del Ejército Popular de Liberación repelió las tropas de la ONU y las llevó hasta el paralelo 38, la frontera del preconflicto. El asalto chino tomó a las tropas estadounidenses por sorpresa, ya que no había sido declarada la guerra entre la RPC y los Estados Unidos. La retirada del X Cuerpo de Ejército de los Estados Unidos fue la más larga retirada de una unidad estadounidense en la historia. Los Marines, en el lado este de la península, huyeron de manera más organizada, debido principalmente a su mejor entrenamiento y disciplina. El 4 de enero de 1951, las fuerzas comunistas de China y Corea del Norte capturaron Seúl. La Batalla de la Reserva de Chosin en el invierno fue una terrible derrota para las tropas de las Naciones Unidas, compuestas principalmente por Marines de Estados Unidos.

En ese momento, MacArthur propuso el bombardeo atómico del norte de China. Tanto el presidente Truman como la mayoría del Congreso reaccionaron alarmados ante una reacción que podía llevar al enfrentamiento nuclear con la URSS. En un enfrentamiento cada vez más abierto, Truman destituyó a MacArthur entre las protestas de la derecha republicana y lo sustituyó por el general Ridgway. El resto de la guerra sólo tuvo pequeños cambios de territorio y largas negociaciones de paz las cuales empezaron en Kaesong el 10 de julio del mismo año. La URSS manifestó su intención de no intervenir en el conflicto y su deseo de que coexistieran dos sistemas diferentes en la península. El “empate militar” llevó a la apertura de negociaciones que concluirán el julio de 1953, poco después de la muerte de Stalin, con la firma del Armisticio en Panmunjong. En él se acordó una nueva línea de demarcación que serpentea en torno al paralelo 38º, pero no se firmó ningún tratado de paz. El nuevo Presidente estadounidense Dwight D. Eisenhower elegido el 29 de noviembre de 1952 prometió en su campaña viajar a Corea para ver qué se podría hacer para finalizar el conflicto. La pervivencia aún hoy en día del régimen comunista norcoreano ha hecho que esta “frontera de la guerra fría” haya sido la única que ha pervivido hasta el siglo XXI…[1]

La Factoria Historica

______________

[1]The British Part in the Korean War, General Sir Anthony Farrar-Hockley, HMSO, 1995, hardcover 528 pages, ISBN 0-11-630962-8; History of United States Naval Operations: Korea, James A. Field Jr., University Press of the Pacific, 2001, paperback 520 pages, ISBN 0-89875-675-8 translated by Bin Yu and Xiaobing Li, Mao’s Generals Remember Korea, University Press of Kansas, 2001, hardcover 328 pages, ISBN 0-7006-1095-2

Un comentario en “La guerra de Corea 1950-1953

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s