La burbuja del Tulipán

Este episodio, acaecido en Holanda en el siglo XVII, es uno de los ejemplos más citados a la hora de ilustrar el concepto de burbuja especulativa. Quizás es, por el objeto de la especulación, uno de los más curiosos, aunque desde luego no el único. Los tulipanes llegaron a Europa Occidental a finales del siglo XVI, concretamente en 1559 en Holanda, y en un principio no eran demasiado populares, ya que en su estado natural no es una flor especialmente atractiva. Sin embargo, tras verse afectadas por un virus, hoy se sabe que ese proceso se debe al virus inoculado por el pulgón a la planta, empezaron a surgir tulipanes con una gran variedad de colores y una forma, irónicamente, más agradable, lo que provocó un creciente interés por ellos…

La burbuja del Tulipán

La boyante situación económica en Holanda, derivada de su gran actividad comercial, hizo el resto; y a principios del siglo XVII, los bulbos de tulipán se convirtieron en piezas de coleccionista. En la década de 1630, el panorama se volvió enloquecido, con un mercado de los tulipanes cada vez más activo. Los precios ascendían sin parar, alcanzando cifras desorbitadas; en 1635 se llegaron a pagar 100.000 florines por 40 bulbos, y por un bulbo de la preciada especie Semper Augustus, se podían pedir 5.500 florines. En esta situación, generalizada en todo el país, se generó la ilusión de que siempre se ganaba en el mercado del tulipán. Independientemente de a qué precio se comprara, alguien siempre estaría dispuesto a pagar más. Gentes de todas las clases se lanzaron a comprar bulbos de tulipán, deshaciéndose de sus bienes más básicos, con la esperanza de revenderlos obteniendo un beneficio. Un marinero desconocedor de los tulipanes fue encarcelado tras comerse por error un bulbo, tal era la locura.

Resultado de imagen de crisis del tulipán

El alza de los precios

Para ver la fiebre desatada solo hay que señalar que, ya en 1623, un sólo bulbo podía llegar a valer 1.000 florines neerlandeses cuando una persona normal en Holanda tenía unos ingresos medios anuales de 150 florines. Durante la década de 1630 los beneficios llegaron al 500%. En 1635 se vendieron 40 bulbos por 100.000 florines. A efectos de comparación para ver la situación expuesta, una tonelada de mantequilla costaba 100 florines, y ocho cerdos 240 florines. Un bulbo de tulipán llegó a ser vendido por el precio equivalente a 24 toneladas de trigo. El récord de venta lo batió el Semper Augustus con 6.000 florines por un sólo bulbo, en Haarlem. La situación era tal que el gobierno holandés trato de mediar, estableciendo unas normas que consideraban nulos los contratos realizados a partir de noviembre de 1636, y que establecían que los contratos de futuros debían ser satisfechos con un 10% de la cantidad establecida inicialmente. Sin embargo, estas medidas no dejaron contento a nadie ya que los compradores se veían obligados a pagar por algo que ya no tenía valor, y los vendedores tenían que vender a un precio menor que el acordado. La explosión de la burbuja dejó, como siempre ocurre, vencedores y vencidos, es decir pobreza. Es en algún momento, a principios de 1637, cuando algunos de los especuladores detectaron signos de agotamiento del mercado, viendo que por vez primera no se vendió una colección exclusivísima de tulipanes, y decidieron que era buen momento de vender y salir del mismo con sus ganancias. Esta actitud se contagió rápidamente y el pánico se apoderó del país. Quienes tenían bulbos en esos momentos, adquiridos a precio de oro, se encontraron sin compradores.

Crisis del Tulipán

La situación no era mejor para los que habían comprado mediante un contrato de futuro ya que se veían obligados a comprar a un precio que ya no era el de mercado. En 1637, el 5 de febrero, un lote de 99 tulipanes de gran rareza se vendió por 90.000 florines siendo la última gran venta de tulipanes. Al día siguiente se puso a la venta un lote de medio kilo por 1.250 florines sin encontrarse comprador. Entonces la burbuja estalló. Los precios comenzaron a caer en picado y no hubo manera de recuperar la inversión en un mundo en el que todos vendían y nadie compraba. Se habían comprometido enormes deudas para comprar flores que ahora no valían nada y las bancarrotas se sucedieron y golpearon a todas las clases sociales. La falta de garantías de ese curioso mercado financiero, la imposibilidad de hacer frente a los contratos y el pánico llevaron a la economía holandesa a la quiebra. Vencieron aquellos que se salieron justo antes de la explosión, acumulando grandes beneficios. Perdieron quienes habían liquidado su patrimonio para especular con bulbos y al final se quedaron con tulipanes y sin casa. Y perdió el país, que durante años se vio sumido en una importante depresión económica…[1]

La Factoria Historica


[1]Dash, Mike, Tulipomania, The Story of the World’s Most Coveted Flower and the Extraordinary Passions It Aroused, 1999, ISBN 0-575-06723-3; Garber, Peter M. Tulipmania, The Journal of Political Economy, 97, 1989, págs 535-560; Garber, Peter M., Famous First Bubbles, The Fundamentals of Early Manias, Cambridge, MA, MIT Press, 2000;  Goldgar, Anne, Tulipmania, Money, Honor, and Knowledge in the Dutch Golden Age, Chicago, IL, University of Chicago Press, 2007; Harper’s New Monthly Magazine, The Tulip Mania, No. CCCXL, Harper’s New Monthly Magazine, Abril de 1876, Vol. LII; Kindleberger, Charles P., Manias, Panics, and Crashes, A History of Financial Crises, 2000, ISBN 978-0-471-38945-3; Mckay, Charles, Memoirs of Extraordinary Popular Delusions and the Madness of Crowds, Second Edition, 1852; Pavord, Anna, The Tulip, 2004, ISBN 0-7475-7190-2; Pollan, Michael, The Botany of Desire, 2001, ISBN 0-375-76039-3.

Anuncios

2 comentarios en “La burbuja del Tulipán

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s