El contrato de la libertad

La idea de contrato social se desprende de una concepción optimista de la historia y el progreso, del avance del hombre. Fue J.J. Rosseau, 1712-1778, quién analiza esta idea de una forma más profunda, en su obra «Contrato social o Principios del Derecho Político»; de él dice Kant que había llegado al conocimiento del hombre de la misma manera que Newton lo consigue de la ciencia. Rosseau distingue al hombre natural, el Estado de la Naturaleza y al hombre artificial, el Estado de Sociedad. No es sin embargo una distinción original ya que, por ejemplo Voltaire, hizo una división entre la naturaleza humana, el hombre físico, y las costumbres….

El contrato de la libertad

En su obra «Emilio o la educación», novela pedagógica en la que describe un utópico sistema educativo, afirma que el hombre es bueno por naturaleza, pero critica a la tradición, realizando un análisis de todos los males y vicios de la sociedad. Todos los avances no han contribuido a la felicidad humana ni al desarrollo de la virtud en el hombre; muy al contrario, este ficticio progreso ha extraviado al hombre de su origen y de su naturaleza. El peor efecto de este Estado de sociedad es la desigualdad entre los hombres, para Rosseau todos los hombres nacen iguales y si la sociedad los diferencia es porque está mal organizada.

El problema consistirá en explicar cómo la naturaleza se ha convertido en deficiente e injusta para saber cómo podemos reestructurarla y realizar una vuelta en lo posible a la naturaleza humana. En ese Estado de naturaleza, donde estaba antes de sufrir la perversión de la sociedad, el hombre sería bueno y feliz, guiado por el sano amor de sí, preocupación por sí mismo, que Rosseau distingue del amor propio, egoísta, que aparece cuando el hombre sufre la presión de la sociedad. Al Estado de naturaleza se opone el Estado de Sociedad, que designa la presente situación social, en la que el hombre al someterse a una determinada estructura social se hace malo y se encuentra movido por el amor propio y donde rige la injusticia, la opresión, la desigualdad y la falta de libertad.

Tal vez, dice Rosseau, el Estado de naturaleza no haya existido nunca, pero es una referencia comparativa mediante la cual podemos guiarnos en la reestructuración de la sociedad; tal vez sea un horizonte inalcanzable, pero de cualquier modo se puede tomar como punto de referencia ideal. T. Hobbes, 1588-1679, realiza una explicación parecida a la de Rosseau del tránsito del Estado de naturaleza al Estado de sociedad. Sin embargo, sostiene unos planteamientos diferentes; para Hobbes el hombre es un ser malo por naturaleza, «homo homini lupus», y egoísta. Si no existiera la sociedad, el hombre habría destruido a sus congéneres. Solamente mediante una fuerza superior al hombre, un Estado omnipotente al que llamó Leviatán, se puede establecer un vínculo o contrato de sumisión y alienación que haga al hombre vivir en sociedad. Esta teoría es una explicación del despotismo.

Para Rosseau la sumisión y la alienación no constituyen un verdadero contrato, puesto que hay una coacción al individuo y por tanto se niega la libertad individual del hombre. El verdadero vínculo social para Rosseau ha de estar fundamentado en un contrato libre, lo cual no significa que en el orden social las leyes no tengan obligatoriedad. El carácter genuino del contrato consiste precisamente el sentido de sumisión a la ley en libertad. El problema fundamental que el contrato soluciona es encontrar una forma de asociación mediante la cual cada uno, uniéndose a todos, no obedezca sin embargo más que a el mismo y permanezca tan libre como lo estaba en el Estado de naturaleza. Esta conversión de libertad natural a libertad civil se produce cuando el individuo se desposee a sí mismo de libertad en favor de toda la comunidad, creándose una unión social perfecta, cuya expresión y principio rector es la que Rosseau llamó voluntad general. De tal manera que al ser el contrato social libre e igualitario el Estado social se parece cada vez más al Estado de Naturaleza. Estos ideales, junto con el espíritu humanitario y filantrópico de la ilustración, expresan ideológicamente lo que se convirtió en realidad política mediante la Revolución Francesa, que constituye el ejemplo de Estado moderno guiado por la división de poderes y la mutua limitación de éstos afirmada por Montesquieu[1]

La Factoria Historica

_______________

[1] Geary, P., Kishlansky, M., & O’Brien, P. (2005). Civilization in the West, Combined Volume (7th Edition) (MyHistoryLab Series) (7 ed.). New York: Longman. Geary, P., Kishlansky, M., & O’Brien, P. (2007). Civilization in the West, Combined Volume (7th Edition) (MyHistoryLab Series) (7 ed.). New York: Longman. Caso, A. (1943). Rousseau. Filósofos y Moralistas Franceses (pp. 45-60). México: Editorial Stylo  Villa Verde, M. J. (1987). Rousseau y el pensamiento de las luces. Madrid: Tecnos. Zhang, H. (s.f.). On “The Social Contract” by Rousseau. Yale University. Rodríguez, J. (s.f.). Estado de derecho y democracia. Instituto Federal Electoral. Rousseau, Jean-Jacques (1762). El Contrato Social. (varias ediciones). Iglesias, M., Aramberri, J., & Zuñiga, L. (1980). Los Orígenes de la Teoría Sociológica. Madrid: Akal editor. Carracedo, J. (1987). Democracia y Legitimación del Poder en Rousseau. Revista de estudios políticos, 58, 215-242. Moreau, J. (1977). Rousseau y la fundamentación de la democracia. Madrid: Editorial Espasa-Calpe. Grimsley, R. (1977). La filosofía de Rousseau. Madrid: Alianza Editorial. Engel, S. (2005). Rousseau and Imagined Communities. The Review of Politics, 67(3), 515-537. Recuperado Octubre 20, 2010, de ProQuest Social Science Journals. (Document ID: 900947981). Putterman, E. (2003). Rousseau on Agenda-Setting and Majority Rule. The American Political Science Review, 97(3), 459-469. Recuperado Octubre 20, 2010, de ProQuest Social Science Journals. (Document ID: 1195355301). Zhang, H. (s.f.). On “The Social Contract” by Rousseau. Yale University. Zhang, H. (s.f.). On “The Social Contract” by Rousseau. Yale University. Recuperado el 20 de octubre de 2010, de GINER, S. (2008). Historia del Pensamiento Social. En Capítulo XII: Jean-Jacques Rousseau (págs. 371-374). Barcelona: ARIEL. Rousseau, J. (1754). Discourse on the Origin of inequality. Minnesota: Filiquarian Publishing Rousseau, J. (2008). El Contrato Social. Valladolid: Editorial MAXTOR. Rousseau, J.-J. (2002). Origen de la desigualdad entre los hombres. Río Piedras: EDITORIAL EDIL, INC. Dent, N. (2005). Rousseau. New York: Taylor and Francis Group. Rousseau, J.-J. (2002). Origen de la desigualdad entre los hombres. Río Piedras: EDITORIAL EDIL, INC. Rousseau, J. (2008). El Contrato Social. Valladolid: Editorial MAXTOR. Music and origins of language. Theories from the French Enlightenment.(1995). EL ensayo sobre el origen de lenguas. Akal editor. (1980). Discurso sobre las ciencias y las Artes.Aguilar Argentina S.A. de Ediciones.(1980)

Un comentario en “El contrato de la libertad

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s