Robert Ervin Howard, el creador de…CONAN

Robert Ervin Howard nacido un 22 de enero de 1906, fue un escritor de aventuras históricas y fantásticas, publicadas principalmente en la revista Weird Tales en los años 1930. Se le considera uno de los padres del subgénero conocido como espada y hechicería y es mundialmente conocido por ser el creador de afamados personajes populares como Conan el Bárbaro, Kull de Atlantis y Solomon Kane. Es, junto con J.R.R. Tolkien uno de los más influyentes escritores de la fantasía heroica moderna…

Robert Ervin Howard, el creador de…CONAN

Nació en Peaster, Texas, hijo de Isaac Mordecai Howard y Hester Jane Ervin Howard, con la que tuvo una relación de madre-hijo posesiva que se fue incrementando con los años por la falta de relaciones femeninas por parte de Robert Howard. Su familia vivió en varios lugares del sur, este y oeste de Texas por el trabajo del padre de Robert, además del oeste de Oklahoma, antes de asentarse definitivamente en Cross Plains en el centro de Texas en 1919. Aquella ciudad era más bien una comunidad rural, en donde las circunstancias se dieron para formar un Robert tímido, retraído y callado, y tal vez por esto mismo fue que buscó refugio en la seguridad de los libros. De niño, era golpeado y sometido a duras palizas por parte de los demás jóvenes de la comunidad siendo una de las razones de la timidez de Robert, era blanco de aquellos que se les hacía fácil molestarlo. Pero todos tenemos un modo de reaccionar ante la adversidad único y peculiar, el modo de Albert fue despertar un espíritu de superación que lo impulsó a ser mejor y más fuerte a través del ejercicio físico, al grado de llegar a practicar el noble deporte del pugilismo aunque también se dedicó al entrenamiento con pesas, equitación y boxeo. Tal fue el caso que llegó a pesar 90 kilos de puro músculo con 1.80 m de estatura, es decir un hombre fuerte y corpulento tal y como uno de los personajes que creó: CONAN. Ese fue el modo en que superó los diferentes golpes y pudo gozar de respeto por parte de los demás, quienes ya no se burlaban del aunque tampoco se le acercaban mucho.

A sus dieciséis años, Robert asistió a la Escuela Secundaria de la vecina ciudad de Brownwood, donde pareció encajar más en el ambiente estudiantil, e incluso pudo hacer algunas buenas amistades. Fue aquí donde tuvo mayor tranquilidad espiritual y mental, ya que el ambiente mismo lo propiciaba, además de llevar una serie de trabajos que lo distraían como empleado de sastrería, jornalero en un campo petrolífero, secretario en una oficina de leyes, empleado de farmacia, etc. Sin embargo ya traía dentro de sí el talento de la escritura que se manifestaría en el boletín de la Escuela Superior, ” The Tattler “, para la cual comenzaría a escribir, acrecentando su amor por las letras. En este contexto, Robert gana la primera paga por sus escritos al publicarse su primer relato ” Spear and Fang “, Colmillo y lanza, por el que recibió la paga de 16 dólares, una aventura en la cuál es protagonista un hombre prehistórico en la revista ” Weird Tales “, la cual se convertiría en el mejor vocero de su obra en vida.

Por ese tiempo Robert conoce a un grupo de jóvenes con inquietudes literarias afines entre los que se cuentan Harold Preece y Tevis Clyde Smith, quienes crean la revista periódica “The Junto”. También escribió para el diario local ” The Yellow Jacket “, editó sus propios ” fanzines “, The Golden Caliph y The Right Hook , el término “fanzine” vendría siendo para los que no están instruidos en el medio al igual que yo, publicaciones independientes impresas en algún medio y generalmente de periodicidad irregular, realizadas por gente aficionada de algún tema en particular sin el ánimo de obtener dinero y cuyo verdadero objetivo es comunicar una idea o concepto y que no cuenta con ningún tipo de respaldo editorial de alguna empresa. Para exponer de manera abierta sus poemas, artículos y relatos. También colaboró en el fanzine de su colega Tevis Clyde Smith ” The All Around”. En medio de tanta actividad, el joven Robert se sentía en cierta plenitud, tal vez la más grande que tuvo durante su vida.

Pero no todo lo bueno, ni de hecho, lo malo, dura para siempre, y en 1927 finalizados sus estudios, Howard regresó a Cross Plains para revivir el viejo ambiente monótono y sin chispa que había dejado años atrás. Al no tener el apoyo de las amistades anteriormente fundadas su carácter volvió a ser el de siempre, solitario y apegado a su madre, con la que tenía una relación de dependencia-posesividad, y por su puesto su fiel perro Patches, que un par de años más tarde le ocasionaría una depresión al abandonar este mundo.

Alentado por la soledad que lo rodeaba y por su talento innato, Robert entró la etapa más fecunda en su vida literaria. Cada vez más entusiasta, la revista ” Weird Tales ” recibió el trabajo de Albert, y su participación en la misma llegó a tener tanto éxito que en bien poco, se convirtió la figura más importante de cuantas se nombraban en ella. Escribió historias de varios géneros, pero su creación más importante es Conan, cuya primera aparición fue en El Fénix en la espada, publicado por primera vez en diciembre de 1932. Fue probablemente para este personaje para quien Howard escribió sus mejores páginas. Algunos otros de los personajes de Howard son el rey Kull de Atlantis, el aventurero puritano inglés Solomon Kane y el jefe picto Bran Mak Morn, que lucha contra la invasión romana en Britania. Además creó a la guerrera Red Sonya, o Sonia la Roja, aunque la mayoría de los aficionados la conocen de distinta manera a como la concibió Howard, dado que este personaje, originalmente escrito para un relato históricamente situado en el siglo XVI, fue incluido en el universo de los cómics de Conan de los años 70. Para los cómics la ortografía del nombre del personaje pasó a escribirse con «j» en vez de «y»: Red Sonja. Robert Howard, además de los personajes de Mak Morn, Kane o Sonya, escribió otras ficciones históricas. Por ejemplo, su historia Las puertas del imperio involucra a un personaje ficticio con las luchas de Shirkuh, Shawar y Amalarico por el control de Egipto; la historia termina con una de las famosas batallas de Saladino en primavera de 1167. De su obra de horror, la más destacada puede ser el cuento Palomos del Infierno, en el que trata el tema de los zombies y la magia negra del sur de Estados Unidos.

Robert coincidió en esta época con otros autores como Lovecraft, quien le otorgaría el apelativo amistoso de Two-Gun Bob, «Bob Dos Pistolas», en alusión a su origen texano, y Clark Ashton Smith, que influyeron de alguna manera en su obra en lo que vino en llamarse el «Círculo de Lovecraft». Así, los protagonistas de algunos relatos de Howard llegan a encontrarse con las criaturas ideadas por Lovecraft y viceversa. El 11 de junio de 1936, hacia las ocho de la mañana, después de que su madre entrara en coma debido a la tuberculosis, Howard se sentó en la parte delantera de su coche y se disparó en la cabeza con un Colt del calibre 38. Murió a las cuatro de ese mismo día al no acertar con el disparo y su madre falleció al día siguiente, su padre siempre dijo que su hijo tenía su muerte muy bien estudiada, que una vez él mismo le quitó la idea de suicidarse, pero que nunca fue una idea denostada por Robert de una manera definitiva. Compartieron funeral Robert Howard y su madre el 14 de junio y ambos fueron enterrados en el cementerio de Greenleaf en Brownwood, descanse en paz…

La Factoria Historica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s