La Guerra de la Independencia Española‏

Los Fusilamientos del 3 de Mayo es uno de los cuadros más célebres de Francisco de Goya, expuesto en el Museo del Prado de Madrid y con el que quiso homenajear a la resistencia española durante la Guerra de la Independencia (1808-1814). El afán imperialista de Napoleón le llevó a controlar durante más de una década casi toda Europa gracias a una serie de conquistas y alianzas, llegando a autoproclamarse Emperador en 1804. Un año antes, su principal adversario, el Imperio Británico, había reanudado las hostilidades, por lo que Napoleón intentó invadir Inglaterra, aunque sin éxito, tras lo que decretó un bloqueo económico que prohibía el comercio de productos británicos en Europa, algo que Portugal no acató, de manera que Napoleón decidió invadirla…

La Guerra de la Independencia Española‏

Por Vir Covi

Para ello firmó un Tratado con España en el que estipulaba la invasión militar conjunta, el derecho de paso de sus tropas y el posterior reparto de Portugal y sus colonias, pero pronto la presencia francesa en España se hizo sospechosa pues ocuparon ciudades que no estaban de camino a Portugal, y es que Napoleón había decidido incluirla en su Imperio aprovechando la impopularidad del rey Carlos IV, hombre apático y desinteresado por el gobierno que había dado poderes absolutos a su Primer Ministro Godoy, ganándose la antipatía del pueblo.

La Guerra de la Independencia Española‏

Ante la ocupación francesa, la Familia Real se refugió en el Palacio de Aranjuez desde donde tenían intención de partir hacia Sevilla y de allí a América, pero el rumor de su huida se extendió por las calles y una multitud se agolpó frente al Palacio. El rey, temeroso de un linchamiento, abdicó en su hijo Fernando, en quien el pueblo tenía depositada su confianza. Unos días después, el 2 de mayo, la incertidumbre política produjo unas revueltas espontáneas en Madrid que serían brutalmente reprimidas con el fusilamiento de cientos de sublevados, lo que provocó una insurrección armada, comenzando la guerra. A su vez Fernando VII, presionado por Napoleón, devolvía la Corona a su padre sin saber que éste había pactado la cesión de sus derechos en el Emperador, quien nombró rey a su hermano José Bonaparte, apoyado por los llamados “afrancesados“, conocido durante su reinado como Pepe Botella (en referencia a su alcoholismo, aunque parece ser que no era cierto) y quien promulgó para España el Estatuto de Bayona a la vez que por otro lado la resistencia elaboraba la Constitución de Cádiz. La que parecía una victoria rápida se complicó al declarar el Imperio Austrohúngaro la guerra a Francia. Además la resistencia popular contaba con el apoyo de las fuerzas inglesas comandadas por el Duque de Wellington, lo que alargó años la lucha hasta que en 1813 los franceses fueron expulsados, concluyendo el conflicto el 17 de abril de 1814. Fernando VII regresó al trono, iniciándose una época de desilusiones para quienes creyeron que había terminado el absolutismo, pues lo primero que hizo fue derogar la Constitución de 1812 y rebelarse como un rey totalitario, pasando a las crónicas de la historia como “el rey Felón“.

Enlace directo: Levantamiento del 2 de mayo

José Bonaparte se trasladó a Estados Unidos donde con la venta de las joyas de la Corona española mandó construir una magnífica mansión. Napoleón fue derrotado definitivamente en la Batalla de Waterloo (Bélgica) en 1815, siendo desterrado a la lejana e inaccesible isla de Santa Helena, en medio del Atlántico, donde murió con 51 años, y aunque siempre se creyó que la causa había sido un cáncer de estómago, investigaciones recientes a partir de unos cabellos conservados en un sobre demostraron que tenían una alta concentración de arsénico. Tras su derrota las monarquías europeas tuvieron serias dificultades para reponer el absolutismo teniendo que mantener algunas de las reformas liberales introducidas por Napoleón, uno de los mayores genios militares de la historia, con campañas bélicas gloriosas pero fracasos igualmente  desastrosos…[1]

La Factoria Historica


[1] La firma del tratado de Valençay por el que se restituía en el trono a Fernando VII, el Deseado, como monarca absoluto, fue el comienzo de un tiempo de desilusiones para todos aquellos que, como los diputados reunidos en las Cortes de Cádiz, habían creído que la lucha contra los franceses era el comienzo de la Revolución española y también el inicio de la Guerra de Independencia Hispanoamericana. Por otra parte las consecuencias materiales de la guerra fueron desastrosas para España. A la gran cantidad de muertos y el asolamiento de pueblos y ciudades se unieron la rapiña de muchos franceses y también de los ingleses, cuya deslealtad puede verse ejemplificada en el bombardeo, ordenado por Wellington, de la industria textil de Béjar que era competidora de la inglesa o en la destrucción de la Real Fábrica de Porcelana del Buen Retiro en Madrid cuando ya los franceses habían evacuado la ciudad. Fue una guerra larga y destructora: Francia perdió unos 200.000 hombres y España entre 300.000 y 500.000. Además, la guerra resultó muy costosa. Los ejércitos contendientes y las guerrillas se aprovisionaron sobre el terreno mediante requisas. La devastación y los robos diezmaron la producción agraria, mientras que los campesinos no se animaron a cultivar por la incertidumbre. Las cosechas de 1811 y 1812 fueron malas y escasas. La falta de subsistencia extendió el hambre y provocó una intensa crisis de mortandad en 1812. No sólo cayó la producción agrícola, hubo industrias que casi desparecieron como la textil lanera de Castilla, ya que los rebaños de ovejas merinas sirvieron para alimentar a las tropas. El transporte de mercancías se paralizó, pues los bueyes, mulos, caballos y otros animales de tiro fueron incautados por los militares. Por último, la guerra generó un fuerte déficit en las finanzas públicas: en 1815 la deuda estatal superaba los 12.000 millones de reales, cifra veinte veces superior a los ingresos anuales ordinarios.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s