La Novena Cruzada

La Novena Cruzada generalmente se considera la última gran Cruzada Medieval emprendida. Tuvo lugar entre 1271 y 1272. Luego del fracaso de Luis IX de Francia para capturar la ciudad de Túnez en la Octava Cruzada fue la razón que llevó al Príncipe Eduardo de Inglaterra para navegar hacia Acre en lo que se conoce como la novena cruzada. La Novena Cruzada fracasó en gran parte porque el espíritu de las cruzadas estaba ya casi extinto y por el creciente poder del sultán Baibars y de los Mamelucos en Egipto. También en aquellos momentos se anunciaba el inminente colapso de los últimos reinos o baluartes cruzados a lo largo de la costa mediterránea…

La Novena Cruzada

En 1268, el sultán mameluco de Egipto, Baibars, capturó la ciudad de Antioquía destruyendo así el último vestigio del Principado de Antioquía, amenazando de esa forma al pequeño Condado de Trípoli. Luis IX de Francia, que ya había organizado un gran ejército cruzado con la intención de atacar a Egipto en el contexto de la Octava Cruzada se desvió a su vez hacia Túnez donde murió en 1270. El Príncipe Eduardo de Inglaterra llegó a Túnez demasiado tarde para contribuir a que el resto de la cruzada triunfase en Túnez en cambio continuó su camino hacia Tierra Santa para ayudar a Bohemundo VI, Príncipe de Antioquía y el conde de Trípoli, frente a la amenaza de los mamelucos en Trípoli y al resto del Reino de Jerusalén.

Novena Cruzada emprendida por el Príncipe Eduardo de Inglaterra

La novena cruzada emprendida por el futuro Eduardo I de Inglaterra comenzó con las noticias de que el Sultán Mameluco de Egipto, Baybars, había reducido el Reino de Jerusalén, el más importante estado cruzado en una pequeña franja de tierra entre Sidón y Acre. En el año 1271 y principios de 1272 Eduardo logró luchar contra Baybars después de firmar alianzas con algunos de sus oponentes, como los mongoles. En 1272, Eduardo entabló contactos para garantizar una tregua pero Baybars trató de asesinarlo fue entonces cuando Eduardo comenzaría los preparativos para atacar a Jerusalén, pero estando listo para el asedio a Jerusalén llegó la noticia de la muerte de su padre, Enrique III de Inglaterra. Eduardo, como heredero al trono, decidió regresar a Inglaterra y firmó un tratado de paz con Baybars, lo que permitió su regreso concluiendo la Novena y última de las cruzadas de la Edad Media.

Conclusiones o Consecuencias de la Novena Cruzada

La expedición formada por parte del Príncipe Eduardo de Inglaterra estuvo con falta de recursos y tropas sin embargo consiguió una tregua de diez años de paz y de casi veinte años de supervivencia del reino cristiano en Oriente. Luego de concluidas las treguas traerían consigo el declive de los estados cruzados, y en 1291 los Mamelucos eventualmente conquistarían todos los territorios cristianos en Siria.

El período de las Cruzadas a Jerusalén “Tierra Santa” terminaría, después de 208 años desde que El papa Urbano II predicase la primera cruzada de estas guerras santas…

La Factoria Historica

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s