La séptima Cruzada

La séptima Cruzada, tras el final de los diez años de tregua del año 1229, firmado en la Sexta Cruzada, una expedición militar cristiana con pocos hombres y pocos recursos, dirigido por Ricardo de Cornualles y Teobaldo IV de Champagne, se dirigieron a Tierra Santa, a fin de fortalecer la presencia cristiana en los santos lugares. No pudieron impedir que en el año 1244 Jerusalén fuera nuevamente saqueada por los turcos musulmanes. La ciudad de Jerusalén fue ocupada y saqueada, no sin crear macabras exhumaciones de los restos de los antiguos reyes cruzados en el Santo Sepulcro y una masacre de 30.000 cristianos. La noticia conmocionó a todo el cristianismo que decidió organizar una nueva expedición, la séptima cruzada hacia Tierra Santa…

La séptima Cruzada

Ese año, cuando el papa Inocencio IV apertura el Concilio de Lyon, El rey de Francia Luis IX, posteriormente canonizado como San Luis expresó su deseo de ayudar a los cristianos del Levante. Luis IX tuvo tres años para formar y embarcar a su ejército cruzado pero una vez formado lo hizo con un ejército muy respetable de 35.000 hombres. El monarca francés aprovechó las perturbaciones causadas por los Mongoles en el Oriente partiendo hacia Egipto en el año 1248, haciendo una escala en Chipre en septiembre del 1248, antes de atacar a Egipto.

En junio del año 1249, los cristianos recuperaron Damieta, que serviría como base de operaciones para la conquista de Palestina. En el año siguiente conquistarían El Cairo, para conseguir un flujo del Nilo y porque los musulmanes tomaron el suministro de alimentos de los cruzados lo que provocó el hambre y la enfermedades como el escorbuto en las filas de San Luis, al mismo tiempo, Roberto de Artois, hermano del Rey, después de casi ganar en Al – Mansur fue derrotado debido una imprudencia suya en la batalla de la ciudad de Al- Mansur que estaba dirigida entonces por el sultán Mameluco, Baybars.

El Rey San Luis IX de Francia y su cruzada

Dado este escenario, con su ejército diezmado por el tifus, San Luis IX se retiró con su ejército. El rey Luis IX fue en un tiempo posterior tomado prisionero y llevado a Al – Mansur para posteriormente ser puesto en libertad después de pagar un gran rescate (800 000 piezas oro) y la restitución de Damieta en mayo del año 1250. Sólo la resistencia de la reina de Francia que se encontraba en Damietta permitió que se pudiera negociar con los egipcios. Libre de su cautiverio Luis IX emprendería viaje hacia Palestina acompañado de su hermano Carlos D’ Anjou. Permanecería cuatro años en Tierra Santa pero abandonaría Palestina en el año 1254 después de recuperar a todos los demás prisioneros cristianos y de emprender con una gran habilidad la idea de fortificar las ciudades cristianas. A su regreso recibió la mala noticia de la muerte de su regente en Francia, su madre Blanca de Castilla.

Consecuencias de la Séptima Cruzada

De regreso en Francia estaba preocupado por la difícil situación de los caballeros heridos, especialmente de los enfermos de ceguera para quienes fundó, en París, un hospital especializado, el Hospital del Asilo de Ciegos. Luis IX pasó cuatro años en el Reino de Jerusalén en un vano intento de revivir la unión cristiana ante la nueva amenaza de los mamelucos e insistir en reforzar las defensas de los bastiones cristianos y comenzar una política de alianzas lo que pudo haber dado sus frutos si se hubiera quedado cosa que no hizo ya que Luis IX regresó a su reino sin obtener más resultado que un acercamiento entre los Principado de Antioquía y el Reino armenio de Cilicia.

La Factoria Historica

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s