La Noche de los Cristales Rotos‏

En agosto de 1938, cuando ya se había implantado la ideología totalitaria del nazismo en Alemania, las autoridades anunciaron que todos los permisos de residencia de extranjeros tenían que ser renovados. Evidentemente los judíos, cuya persecución y segregación eran el eje del nazismo, no podían hacerlo por lo que el gobierno alemán dio orden de detener y deportar a los judíos polacos a Polonia, siendo inmediatamente expropiados, secuestrados y brutalmente llevados a la frontera…

La Noche de los Cristales Rotos‏

Por Vir Covi

Desde allí tuvieron que andar varios kilómetros hasta llegar al primer pueblo polaco, donde se les informó de que el gobierno de este país no les aceptaba pues no les consideraba ciudadanos, comenzando una dura incertidumbre entre un lado y otro de la frontera hasta que finalmente fueron admitidos. Entre aquellos deportados se encontraban los padres del chico de 17 años Herschel Grynszpan, quienes enviaron una carta a su hijo, que vivía en Francia, donde le explicaban las duras condiciones por las que estaban pasando.

Cuando unos días más tarde la recibió se dirigió a la Embajada de Alemania en París para pedir ayuda pero tal y como esperaba nadie le escuchó por lo que disparó 5 veces al secretario del embajador mientras le gritaba que actuaba en nombre de los miles de judíos polacos perseguidos, sin advertir que este hecho tendría terribles consecuencias para la gente a la que trataba de ayudar, pues este asesinato serviría como pretexto para la Noche de los Cristales Rotos, incidente que aunque se intentó que pareciera espontáneo en realidad fue un linchamiento multitudinario, premeditado e instigado por Joseph Goebbels (Ministro de Propaganda nazi) y aprobado por Hitler, ocurrido en la noche del 9 al 10 de noviembre de 1938 en Alemania y Austria (que había sido anexionada unos meses atrás).

Aquella noche se destruyeron prácticamente todas las sinagogas, cementerios judíos, tiendas y almacenes, hubo más de 30.000 detenidos, que serían enviados a campos de concentración, y por lo menos 100 muertos. Incluso en medio de aquella desmedida violencia fueron atacados muchos alemanes y austríacos no judíos simplemente porque alguien opinó que lo eran y por si fuera poca humillación, unos días después el gobierno nazi les castigó obligándoles a pagar una multa colectiva de 1.000 millones de marcos, acusados de actitud hostil hacia el Reich. La noticia se extendió por todo el mundo, desacreditando el nazismo y provocando que muchos gobiernos rompieran sus relaciones diplomáticas con Alemania. En España la República lo condenó firmemente, aunque no así Franco y sus simpatizantes, quienes lo aprobaron.

Aquella nefasta noche comenzó la persecución sistemática y asesinato masivo de judíos en toda Europa, en lo que pasaría a la historia como Holocausto. En cuanto a Grynszpan, fue enviado a una cárcel de menores y a partir de 1942 no se supo más de suerte. Pudo ser asesinado o quizás resistió a la guerra viviendo después bajo otra identidad, aunque es poco probable. Sus padres sobrevivieron al exterminio, paradójicamente por encontrarse en Polonia, desde donde huyeron a la Unión Soviética tras la invasión alemana en 1939 y de allí a Israel.

Enlace directo: La Segunda Guerra Mundial, 1940

La Factoria Historica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s