Martin Luther King‏

A pesar de que la esclavitud se abolió en EEUU en la primavera de 1865 no supuso la igualdad real entre blancos y negros, pues para la efectividad de las enmiendas introducidas en la Constitución eran necesarias leyes que las desarrollaran, y los segregacionistas del sur intentaron por todos los medios impedir el progreso de los ciudadanos negros, utilizando todo su poder político para evitar la aprobación de leyes de igualdad y asegurar la exclusividad de los servicios públicos, para lo que promulgaron las humillantes leyes de Jim Crow entre 1876 y 1965, que bajo el lema “Separados pero Iguales” legitimaban, por ejemplo, escuelas diferentes para blancos y negros, distintos baños en los restaurantes y asientos separados en los autobuses y los trenes…

Martin Luther King‏

Por Vir Covi

En los años 50 el asesinato de negros en el sur era todavía frecuente y no se castigaba a los culpables, pero la muerte impune de un niño de 14 años en Mississippi (estado rabiosamente racista) en el verano de 1955 por supuestamente silbar a una mujer blanca, sería decisivo para el nacimiento del Movimiento por los Derechos Civiles, pues su madre decidió no cerrar el ataúd para que se vieran las huellas de la tremenda paliza. Unas semanas después Rosa Parks tuvo el valor de negarse a ceder su asiento a un blanco en el autobús, por lo que fue encarcelada bajo la acusación de alterar el orden público. Entonces Martin Luther King, pastor bautista y activista de los derechos civiles, a quien su padre había cambiado el nombre cuando tenía 5 años en honor a Martín Lutero, líder protestante alemán, decidió dirigir un boicot en los autobuses, consistente la negativa a cumplir con la norma que obligaba a los negros a sentarse en los asientos de atrás.

Después de 382 días consiguió que se declarara ilegal la segregación en muchos lugares públicos. Así comenzó el Movimiento por los Derechos Civiles, inspirado en Gandhi y basado en la resistencia no violenta y la desobediencia civil. Otro incidente muy significativo para esta lucha ocurrió en una localidad de Arkansas, donde el Gobernador se negó a permitir la integración en las escuelas, por lo que en septiembre de 1957 desplegó a la Guardia Nacional para evitar que 9 estudiantes negros comenzaran el curso en una escuela de blancos. El presidente Eisenhower tuvo que enviar al Ejército para proteger a los chicos, que pasaron entre una muralla de blancos que les insultaba y escupía, y que les acosaría durante el resto del año. En solidaridad con ellos, cientos de estudiantes del sur comenzaron a tomar los restaurantes, playas, bibliotecas y parques, donde se sentaban callados, aguantando la violencia física y verbal sin responder. Por otro lado cuando los negros eran arrestados pasaban todo el tiempo de la condena en la cárcel, sin pagar la fianza para no gastar el dinero de las colectas, en celdas infectas, amarrados con esposas a la pared, golpeados por los guardias y comiendo comida deliberadamente salada. Mientras, King continuaba organizando viajes en autobús hasta el sur profundo donde sufrían los coléricos ataques y en ocasiones asesinatos del Ku Klux Klan. Por su parte, el FBI trataba de probar que King era comunista y al no encontrar nada en su contra intentaron demostrar que era un marido infiel. Entretanto y como no había avances contundentes, los organizadores de las campañas activistas decidieron ir más allá y llamar a estudiantes de secundaria a participar en las protestas. Más de 1.000 niños tomaron silenciosamente las calles de Birmingham en mayo de 1963 y la respuesta del alcalde fue lanzar contra ellos a los perros policía, colocar catapultas apuntándoles con ladrillos y ordenar a los bomberos que les lanzaran fuertes chorros de agua con las mangueras. Las imágenes dieron la vuelta al mundo y Kennedy tuvo que intervenir con determinación, presentando un proyecto de Ley de Derechos Civiles ante el Congreso, pero aunque fue un avance fundamental ya estaba organizada una Marcha sobre Washington. Se trató de un enorme esfuerzo de colaboración de todas las organizaciones de derechos civiles para demandar empleo, vivienda y educación adecuada.

Más de 200.000 manifestantes se reunieron frente al Monumento a Lincoln donde Martin Luther King pronunció su célebre discurso “I have a dream”, donde habló de su deseo de que en un futuro los blancos y los negros pudieran vivir como iguales. Finalmente se promulgó la Ley de Derechos Civiles de 1964, demostrando por fin el consenso político contra la desigualdad y proclamando legalmente los derechos reclamados históricamente por los negros.

Ese mismo año King recibió el Nobel de la Paz y 4 años después, cuando era una de las voces más críticas contra la intervención estadounidense en la Guerra de Vietnam, fue asesinado de un tiro en la garganta por un segregacionista blanco, aunque siempre se rumoreó que había sido una conspiración del gobierno. Aunque tenía 39 años, la autopsia reveló que su corazón era el de un anciano, por el estrés de toda una vida batallando contra el racismo desde aquel día, cuando tenía 6 años, en que sus amigos blancos le dijeron que sus padres no les dejaban jugar más con él…

“Tengo un sueño, un solo sueño, seguir soñando. Soñar con la libertad, soñar con la justicia, soñar con la igualdad… y ojalá ya no tuviera necesidad de soñarlas”

Enlace directo : Mahatma Gandhi

La Factoria Historica

______________________

(en inglés) Branch, Taylor: Parting the waters: America in the King years, 1954 -1963 Taylor. Nueva York: Simon & Schuster, 1988. ISBN 0-671-68742-5; (en inglés) Cobbs, Elizabeth H., y Petric J. Smith: Long time coming: an insider’s story of the Birmingham Church bombing that rocked the world. Birmingham: Crane Hill, 1994. ISBN 1-881548-10-4; Combesque, Marie-Agnès, y Guy Deleury: Gandhi et Martin Luther King: leçons de la non-violence. Francia: Autrement, 2002. ISBN 2-7467-0233-9; Cone, James: Malcolm X et Martin Luther King, même cause, même combat, Labor et Fides, 2002. ISBN 2830910360; Delorme, Christian: Prier 15 jours avec Martin Luther King. Nouvelle Cité, 1998. ISBN 2-85313-323-0; (en inglés) Fairclough, Adam: To redeem the soul of America: the Southern Christian Leadership Conference and Martin Luther King, Jr. University of Georgia Press, 1987. ISBN 0-8203-0898-6; Frady, Marshall: Martin Luther King. Fides, 2004. ISBN 2762125603; (en inglés) Garrow, David (ed.): Birmingham, Alabama, 1956-1963: The Black Struggle for Civil Rights. Carlson Publishing, 1989. ISBN 0-926019-04-X; The FBI and Martin Luther King, Jr., David Garrow, Penguin Books: New York, New York, 1981. ISBN 0-14-006486-9; (en inglés) Hampton, Henry, Fayer, S. (1990). Voices of Freedom: An Oral History of the Civil Rights Movement from the 1950s through the 1980s. Bantam Books. ISBN 0-553-05734-0; Revue L’Histoire, Martin Luther King, un rêve américain, mars 2008, nº 3; (en inglés) Manis, Andrew (1999). A fire you can’t put out: the civil rights life of Birmingham’s Reverend Fred Shuttlesworth. University of Alabama Press. ISBN 0-585-35440-5; (en inglés) McWhorter, Diane (2001). Carry Me Home: Birmingham, Alabama, the Climactic Battle of the Civil Rights Revolution. Simon & Schuster. ISBN 0-7432-1772-1; Serge Molla: Martin Luther King, Assouline, 1999. ISBN 2843231285; Jean Métellus: Voix nègres, voix rebelles, Le Temps des Cerises, 2000. (Contient un long poème sur Martin Luther King.); (en inglés) Frank Sikora, Until Justice Rolls Down: The Birmingham Church Bombing Case, University of Alabama Press, Tuscaloosa, 1991. ISBN 0-8173-0520-3

Un comentario en “Martin Luther King‏

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s